Menu

Empanadas, milanesas y trucha: Mi alimentación en Sudamérica.

Una semana después de haber llegado a casa, por fin encuentro el momento para sentarme a escribir la última entrada “gastronómica” de este viaje. Pido disculpas por haber tardado un poquito, no podéis imaginar cómo han sido estos días: visitas por un lado, organizar mis enseres por otro, descubrir (con horror) que mi armario tiene más ropa de la que podría ponerme en una vida… Todavía no tengo la cabeza muy centrada, pero por lo menos, cuando me despierto por la mañana, ya sé que estoy en Suances y no en cualquier otro lugar del planeta como me ocurría los primeros días… Pero ya habrá tiempo para hacer una disertación sobre la vuelta a casa; hoy voy a hablar de comida.

Como ha venido siendo habitual a lo largo de estos meses, lo primero que debo decir es que esta entrada no pretende ser (ni de lejos) un estudio exhaustivo sobre la gastronomía de los países por los que he pasado. Simplemente, refleja lo que yo (como sujeto individual y concreto) he comido durante mi periplo, teniendo en cuenta mi presupuesto diario que, como sabéis, ha sido bastante limitado. Dejando claro pues, que la oferta gastronómica de estos países es mucho más rica y variada de lo que reflejan las siguientes líneas, paso a mostraros lo que podría ser el modelo de alimentación de un mochilero viajando en solitario por Sudamérica, que pretenda sobrevivir con no más de 15 o 18 euros diarios.

Bolivia: Almuerzos

ARGENTINA

Carne. Argentina es el país de la carne, o más concretamente, de la vaca. Seguro que si a cualquiera de nosotros nos preguntan por algo que nos suene típico de la cocina argentina, una de nuestras primeras respuestas será la vaca o el mate. No obstante, una vez en el país, uno no tarda en darse cuenta de que la gastronomía argentina es muchísimo más amplia, si bien también es cierto que hay ciertos denominadores comunes que se repiten constantemente: empanadas, pizza, milanesa, dulce de leche, helado… De todos ellos voy a intentar hablar brevemente en este apartado.

Puestos callejeros

Para alguien que viene de vivir durante casi nueve meses en Asia, estos puestos le hacen sentir a uno como en casa (o en su casa “adoptiva”). En este caso, sin embargo, no esperéis platos fuertes como arroz o noodles, sino más bien “aperitivos” como las “facturas”, almendras garrapiñadas, sándwiches (término que en Sudamérica no se refiere sólo a los “emparedados” de pan de molde, sino a todo tipo de bocadillos en general), empanadas e incluso vendedores ambulantes café o mate.

Incluyo dentro de esta sección los kioscos, otro mundo aparte y uno de los distintivos ya no sólo de Argentina, sino de todo Sudamérica en general. Se trata de lugares donde tanto puedes comprar una gaseosa (coca-cola, pepsi, fanta, o cualquier bebida azucarada con gas) como alfajores, empanadas, o hacer llamadas internacionales desde una cabina.

P8182493

Facturas: Medialunas, donuts, bollitos... ¡incluso churros!

P8182492

Takeaway Coffee

Argentina: Sandwiches

Sandwiches para todos los gustos (y MUY baratos) en un kiosco de Salta (fui incapaz de librarme del reflejo de la Catedral en el cristal, lo siento)

Empanadas

Nuestra clásica empanada, en prácticas dosis individuales; o lo que aquí conocemos como empanadillas… pero de masa más gruesa, al horno y sin freír: esa es mi forma de definir las empanadas argentinas (aunque luego me han dicho que también pueden ser fritas… yo no llegué a probarlas). Rellenas de carne, queso, jamón, pollo, humita… Ni que decir tiene que su tamaño engaña, y una o dos ya constituyen un excelente almuerzo. Es típico de todo el país, y por tanto se encuentran en todas partes, aunque personalmente las de Buenos Aires me parecieron un poco sosas (toda la comida argentina me pareció bastante sosa en general, hasta que llegué al norte). Las que más fama tienen son las de Salta, donde se las conoce como “salteñas” (no confundir con las “salteñas” de Bolivia), algo más pequeñas y más sabrosas que las porteñas. En general, de Jujuy hacia el norte ya el paladar nota que no sólo las empanadas, sino toda la comida en general gana bastante sabor y alegría; al menos, a mi parecer.

