Menu

De los verdes campos a la ciudad de acero

Ya he regresado. Había dejado el diario de viaje un poco abandonado, pero  ¡no quería encontrarme en la otra punta del mundo escribiendo todavía sobre la comida del sudeste asiático! Ahora que he hecho mis deberes, puedo continuar.

Lo habíamos dejado en la isla de Penang, desde donde me dirigí, como ya avisé, a Cameron Highlands, una región montañosa y verde en el interior peninsular. Duré poco tiempo. Mi plan, después de tanto ajetreo y viaje, era dedicarle cuatro o cinco días, tanto para verlo bien como para descansar un poco. No aguanté más de dos.

Normalmente no suelo guiarme por las opiniones que recibo de otros viajeros. Prefiero descubrir los lugares por mi misma, ya que esto de las percepciones y los gustos es algo demasiado personal como para dejar que un comentario influya o condicione el rumbo de un viaje. En mi opinión, existe, entre el viajero y el lugar que visita, una especie de “feeling”, de “conexión”, que puede darse o no. Lo que a una persona (o a la mayoría de la humanidad) puede fascinarle; a otra puede, sencillamente, aburrirle. Y eso es lo que a mí me ha pasado con Cameron Highlands: no me ha dicho nada.

P8021604

P8021619

Si fui a Cameron Highlands, fue porque todo lo que había escuchado y leído sobre esa zona era bueno. Dado el poco tiempo que tenía para recorrer Malasia, esta vez me dejé guiar; preferí apostar “sobre seguro”, para de este modo aprovechar lo mejor posible los días que tenía. Me equivoqué.

A mí, Cameron Highlands, o para ser más correctos, la ciudad que me ha servido de base, Tanah Rata, como lo diría…“más fu que fa”. Es la típica ciudad superturística, que no tiene nada, donde no se puede observar la vida local porque todo está enfocado al visitante, sin ningún encanto, y encima cara. Por hacerlo breve: es un lugar donde no me he sentido a gusto, y si he aguantado dos noches ha sido porque realmente tenía expectativas en los paisajes de los alrededores.

P8021629

¿A que nadie adivina qué fruta se cultiva aquí?

P8021598

En cualquier parte puede conocerse gente divertida con la que ir de excursión

Contra eso no tengo ninguna pega: Cameron Highlands, la región en sí, es un lugar agradable. Muy verde, lleno de plantaciones de té, de granjas de fresas, jardines de rosas, con una selva inmensa donde se pueden hacer trekkings y ver la que dicen que es la flor más grande del mundo…ese tipo de cosas, pero todo pagando. Y pagando cantidades desorbitadas (hablamos de 50  dólares por una excursión de medio día). De modo que como yo ni tenía ese dinero, ni me gusta que me lleven a ninguna parte, y de trekkings ya había ido bien servida por este mes, decidí montármelo por mi cuenta y explorar la zona a mi aire.

Sólo he estado dos días, pero en este tiempo he podido dar un largo paseo por el “comienzo” de la selva (aunque sin flores gigantes), llegar hasta las plantaciones de té haciendo autostop, e incluso subir al monte más alto de a península, desde donde pueden disfrutarse de unas vistas alucinantes. Y bien contenta que he quedado. Tras eso, despedida, y hasta la próxima.

P8021610

Vistas desde el monte más alto de la península

P8021607

Selva

P8011563

P8021627

Plantaciones de té

Kuala Lumpur

Y llegué a Kuala Lumpur. ¡Ah, qué cambio! Precisamente de esta ciudad nadie me había dicho nada bueno, y sin embargo me he quedado ni más ni menos que una semana. ¿Me he quedado porque me estaba gustando? ¿O he terminado cogiéndole el gustillo precisamente porque le he dedicado tiempo? Supongo que un poco de ambas, aunque reconozco que para cogerle el tranquillo a estas metrópolis tan inmensas, es necesario dedicarle un mínimo de tiempo.

