Menu

Las mil y un caras de Cartagena (una pequeña muestra)

Comentaba hace unos días que hay muchas Cartagenas. Por desgracia yo no pude conocerlas todas; imposible en una estancia de apenas dos días.

Ya he dicho que me enamoré de la Cartagena de Colores, ese es sin duda el recuerdo más hermoso que me he llevado de ese viaje a Colombia, pero en ese breve espacio de tiempo tuve también la oportunidad de aproximarme a alguna de sus otras facetas: la Cartagena de los rascacielos, la Cartagena histórica, la Cartagena devota, la Cartagena caribeña y la Cartagena de chapa y cartones. Ésta última, desde muy lejos; a vista de pájaro literalmente.

Así pues, aún sin ser una gran experta en la materia, puedo permitirme reflejar mi visión de cada una de estas vertientes que no son sino diferentes caras de una misma ciudad que, como sus habitantes, ha ido evolucionando con el paso de los siglos. A veces para mejor y otras para peor, pero que cada uno saque sus propias conclusiones.

La Cartagena de los rascacielos

Bocagrande, Cartagena, Colombia

El gran error de nuestro viaje fue alojarnos en el barrio de Bocagrande. La zona en sí no está mal: grandes edificios, playas (que personalmente no me parecieron una maravilla) y muchos comercios. En definitiva, un barrio enfocado fundamentalmente a los turistas, empresarios en viajes de negocios y a aquellos con el poder adquisitivo suficiente para alquilar un apartamento durante sus vacaciones.

El barrio, como digo, no está mal. Ni tampoco bien. Podría ser un barrio turístico de cualquier ciudad del mundo, sin personalidad alguna. Para colmo, a mí personalmente me transmitió una profunda tristeza, ya que por algún motivo lo asocié (con sus diferencias) al Miraflores de Lima, un lugar donde por motivos que ya conté en su momento no tenía el ánimo por las nubes. En cualquier caso, no lo considero la mejor puerta de entrada para alguien que viaje por primera vez a Colombia.

Rascacielos en Cartagena de Indias, Colombia

Y es que, ¿quién desearía alojarse en un lugar así cuando solo tiene dos días para conocer la Cartagena de Indias con la que lleva tantos años soñando?

Cuando el primer día desperté a las cuatro y media de la mañana debido al jet lag, mi primer pensamiento fue vestirme y salir a dar un paseo por el centro histórico, hacer fotos de la ciudad intramuros en pleno despertar… pero estaba demasiado lejos. Bueno, no tan lejos, pero lo suficiente teniendo en cuenta que debía tomar un taxi para llegar hasta allí y que a las ocho había quedado con mis compañeros.

Luego, primer consejo: cuando viajéis a esta ciudad, alojaros en Cartagena de Indias, la de Colores. Hay decenas de hoteles-boutique para hacer vuestra estancia mucho más cómoda y, sobre todo, mucho más especial.

La Cartagena histórica

Patrimonio historico Colombia

Cartagena es una ciudad con casi cinco siglos de Historia, así que ni por asomo pienso atreverme a enumerar todo el patrimonio que tiene por descubrir. Una gran parte se encuentra dentro de la ciudad amurallada, pero fuera de ella (basta con cruzar el puente Heredia) no hay que perderse el Castillo San Felipe de Barajas: el más grande complejo defensivo levantado por los españoles en el Nuevo Mundo.

La visita al Castillo, situado en el Cerro de San Lázaro, gana puntos enteros si se hace acompañado de un buen guía. Y es que si en Cartagena hace calor, en la fortaleza el sol cae de plano y no se salvan ni las moscas. Por ello, un guía que ilustre y mantenga el interés sobre el lugar que se está conociendo es importante para no ver más que piedra sobre piedra; su historia es realmente interesante.

La Cartagena devota

Convento de la Candelaria, Cartagena

Las vistas desde el Cerro de La Popa son, hasta donde yo puedo decir, las mejores de todo Cartagena. Desde allí puedes verlo absolutamente todo, y el complicado entramado de la ciudad (levantada sobre islas y penínsulas conectadas por puentes) gana bastante en claridad para quien no lo conoce.