Argentina: Empanada de Güerrin (Buenos Aires)

Empanada de jamón y queso de la Pizzería Güerrin... mejorable. Precio: 5 pesos (0'90€)

Argentina: Empanadas saltenas

Empanadas salteñas de un bar perdido en Salta. Tres por 9 pesos (1,62€)

Argentina: Empanadas Salteñas (2)

Son un poquito más pequeñas pero, ¿habéis visto lo que tienen dentro?!

Almuerzos y Minutas

No es un alimento en el sentido estricto de la palabra, pero merece su explicación. Para comer bien, rápido y barato, en Argentina, como en cualquier otra parte, la solución pasa por pedir el menú del día, o como le llaman allí: “el almuerzo”. Sobre esto no voy a hablar, ya que todos sabemos lo que es: un primero, un segundo y (generalmente) un postre. Un caso más particular es el de las “minutas”, léase: cualquier plato casi preparado que te sirven al momento… Algunas de las minutas más populares serían las milanesas, los “bifes” (filetes), el pollo al spiedo, o los sándwiches.

Argentina: sopa de choclo y verdura

Un almuerzo en la Quebrada de Humahuaca: De primero, sopa de choclo (maíz) y verdura.

Argentina: Gnocchi

De segundo, gnocchis con bife de ternera. Al postre no le hice foto, pero era flan con dulce de leche. Todo por 10 pesos (menos de 2€)

Argentina: Bife de ternera

En el mismo restaurante, este bife de ternera era la alternativa a mis gnocchi como 2º plato (no os asustéis de los brazos peludotes: no son míos, sino de Cachamán, el chico de la guesthouse con el que subí a las cuevas del Waira)

Ciao, bella Italia…

Aproximadamente la mitad de la población argentina (un puntito más, un puntito menos) es de ascendencia italiana. Por tanto, no es de extrañar que su gastronomía esté altamente influenciada por la de este país mediterráneo. La pizza (o “pisa”, como allí le dicen) es un plato más que habitual en la carta de cualquier restaurante: de masa algo más gruesa que la italiana, y sobre todo con muchísima más mozzarella (“muzzarela” para ellos: también este nombre se lo han apropiado ;)), puedo asegurar que la cantidad de variedades propiamente argentinas me sorprendió: fugazzeta, canchera, fainá… Del mismo modo, la pasta es otro plato habitual en cualquier mesa: raviolis, gnocchis, canelones… Por no hablar de los helados: ¡ayyyy, los helados…! Definitivamente, mejor no hablo de los helados :P. No tengo muchas fotos de estos platos porque gracias a dios fui capaz de contenerme… (mochilera sí, ¡pero sigo siendo mujer! ;))

Argentina: Pizza de Güerrin (Buenos Aires)

Pizza de muzzarella, olivas y tomate de Güerrin, en Buenos Aires

Argentina: Pizza de Güerrin

Mucha, mucha, mucha muzzarella...

