Menu

Crónica del primer día

El viernes a las cinco de la mañana, hora india, llegué a Delhi. Si dijese que el viaje fue duro me quedaría corta. Ha sido, probablemente, el más duro de mi vida. Llegó un momento en que ya no era capaz de distinguir si el malestar que sentía era de cabeza, hambre, sueño, o las tres cosas a la vez.

Una vez en el aeropuerto de Delhi, tras recoger mi mochila, fui directa a cambiar mis euros por rupias, para tener con qué pagar al taxista. Esa era una de las cosas que más me preocupaban: mi primer taxi, sola, a esas horas, y con el mal cuerpo que tenía. Sin embargo, todo salió perfectamente. Cuando se viaja sola (o solo), para que no te acosen ni intenten timarte lo más importante es no mostrar indecisión; que parezca que sabes perfectamente a dónde vas, aunque estés más perdida que un pulpo en un garaje. De modo que atravesé sin dudar las puertas de cristal, me dirigí en línea recta hasta la cabina de los taxis prepago (en realidad esto fue pura suerte, no tenía ni idea de dónde estaba y me di de bruces con ella), solicité uno para Vasundhra Enclave, y a los dos minutos estaba subida en él, camino a casa.

Si escribiese ahora una oda a las imágenes, colores y sensaciones que me fueron asaltando a medida que atravesábamos la ciudad, mentiría como una bellaca. Eran las cinco de la mañana, y ahí no se veía nada. Una espesa niebla amarilla lo cubría todo y yo estaba tan cansada que no podía pensar en nada más que en dormir.

Cuando llegué al apartamento, Devesh, mi anfitrión, me estaba esperando, ya despierto, con un té con leche muy azucarado. Tras enseñarme la casa, de la que a mi me corresponde una habitación bastante grande con baño propio (a su manera, claro está, no imaginéis grandes lujos), y poco a poco empezó a percatarse del estado en que me encontraba, me dijo que descansase un poco; que él aprovecharía la mañana para hacer unos recados, y que lo mejor sería que yo durmiese hasta las 11 o así, cuando él regresase.

Habitacion couchsurfing en Delhi

Cuando desperté eran las dos de mediodía, había dormido seis horas, y Devesh no sólo había vuelto, sino que le había dado tiempo a hacerme la comida: arroz amarillo, verduras al curry y yogurt.

Una vez con el estómago lleno, la mente despejada y el cuerpo limpio (la  ducha con el agua más fría de mi vida), era una persona diferente. Me sentía estupendamente bien y tenía unas ganas terribles de salir a la calle a ver qué me encontraba. El problema era que Devesh no podía acompañarme, y al ser ya las cuatro de la tarde no me daba tiempo a alejarme mucho de casa, ya que pronto anochecería. Por sugerencia de mi anfitrión, decidí acercarme a Akshardhan, un templo construido hace apenas cuatro años a orillas del río, y que presume de ser el complejo hinduista más grande del mundo.

Lamento no tener fotos (para compensar esta carencia, aquí os dejo su página web); no llevé la cámara porque Devesh me había advertido que no está permitido entrar al recinto con ningún aparato electrónico. De hecho, no sólo te hacen dejarlos en consigna, sino que incluso te obligan a quitarles la batería (… yo tampoco lo entiendo).

La visita merece la pena (además, la entrada es gratuita), aunque sólo sea para comprobar cómo todavía ahora, en el siglo XXI, se siguen haciendo construcciones de este tipo, queriendo imitar o recordar las de la época clásica, tanto en estilo como en majestuosidad. Pero lo que más me impactó fue la terrible cantidad de indios que allí había, como auténticos turistas. Mirad que  intenté encontrarme con algún guiri… pues no: la única. Para que os hagáis una idea, a las 18:30 hay un espectáculo de luz y sonido en la fuente (esto sí, de pago: 20 rupias), y cuando llegué y me senté en las escaleras, todos (y digo TODOS) los indios a mi alrededor se giraron para mirarme. Con sus palomitas, incluso (ya he dicho que ellos turistas como los que más ¡si les veis aplaudir como locos cada vez que el agua hacía una forma nueva o cambiaba de color…!).

Para ir terminando, confesaré que, aunque al principio no las tenía todas conmigo, atreverme a ir hasta allí sola ha sido lo mejor que he podido hacer. Atravesar ni más ni menos que media ciudad en rickshaw, con su correspondiente regateo; enfrentarme a las miradas de la gente, que sin duda alguna se preguntaban qué demonios hacía yo sola, “como Perico por mi casa”, en esa parte de la ciudad (insisto: no por mala, sino por poco turística);  y ser capaz de regresar a casa, primero en metro, donde fui el centro de atención de todo el vagón; y después en bici-rickshaw, a cuyo conductor he tenido que saber indicar hasta una casa que no es la mía; ha sido una experiencia que me ha hecho quitar definitivamente el miedo a este país y a su presunta hostilidad hacia las mujeres.