Pero el verdadero interés de subir hasta allí reside, para mí, en acercarse un poco más a la profunda religiosidad del pueblo colombiano. En lo alto del cerro se encuentra el Convento de la Candelaria (llamado también Convento de la Popa, por eso no complicarse), hogar de la Virgen de la Candelaria, patrona de la ciudad y que, como ya comentamos en otra ocasión (durante mi viaje a Bolivia), se trata de una de las advocaciones marianas más antiguas y veneradas en el mundo.

No obstante, la historia espiritual o mística de este cerro se remonta mucho tiempo atrás, a la época de la Colonia, cuando lo alto del cerro era una espesa selva donde los indígenas y esclavos africanos adoraban a una especie de macho cabrío que… bueno, es mejor que viajéis vosotros mismos para que os lo cuenten con todo detalle ;)

Mar de chabolas Cartagena de Indias

Hacia el lado contrario, una imagen completamente diferente de la ciudad.

En el Cerro de la Popa me llamaron la atención dos cosas. Una, el curioso rito de dejar en pequeños colgantes en forma de pie, brazos… incluso pulmones, en señal de agradecimiento a la Virgen por haberle curado de algún mal. Reconozco que a mí este tipo de manifestaciones de fe me resultan particularmente conmovedoras y en el Santuario hay una verdadera colección.

La segunda, las vistas que desde su mirador se tienen de la zona sur de la ciudad, muy diferente a la imagen de riqueza y prosperidad ofrecida en el barrio de Bocagrande. Un mar de chabolas de chapa y cartones se extiende hasta el horizonte: la cara menos amable de Cartagena, y dado el porcentaje de población que vive en ella, quizá la que más se acerque a una parte importante de la realidad.

La Cartagena caribeña

Caribe colombiano, Colombia

Por último, solo me resta hablar de la Cartagena caribeña, una faceta que pudimos conocer en la excursión de un día que realizamos a las Islas del Rosario, situadas a algo menos de una hora en barco de la ciudad.

Por cuestiones de tiempo nosotros solo visitamos Isla Grande, pero el archipiélago está formado por 27 islas e islotes, algunos privados (los hay con suerte) y otros habitados y ocupados parcialmente por complejos hoteleros, de modo que hay donde escoger.

Islas del Rosario, Colombia

Vegetación en Isla Grande

No puedo decir mucho de estas islas paradisíacas. Creo que las imágenes hablan por sí solas: son la viva imagen de lo que tendemos a imaginar como “el Caribe”. Si lo que buscáis son playas desiertas, olvidad Bocagrande: en Cartagena hay que alojarse en el centro histórico, y después completáis vuestra estancia con un par de días en este archipiélago de aguas cálidas y transparentes, donde no hay nada que hacer, más que tomar el sol, leer un libro y practicar snorkel y buceo. La mejor cura para el estrés.

Playa paradisiaca Colombia

¡Compártelo!
Share on Facebook48Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, , , ,

18 comentarios en Las mil y un caras de Cartagena (una pequeña muestra)

  1. Pau 26 febrero, 2013 at 9:30 #

    Nos faltó descubrir un poco mejor la Cartagena nocturna ;)

  2. SaltaConmigo 26 febrero, 2013 at 10:14 #

    Muchas caras y muchas personalidades, si conforme vamos creciendo nuestra forma de ser va cambiando… imagina lo que dan de sí cinco siglos :-)

    • Carmen 28 febrero, 2013 at 3:31 #

      ¡Quién viviera cinco siglos! Si las ciudades hablaran contarían historias increíbles…. Aunque, un momento, Cartagena habla :D

  3. viviana 26 febrero, 2013 at 13:23 #

    Muy lindo post, muy buena descripción de lo que se ve y el nombre le va perfecto.