A Kuala Lumpur puedes llegar, hacerte la foto con “las Petronas”, e irte por donde has venido diciendo que “ahí no hay nada que ver”, que “es agobiante”, “una gran ciudad como cualquier otra”. Con las dos últimas afirmaciones puedo estar de acuerdo; con la primera, en ningún caso.

P8051796

Cruce en la zona comercial

P8071903

Metro de KL un sábado por la noche

P8071902

Atrapada entre la multitud

Precisamente por ser “una gran ciudad como cualquier otra”, Kuala Lumpur tiene un montón de rincones y “capas” por descubrir. ¿Que te apasiona la tecnología? Has dado con el lugar indicado: Kuala Lumpur es una ciudad (casi) futurística: el modernísimo skytrain sobrevolando las calles, sus enormes centros comerciales en la zona del Golden Triangle (uno dedicado íntegramente, en sus seis plantas, a todos los ordenadores, portátiles, televisores, cámaras fotográficas y móviles de ultimísima generación que puedan pasar por vuestra imaginación; otro… ¡con una montaña rusa dentro!); y por supuesto, las Petronas.

P8051801

Centro comercial tecnológico

P8051802

Vas caminando por la quinta planta y... ¡sorpresa!

P8051806

Skytrain

Antes de venir, había visto tantas fotos de las Petronas, que estaba convencida de que cuando las viese de verdad no me iban a impresionar demasiado. Me equivoqué otra vez. Las torres Petronas han sido mi obsesión durante los seis días que he permanecido en la ciudad; casi todas las noches reservaba un rato para acercarme hasta su base (iluminadas son increíbles); y durante el resto del día, estuviese en el punto de la ciudad que estuviese, siempre miraba a mi alrededor, sobre los edificios, buscándolas, ya que pueden verse desde casi todas partes. A veces, estás caminando tranquilamente, distraído, y sin esperarlo… ¡zas! las torres Petronas. ¡Vaya susto! A mi me producían la sensación de que dos gigantes me estuviesen observando, vigilando, espiando, constantemente.

Quien guste de la tecnología, por tanto, disfrutará de Kuala Lumpur. Y la visita al skybridge que une ambas torres por la planta 41 (de las 88 que tienen), es por supuesto obligada. Para subir no hace falta pagar nada, pero sí hacer una cola terrible para la que hay que llegar a las 6:30 de la mañana (se puede ir más tarde, corriendo el riesgo de quedarse sin ticket, ya que el cupo es limitado), y esperar hasta las 8 a que abran la taquilla. Después, una hora más viendo cómo la cola avanza muy lentamente (con decir que estuve a punto de abandonar en el último momento); pero la espera tiene su recompensa: se puede escoger el momento del día en que se quiera subir, desde las nueve de la mañana hasta las siete de la tarde. Yo, que fui el sábado, cuando ya llevaba cinco días en la ciudad, opté por el último pase; a esas alturas ya era una enamorada de la Kuala Lumpur nocturna.

P8071881

Para ver todos los botones necesitáis ampliar la imagen

P8071880

Si a alguno le entra el canguelo, ya sabe: primer cubo

P8071889

Al final la vista no fue tan nocturna

P8071891

La altura igualmente impresiona

A quien le interesen más las personas, los barrios, las culturas o la historia, en Kuala Lumpur tiene también para escoger y saciar su curiosidad viajera. En la capital de Malasia hay un barrio indio, que aunque me gustó menos que el de Georgetown (le noté “poco indio”, qué se le va a hacer) también puede tener su encanto; sobre todo en el mercado que acoge los sábados por la noche, según me han dicho.