Argentina: Helado de dulce de leche

Helado de dulce de leche y crema con caramelo (o algo así)... 6 pesos

Milanesas

Un filete fino de carne (normalmente de vaca, aunque también puede ser de pollo) rebozado en huevo y pan rallado. Si en España es habitual, en Sudamérica alcanza casi la categoría de religión: milanesa, milanesa, milanesa… he debido comer milanesa por lo menos cien veces a lo largo de estos dos últimos meses. Al principio, optaba por la versión “sándwich” (nunca cuesta más de 5 o 10 pesos argentinos: 1 o 1’80 euros), hasta que, cansada de que me pusiesen bocadillos gigantes, no sólo rellenos de la milanesa en cuestión, sino también de huevo frito, jamón, queso, lechuga, etcétera, decidí acercarme a un restaurante y pedir una milanesa con todas las de la ley, convencida de que, aunque me cobrasen un poquito más (4 o 5 euros), la cantidad sería algo más pequeña (sí: comer menos pagando más, en esos momentos en mi cabeza tenía sentido). Al llegar el plato… ¡sorpresa! La milanesa (“a la napolitana”, es decir: con tomate y queso) era más grande que mi mano, las patatas se salían del plato, y para rematar, habían coronado la creación con dos huevos fritos descomunales. Por supuesto, no comí ni la mitad, y fue la última vez que pedí milanesa en un restaurante.

Argentina: Sandwich de milanesa (1)

Es MUCHO más grande de lo que parece, os lo aseguro

Argentina: Sandwich de milanesa (2)

Milanesa... y jamón, y queso, y tomate, y lechuga, y huevo frito.... ¡Socorro!

Argentina: milanesa a caballo

Milanesa a la napolitana "montada a caballo" (¿he dicho ya "socorro"?

Matambre

Mi gran descubrimiento en estos lares, y que todavía no sé definir con exactitud. Creo que se trata del músculo de la “barriga” del animal (normalmente vaca o cerdo); lo que para nosotros es el costillar, pero cortado de una manera diferente… más “a lo largo”·. ¡Exquisito! Desde que me lo hicieron probar en el asado de Córdoba, no dejé de pedirlo siempre que tuve ocasión. Eso sí, en la versión “sándwich”: más pequeñito pero igualmente delicioso…. Como curiosidad, yo pensaba que en España no lo teníamos, pero la semana pasada pregunté por ello en una carnicería de mercado de La Boquería, en Barcelona, y no sólo me mostraron la pieza sino que no era excesivamente caro… ¿cómo es que yo no lo había visto hasta ahora?

Argentina: Sandwich de matambrito

Lo siento, no tengo una foto del matambre... pero con este sandwich de "matambrito" os podéis hacer una idea... Precio: 8 pesos (Patrocinado por Budweiser)

Lomito

Junto con el “choripan” y los sándwiches, constituye lo que podríamos llamar el “fast-food” argentino: un bocadillo de carne de lomo, acompañado de todo lo que se os pueda pasar por la imaginación: jamón, queso, lechuga tomate… Gigantescos, para no variar. El de la imagen lo tomé en Córdoba con mi amiga Rocío, un día que no había ganas de cocinar, y con esa única pieza almorzamos las dos (y casi reventamos). El lomito con servicio a domicilio incluido (casi todos los restaurantes en Argentina tienen “delivery”) costó unos 22 pesos (4 euros).

Argentina: Lomito de Córdoba (delivery)

Argentina: Lomito de Córdoba

El Asado

Más que de una comida, estamos hablando de un acto social y un pilar básico y fundamental de la cultura y el carácter de este país. Por tanto, pretender resumirlo en una breves líneas sería una estupidez, así que simplemente describiré un poquito y por encima la técnica del asado: una parrilla, unas brasas, y muchos (pero que muuuuuuuuchos) cortes de carne y alguna verdurilla, que son expuestos al calor para que se vayan cociendo lentamente… El proceso es lento, de modo que hasta que el plato fuerte está listo, los comensales preparan “picadas” (lo que vendría a ser un “picoteo”) con queso, salame, patatas fritas, aceitunas… y por supuesto, la cerveza y el Fernet. Yo tuve la suerte de participar en un asado gracias a mis amigas de Córdoba, pero por desgracia, las horas intempestivas en las que el evento tuvo lugar, impidieron que pudiese sacar buenas fotos de la comida…

Para solitarios: en casi cualquier restaurante puede pedirse un asado “de ración” para una o dos personas por unos 40-50 pesos. Sin embargo, las cantidades son ingentes y, por tanto, a mí ni se me pasó por la cabeza…

Córdoba: Asado nocturno

Una picadita para calentar...