    Lastima que no pudiste disfrutar mucho de ese “caribe” se ve totalmente tentador

    • Carmen 28 febrero, 2013 at 3:32 #

      Tuve oportunidad de probarlo, con eso me doy por satisfecha. Ahora ya sé que, cuando regrese a Colombia, no puedo dejar de pasar un par de días en las Islas del Rosario :)

  4. María (callejeando por el mundo) 26 febrero, 2013 at 17:20 #

    Que bonito! Hace años que estuve mirando toda la información que pude encontrar para hacer un viaje por esta zona. Era cuando me encantaba descubrir el Caribe y todos sus rincones y me encontré con las Islas del Rosario y Cartagena de Indias. Ese viaje nunca llegó a su fin, me quedé a las puertas y espero poder realizarlo algún día (solo que ahora tengo muchos más sitios en mi lista).

    Muy buena entrada.

    • Carmen 28 febrero, 2013 at 3:33 #

      Muchas gracias, María!

      Qué pena que te quedases a las puertas de Colombia… es un país realmente rico en cultura (y muchas cosas más). Intenta ir cuanto antes, no te va a defraudar :D

  5. Carlos 27 febrero, 2013 at 2:51 #

    Faltó la Cartagena cultural, la Cartagena Industrial, la Cartagena Portuaria y la Cartagena de clase media (que no ves la riqueza relativa de Bocagrande ni la pobreza de los barrios de la zona suroriental..simplemente clase media en estándares colombianos)

  6. Carlos 27 febrero, 2013 at 2:57 #

    Un detalle que deben saber los españoles..el gobierno español a través de la agencia de cooperación ha puesto dinero para restaurar iglesias y otros sitios en Cartagena..en otras palabras..aquí hay dinero de sus impuestos!

    • Carmen 28 febrero, 2013 at 3:35 #

      ¡Me faltó tanto por ver, Carlos…! Espero volver pronto para descubrirlo :)

      Muy interesante el detalle de los impuestos, ¡gracias por el dato!

  7. Pigafe 12 marzo, 2013 at 0:21 #

    Me ha gustado mucho el artículo y las fotografías, se ve la mar de tentadora esa playa ahora que estamos pasando tanto frío. Que gozada!

    • Carmen 18 marzo, 2013 at 3:02 #

      Y que lo digas, ¡lo que daría ahora por estar allí!

  8. Monica D 10 diciembre, 2013 at 6:54 #

    Muy lindo leerte , me has convencido de hospedarme en la cartagena de colores y no en Bocagrande !!

  9. Beatriz uribe 24 abril, 2015 at 15:06 #

    Cartagena de indias en Colombia, es sin duda una de las ciudades mas interesantes, su patrimonio es muy valioso, indudablemete hay que hospedarse en el centro histórico ,Bocagrande es un pequeño Miami, donde los colombianos tienen su apartamentos para veraneo.
    Esto es lo mas importante por visitar, pero es,desconocido para los turistas la parte insular, me refiero, a las islas del rosario y baru…….playas blancas, mar CALIDO y transparente lo maximo para descansar y hacer turismo….. conociendo las aves tropicales, los manglares ,haciendo snorkel maravillándose con los coloridos peces arrecife, sintiedo la briza marina y ni se hable mas…los atardeceres

  10. monica milo 28 noviembre, 2015 at 4:09 #

    Excelente post, esto fue para convencerme, ya que estaba muy indecisa si hospedarme en bocagrande o la ciudad amurallada! mil gracias!!

  11. Jose Quinterio 19 agosto, 2016 at 6:48 #

    Primero que todo soy colombiano de nacimiento, y vivo en el extranjero, segundo, paso todas mis vacaciones en mi apartamento de Bocagrande mirando los alcatraces revoltear sobre las olas a la hora de comida, los magnificos colores del atardecer y el regreso de las lanchas que vienen del rosario. Puedo decir que de todos los lados de mi Cartagena son lindos no importa si lo miras desde un penthouse de Bocagrande o desde la Popa o desde las murallas; toda mi ciudad tiene algo: su calor, su olor a sal, su bullicio sus colores, pero lo mejor que tiena a qualquier hora del dia es su gente: ricos, pobres, trabajadors, amantes del ron y de la cumbia, todos ellos son los que hacen de mi Cartagena una ciudad con alma.

Deja un comentario