Kuala Lumpur tiene, asimismo, un distrito colonial, donde los rascacielos abren paso a un hermoso edificio de estilo árabe, construido por el sultán Abdul Samad a finales del siglo XIX, que actualmente acoge al Ministerio de Cultura y Comunicación y las Cortes Supremas. Y frente a éste, la enorme plaza Merdeka, rematada con una bandera nacional que podría competir con la de Colón, en Madrid. Sobre esto, me gustaría comentar una cosa que me ha llamado mucho la atención: en Kuala Lumpur se ve la bandera nacional en todas partes. Pueden llegar a contarse por centenas: en los edificios, en los coches, en las farolas, en los comercios… Sin ir más lejos, en esa plaza de la que estoy hablando, y sin moverme del sitio, llegué a contar ¡43!

P8061833

P8061850

P8061849

P8061829

La zona en la que más me he movido ha sido el barrio chino, ya que allí estaba mi alojamiento. No sé que tendrán los chinos, que siempre termino con ellos. ¿Será que son los que más opciones económicas ofrecen? ¿O que son los que mejor se lo montan y su barrio es una fiesta continuada que lo convierte en el mejor lugar para plantar campamento? Da igual. El barrio chino de Kuala Lumpur es el mejor que he visto hasta la fecha. Ni el de Londres. Tiene un color, una alegría, un ambiente, que es difícil no sucumbir a la tentación de quedarse allí todo el día.

P8081928

Las paredes de mi guesthouse dan fiel reflejo del color del que hablo

P8031704

Entrada al barrio chino

Por la mañana es más tranquilo. La calle principal, Tun Lee, empieza a despertar y los comercios (especialistas en imitaciones de todo tipo) abren sus puertas al público, pero sin molestar demasiado. Con esto quiero decir que la mercancía se queda en el interior del local, sin obstruir el paso de los viandantes, como debería ser siempre. A esa hora, y más o menos hasta el medio día, resulta muy agradable pasear por ella, picoteando de un lado u otro, preguntando el precio de todo, regateando, o parando a comer en algún restaurante chino-indio-malayo-birmano.

P8031706

La calle a mediodía

P8031710

Al caer tarde las cosas empiezan a cambiar: el número de turistas y curiosos aumenta considerablemente, haciendo difícil caminar sin tropezar con algo o alguien, y convirtiendo un recado rápido al Seven7 en una odisea de más de veinte minutos. Pero eso no es nada comparado con la noche. Por la noche, la calle Tun Lee se transforma radicalmente; los vendedores montan frente a sus tiendas enormes puestos que ocupan todo el ancho de la calzada y ahí ya sí, se acabó: no sólo es casi imposible recorrerla en su totalidad sin echar una hora en el intento, sino que llega a resultar bastante agobiante: ¡cuesta hasta respirar! No tengo imágenes del momento, pero me justifico diciendo que no tendrían sentido: el mercadillo y la multitud no hubiesen permitido ver nada (si acaso, una foto desde el aire….).

P8031709

La última fotografía "decente" que se puede hacer antes de que monten el mercadillo

P8031694

P8031703

Este no es "mi" restaurante (ya apareció en la entrada anterior), pero es una buena muestra del ambientillo nocturno

Por eso, por la noche, y tras cenar en mi restaurante de siempre, yo salía del barrio chino y me dedicaba a dar larguísimos paseos  por toda la ciudad, desde Chinatown hasta el Golden Triangle; en ocasiones pasando por el barrio indio, pero siempre con un mismo objetivo: llegar a las Petronas. A esas horas, la ciudad es simplemente mágica.

P8041742

P8041761

P8041755

P8041768

P8041756

P8041772

P8041771

P8041777

P8031647

P8031648

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest1

, , ,

10 comentarios en De los verdes campos a la ciudad de acero

  1. Susana 9 Agosto, 2010 at 17:45 #

    Sigo atenta a la pantalla esperando tus entregas. Qué entrada tan bonita, me encantan tus fotografías. Y como lo cuentas… Parece un sueño.