Córdoba: Asado nocturno

En primer plano podéis intuir (malamente) la parrilla...

Dulce de Leche

Imposible hablar de Argentina sin mencionar el dulce de leche. Una especie de crema de azúcar, leche y esencia de vainilla que se encuentra tanto solo (mucha gente lo come a cucharadas, ¡menudo peligro!) como acompañando postres o dulces, como los alfajores.

Argentina: Dulce de leche

¿Primer día de dieta?

Alfajores

Otro clásico… el pastelillo argentino por excelencia. A mí, por textura y apariencia externa me recordaba al Phoskito, aunque luego no tiene nada que ver. Está compuesto por dos galletas, normalmente abizcochadas, rellenas de dulce de leche y bañadas en chocolate. Por supuesto, luego existen cientos de variantes: relleno de chocolate negro o blanco, bizcocho o galletas duras… El más típico sigue siendo el que yo os describo, pero resulta una experiencia más que curiosa acercarse a cualquier kiosco y ver el mega-muestrario de alfajores que llena todos los estantes, tanto de las casas clásicas como de cualquier marca de chocolate o galletas, que han creado sus propias variedades “modernas” (Oreo, Milka, Chips Ahoy…).

Argentina: Alfajores Havanna

Alfajores Havanna: una marca de prestigio

Argentina: Alfajor de chocolate blanco

Alfajor clásico, pero bañado en chocolate blanco

Argentina: Alfajor de chocolate y dulce de leche

Mega-alfajor de tres pisos y galleta dura, de la marca Milka => 400 kcal la unidad (no es que lo diga yo, lo ponía en el paquete)

El Mate

No puedo cerrar el capítulo de Argentina sin hablar del mate, la bebida nacional (si bien su origen se disputa entre este país y su vecino Uruguay, donde la gente va incluso con el termo por la calle…). Antes de nada, una aclaración: en contra de la creencia popular, el mate no es la yerba, sino el recipiente donde se bebe: a la yerba se le llama simplemente yerba (o yerba mate). Se trata de una planta originaria de la cuenca del río Paraná, que una vez cortada, secada y molida, se hierve en agua y se bebe en el mate con una especie de pajita llamada “bombilla”. Tiene propiedades estimulantes y antioxidantes.

Argentina: Cartel

Argentina: Mate (2)

Ya me vale, con la de mates que he bebido y nunca le hice una foto al cacharro "en acción"

BOLIVIA

Reconozco que durante mi estancia en este país no profundicé mucho en su cocina. Creo que me volví un poco “comodona” y, sabiendo lo que me gustaba, fui “a tiro hecho” casi siempre, sin molestarme en descubrir nuevos platos… En Bolivia me he alimentado fundamentalmente a base de “almuerzos” consistentes en sopa de primero y milanesa de segundo, alguna empanada y, en la recta final en el lago Titicaca, trucha criolla.

Empanadas

Salteñas, tucumanas… Si en el norte de Argentina ya eran bastante buenas, en Bolivia alcanzan la perfección. Son un manjar verdaderamente sublime, y comerlas, toda una experiencia. Sean de carne o pollo, el relleno es siempre una sorpresa: papa, huevo cocido, guisantes, caldo (cuidado al dar el primer mordisco, yo tuve que echar a lavar un mismo pantalón dos veces en una semana por despistada) ají, especias… Suelen tomarse como desayuno o a media mañana, pero para mí constituyen también un excelente almuerzo que además llena un montón. Además, el precio no puede ser más conveniente: 2 o 3 bolivianos (20 o 30 céntimos de euro) la unidad!