Me miran, sí, claro que me miran. Yo también miraría si un día cualquiera me encontrase a uno de ellos, con su ropa y su carrito de comida, a la puerta de un apartamento adosado en una urbanización cerca de Santander. Simplemente, no pinta nada (bueno.. me voy a morder la lengua, que igual ese día tampoco está tan lejos..). Pues algo así pasa conmigo; más que chocarles por mi condición de mujer sola (que también), estoy convencida de que lo que les llama la atención es verme en lugares tan poco turísticos (en el metro ha sido especialmente gracioso, las caras parecían decir “¿Y ésta, ¿qué hace aquí? ¿se habrá equivocado?”).

Para celebrar el éxito de mi expedición, al llegar a casa Devesh me esperaba con una botella de Old Monk, un terrible ron indio (75 rupias la botella: poco más de un euro), con el que hemos acompañado la cena. Y como aquí trasnochan que da gusto, hasta las tres de  la mañana no nos hemos ido a dormir.

Bueno, no voy a daros más la lata por hoy. Esta entrada ha sido un poco densa, para meteros en vereda, y describiros con el mayor detalle posible mi primer día, pero a partir de ahora no será así. El bombardeo de imágenes y la sucesión de anécdotas son tan rápidos en este país (y sólo llevo dos días), que si me detuviese a contarlo todo, tendría que quedarme un día entero en casa para poder relatar el anterior. Y como hoy sí que he hecho muchas fotos, a partir de ahora las entradas serán bastante más ligeras e ilustrativas.

¡Hasta mañana!

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, ,

17 comentarios en Crónica del primer día

  1. Elena 12 Diciembre, 2009 at 23:06 #

    Cómo me alegro de que te vaya tan bien Carmen!!! Pienso seguir por tu blog todas tus aventuras!!!(Y más durante las guardias, que hoy me ha tocado quedarme a mí…). Un besazo!!!

  2. javixas 12 Diciembre, 2009 at 23:24 #

    Bien bien!!!!
    Que ganas de que dieses señales!
    Me alegro muchísimo de que hayas empezado con buen pie, aquí como todos te seguiré día a día.
    Yo cuando estuve en Delhi me encanto la parte vieja, las callejuelas en ricksaw, como si fueses una atracción para ellos, todos mirando fijamente, con una mirada que te desnuda.
    En menos de 60 días te sigo los pasos!
    Disfruta!
    __________________________________________________________

    http://www.viajesinrumbo.com

  3. Rubén 13 Diciembre, 2009 at 0:15 #

    Primer día y ya como Pedro por su casa… No me quiero ni imaginar cómo será cuando lleves un mes ;)

  4. Gromit 13 Diciembre, 2009 at 0:44 #

    Mmm…
    Curioso…
    Me alegro que te hayas soltado y cogido soltura…
    Así es como se viaja, sin miedo, tan sólo disfrutando del momento…
    ¡Molt be!

  5. emanuele 13 Diciembre, 2009 at 11:13 #

    Che meraviglia! Si todavìa me quedaban dudas ahora ya lo tengo claro, en julio como mucho me marcharé para explorar el mundo… y mientras tanto sonaré un poco siguiendo tus adventuras.
    Disfruta de cada momento y cuidate mucho, vale? Un besote!

  6. Marina 13 Diciembre, 2009 at 12:39 #

    Como un pulpo en un garaje!!!Que envidiaaaa!!!!
    Ya me dijo mamá que todo muy bien..tienes que subir mas fotos.
    La habitacion como las de Pekin express no te quejaras!(a todo esto porque hay una puerta al lado de la cama???)
    Que tal el picante…??Ya has tenido que usar las bolsitas de bicarbonato??
    Lei tu email..verdaderamente es una paliza, la misma que nos espera a nosotros dentro de muy poquito.TENGO UNAS GANAAAAAS!!!!!.
    Ese ron indio…que es como el don simon de aqui??jajaja..y que simpaticos los indios aplaudiendo a la fuente!No veas lo bien que llevamos en casa tu ausencia..y no porque nos alegremos, sino porque mama y papa se han dado cuenta de lo imortante que es para ti y de que asi eres feliz..y si tu eres feLiz, nosotros lo somos.
    (OHHHHHHHHHHHHHHHHHHH QUE BONITOOOOOOOO)
    Asique pasalo bien , se reflexiva..y no te olvides de nosotros.
    Por cierto..que tal llevas lo de la revista??CUENTAMELO TODOOOOOOOOO quiero detalles.