  2. mami 10 Agosto, 2010 at 10:29 #

    En la urbanizacion en que vivimos las vacaciones no tenemos internet, razon por la que, desde hace dias no te leemos. Ya hemos comprado un USB, y ¡por fin tenemos conexion! Esta noche leeré la entrada con tranquilidad. De momento solo una pasada rapida. Las Torres Petronas, lo peor que tienen es el nombre. Lo demas impresionante. Hasta luego,T.Q.

  3. ramon 10 Agosto, 2010 at 23:18 #

    Coñooooooo !!!!!!!!! Asere chica , que buen viaje te estas pegando . Te cuento que me llamo Ramon y te escribo desde Sudafrica , pero soy cubano, Habanero puro chica . Por pura casualidad te encontre en el google y asere , partistes todo . Te lei desde la India , eso si que debe ser candela muchacha !!!!!!! Haber si pasas por la Habana y te das un paseito por el Tropicana !!!! Un beso bonita

    • Ku 11 Agosto, 2010 at 20:30 #

      Bienvenido Ramón! Me alegro mucho de que te guste el blog =)
      Ya me gustaría ir a Cuba, pero de momento creo que va a tener que esperar… no se puede hacer todo!
      Un beso y a ver si te veo más por aquí!

  4. Rubén 11 Agosto, 2010 at 15:55 #

    Encontraste a Wally en las paredes de la guesthouse? Porque mirando, mirando me he encontrado a medio plantel de Dragon Ball XD Qué bonitas las fotos de las torres de noche :)

  5. vagamundeando 11 Agosto, 2010 at 20:10 #

    Tanta tecnología que se ven por esos lares… y yo sigo aquí sin Internet… Dios 50 pavos no es mucho. KU, pierdes perspectiva!! Llegarás a EEUU?? A lo mejor no te gustta, pierde exotismo y tal. Bueno, ya hablamos por Facebook!!!

    • Ku 11 Agosto, 2010 at 20:28 #

      Antonio, no es pérdida de perspectiva: este es un viaje mochilero, y yo con 50 dólares vivo cinco días!!

      De todas formas, todo es cuestión de gustos y prioridades: yo por dar un paseo que puedo hacer por mi misma no lo pago; y sin embargo, por el trekking de la selva de Bukit Lawang, pagué eso y bastante más.

      (En cualquier caso: 50 dólares en Asia si es mucho dinero….)

  6. José Carlos DS 16 Agosto, 2010 at 15:50 #

    Vaya acabo de dar con tu blog a través de diariodelviajero y me ha encantado, creo que tengo entradas para entretenerme en mucho tiempo porque todas las zonas que has ido visitando me encantan y las tengo en mente para un futuro viaje.

    Seguiré leyendo los próximos post que vayas subiendo.

    Un Saludo :D

Trackbacks/Pingbacks

  1. Compañeros de Ruta (XXXIX) - Hotel Megeve - 15 Agosto, 2010

    […] sus tres pasiones: la historia antigua, el cine y los viajes. Así, esta semana cuenta cómo llegó a Kuala Lumpur procedente de Cameron Highlands. Todo cambio. De la selva y las montañas, a la ciudad, los […]

  2. Sobre la magia de viajar (y los no-viajes) | Trajinando por el mundo - 5 Mayo, 2016

    […] La primera vez que vine a Kuala Lumpur fue hace seis años, durante mi “vuelta al mundo”. En aquella ocasión mi llegada a la ciudad fue para mí como el esperado final de capítulo de una novela de aventuras. Pese a no haber estado nunca, mi madre me había hablado de Kuala Lumpur y de las Torres Petronas muchos años atrás, haciendo brotar en mi una gran expectativa sobre esta ciudad de acero. Había fantaseado con ella, estaba en mi itinerario desde el principio, nunca dejé de divisarla en el horizonte, y cuando por fin llegué a ella, clavé (metafóricamente hablando) una bandera en su suelo en señal de conquista. Eso fue para mí: una pequeña conquista. […]

Deja un comentario