Bolivia: Empanadas salteñas (1)

Dos variedades de empanadas. La de la derecha, como novedad, está frita

Bolivia: Empanadas salteñas (2)

Pollo, patata, guisantes, caldo... Alimenta tus defensas.

Picante de pollo

El “picante” es un plato (o más bien, un tipo de preparación) que ya puede verse en el norte de Argentina, aunque sin duda es en Bolivia donde alcanza su máximo apogeo. Como ejemplo, pongo el de pollo, que fue el que yo probé, pero puede ser también de res, mixto… La preparación la desconozco, pero desde mi ignorancia puedo decir que en esencia es una salsa con mucha cebolla, ají y condimentos. La pieza suele venir servida con arroz o patatas (muchas y muy diferentes tipos de papas, para ser exactos), y, por si no fuese lo suficientemente “picante”, una salsa de tomate y ají en un recipiente aparte para acompañar. El de la imagen es un picante de pollo de un restaurante “bueno” de La Paz, por lo que el plato me costó 30 bolivianos (3 euros, bastante caro para el país) y aunque en la fotografía igual no impresiona tanto, os aseguro que de él hubiésemos podido comer dos personas sin problemas… Supongo que a estas alturas ya os estaréis dando cuenta de por qué hasta ahora tengo tan pocos platos de comida: las raciones son tan descomunales que, por no enfrentarme a ellas, al final optaba siempre por comer cualquier tontería en la calle, lo que casi siempre eran sándwiches o empanadas…

Bolivia: Picante de pollo en La Paz

Picante de pollo con papa "blanca" (muy secas para mi gusto), papa normal, cebolla... y su salsita de la muerte en un recipiente aparte

Trucha

Fue llegar al lago Titicaca, y ver la luz; toda mi alimentación cambió: dejé las empanadas y me pasé a la trucha. Y es que, ¡vaya truchas! Aunque curiosamente, y a pesar de tratarse de un plato muy típico en la zona del altiplano y del que se enorgullecen muchísimo (son las más grandes del mundo, según se dice), es “importado”, ya que en el lago las únicas especies autóctonas de peces son bastante pequeñas, y por tanto, tanto las truchas como el pejerrey vienen “de fuera”. En cualquier caso, la trucha criolla está buenísima, y la preparan de tantas maneras diferentes que es imposible aburrirse de ella. Como muestra, algunos ejemplos:

Bolivia: Trucha diabla en Copacabana

"A la diabla", con cebolla, tomate y ají.

Bolivia: Trucha rellena en Copacabana

Rellena de jamón, judías... y acompañada de papas.

Bolivia: Trucha a la plancha en la Isla del Sol

La más simple de todas: a la plancha con arroz y poco más. En este caso lo que pagaba eran las vistas (id la entrada de la Isla del Sol y buscad la foto...)

Api

Esta es la primera vez que hablo únicamente de oídas, ya que nunca llegué a probarlo, pero tampoco puedo dejar de mencionarlo. El Api es una especie de “zumo-batido-crema” super denso, hecho a base de maíz morado con especias y azúcar… Suele tomarse con bollería, pero, como digo, yo ni me acerqué a él (¡mujeres! ;) )

Bolivia: Api

Api en un restaurante de comida rápida (lo suyo es probar el tradicional, en los mercados)

PERÚ

Cebiche, ceviche, sebiche, seviche…

Demasiados nombres para un mismo plato. Y, de la misma forma que no existe una forma “correcta” de escribirlo, cada cocinero cuenta con su propia receta para preparar un buen cebiche. El común denominador es pescado y/o marisco crudo, limón, cebolla y ají, todo marinado y servido bien picantito. Si se pide solo como plato, la ración es más que suficiente para quedar satisfecho, aunque también puede encontrarse en los “menús” como aperitivo o entrada. El cebiche, más que un plato, es parte de la cultura del país, el orgullo nacional, que ha sido incluso nombrado Patrimonio Cultural del Perú. Yo, personalmente, he llegado a convertirme en adicta.