  7. kianista 13 Diciembre, 2009 at 13:06 #

    Hooola!!!! No sabes como me alegro de que todo haya salido bien, y que hayas llegado sana y salva a tu destino.
    Ahora a disfrutar de todo, un besazo!!!!!!
    ANIMO!!!!

  8. allaboutl3 13 Diciembre, 2009 at 13:12 #

    Me alegro que te hayas desenvuelto tan bien! Con mucha decisión di que si! Te estaremos leyendo. así que mucho ánimo y mucha fuerza guapa!!! Queremos esas imagenes y esas anecdotas!

    Besos!
    Laura
    ____________________________
    http://www.viajealatardecer.com
    http://madridallabout.blogspot.com

  9. Luis 13 Diciembre, 2009 at 13:38 #

    Me alegro mucho por ti Carmen. Disfruta de la experiencia.

    Nos leemos.

    Salud, Luis.

  10. Díaz 13 Diciembre, 2009 at 14:41 #

    Lo que no te a contado tu hermana es que se esta bien sin ti porque ahora esta siempre con nuevos modelitos.
    Disfruta mucho que me das una envidia y que te vayan todos los dias como el primero¡ suerte

  11. Luis 13 Diciembre, 2009 at 15:01 #

    Carmen, no sé muy bien cómo encontré este blog pero empecé a leer y estuve hasta las tantas de la madrugada hasta acabar con todas las publicaciones. Me he quedado alucinado con la valentía que hay que tener para hacer esto, más siendo chica. También me das mucha envidia porque esa es una experiencia que me encataría vivir, espero que seas mis ojos en esta experiencia. Mucha suerte y ánimos

  12. viviana 19 Febrero, 2013 at 1:06 #

    Soy nueva en el blog como veras, mas de 3 años de diferencia con los comentarios anteriores jajaja..

    Sin dudas la India es uno de los lugares que me ENCANTARIA ir! Y espero sin dudas poderlo hacer!

    Realmente tu viaje me genera como dicen algunos “envidia de la buena”!

    • Carmen 24 Febrero, 2013 at 19:56 #

      Lo bueno de estos diarios es que no importa cuando los leas porque siguen vigentes. Me alegro mucho de que te haya gustado :D

  13. Dani 29 Septiembre, 2013 at 8:37 #

    Hola Carmen!

    Me ha encantado tu blog, la manera en la que escribes, te quedas enganchado!

    Te “descubrí” hace tres o cuatro días. Mi primer día en Delhi fue tan chocante, que antes de coger un vuelo de vuelta a casa preferí buscar impresiones de otras personas y aquí llegué!

    Hace un par de meses dejé mi trabajo de ingeniero para emprender un viaje por el mundo, sin saber muy bien ni porqué ni con que objetivo, pero no podía negarme a ello, era algo muy intenso procedente de mi interior, así que decidí seguir la “vocecita”.

    Salí muy acojonado, y el primer ďía mi anfitrión me mandó solo a Chandni Chow, el “choque” fuer fuertísimo. Aunque ahora, después de 4 días, me encanta el viaje que he iniciado!

    Solo Decirte que me encanta tu blog, lo usaré para guiarme en ciertos lugares y que me ha ayudado con mi primer “toma de contacto” con India. Gracias!

    Ahora a Amritsar, y mañana a Jammu y Srinagar! Que ganas!!!

    Dani

    • Carmen 9 Octubre, 2013 at 10:36 #

      ¡Hola Dani!

      Te va a encantar Amritsar, y sobre todo Srinagar, es una auténtica maravilla :D

      Enhorabuena por el viaje que has iniciado (comparto y comprendo las emociones que expresas), yo estoy en India también así que quién sabe… ¡igual nuestros caminos se cruzan!

      ¡Un fuerte abrazo y sigue disfrutando!

  14. Francisco 29 Marzo, 2016 at 10:10 #

    Súper el blog me encanto ya que tengo mi viaje por primera vez A Delhi , aún no tengo hotel tienes algunas recomendaciones . Bueno gracias por compartir tu experiencia y éxitos en tus futuros viajes y relatos – lo viví tal cual lo contaste – en hora buena! Francisco
    Para la recomendación de hospedaje te dejo mi email hanger78@gmail.com muchas gracias

Trackbacks/Pingbacks

  1. Caminandito te espero (reencuentro en Arambol, o reflexión tras seis años de viaje) | Trajinando por el mundo - 17 Marzo, 2016

    […] en 2016 y han pasado muchas cosas desde que iniciaste aquella vuelta al mundo. Por cierto: lo conseguiste. Y al año siguiente hiciste el Transmongoliano. Y al siguiente fuiste […]

Deja un comentario