Perú: Cebiche de trucha en Aguas Calientes

Cebiche de trucha en Aguas Calientes. Por consiguiente: caro (23 soles: casi 6 euros!!!)

Perú: Cebiche mixto

Cebiche mixto de pescado y marisco. Formaba parte de un menú, el segundo plato era merluza (abundante), y todo ello me costó 15 soles (3,8 euros)

Perú: Cebiche mixto

Otro cebichito de menú de 15 soles

Otros platos que he comido en Perú y que no necesitan explicación:

Perú: Merluza al ajo

La merluza (al ajo) de la que os hablaba en el segundo cebiche

Perú: Pescado con salsa

Otro pescado (desconocido) con salsa (desconocida) del menú del tercer cebiche

Perú: Pollo con puré y arroz

Pollo con puré y arroz (el primer plato era una ensalada)

Perú: Rocoto relleno

Rocoto relleno de carne

Perú: Pollo a la plancha

Pollo a la planta (descomunal, al igual que su precio: 23 soles en un restaurante "bueno" de Arequipa)

Perú: Trucha con salsa verde en Cuzco

Trucha en salsa verde de Cuzco: 18 soles

Perú: Gelatina con fruta

Este postre, bastante popular, a mi no me gustaba nada, pero me tocó en suerte con un menú. Es algo así como gelatina con fruta...

Perú: refresco y maiz

Casi todos los menús en Perú vienen con un misterioso refresco incluido, de los que yo nunca he conseguido averiguar los ingredientes... (pero quitan la sed)

Como ya dije en la entrada anterior, en Perú yo ya estaba con la cabeza un poco “fuera”, algo que sin duda influyó a la hora de ahondar un pcoo más en la gastronomía del país y descubrir nuevos platos. Por otra parte, me gustó tanto el cebiche, que cuando llegaba la hora de comer no me planteaba otra alternativa. Reconozco que es una pena, porque por lo que he podido leer, la gastronomía peruana es una de las más variadas y exquisitas del mundo, con casi 500 platos nacionales típicos y alcanzando unos extremos de “fusión” que la sitúan a la altura de China o India. De hecho, unos de los restaurantes más típicos y habituales en todas las calles, son los llamados “de cocina chifa”: un término empleado para describir la cocina surgida de la fusión entre la gastronomía peruana y la china debido a las oleadas de inmigrantes cantoneses que se instalaron en el país a partir del siglo XIX. Yo sólo fui a uno de estos restaurantes en Lima, justo el día antes de regresar a España, y esto fue lo que comí:

Perú: Wantan frito

De entrada, "Wantan frito" (la alternativa era sopa de wantan)

Perú: Gambas con verdutitas y arroz chaufa

Gambas con verduritas y arroz "chaufa". Menú completo: 11 soles. ¡No deja nada que desear a la comida asiática!

Para ir terminando, alguna curiosidad suelta de la cultura gastronómica peruana. Como en todo sudamérica, los “kioscos” hacen aparición en cada esquina o terminal terrestre (de autobuses, para que nos entendamos), y huelga decir que ahí se puede comprar casi cualquier mierda (entendiendo “mierda” como comida “no demasiado sana”) que se os pueda pasar por la imaginación… Por ejemplo, estas patatas que yo compré con toda la ilusión del mundo porque eran Lays edición limitada super exclusiva de Perú, y mirad lo que me encontré al abrir la bolsa (juro que apenas probé dos: esa es la cantidad que venía en el interior del envase):

Perú: Patatas Lays edición limitada

Perú: Patatas Lays edición limitada

Encima estaban sosas...

Por supuesto, no podía faltar la Inca Kola. Junto con el Cebiche, el otro “orgullo patrio” del Perú. Se trata de una gaseosa de un sabor un tanto difícil de explicar… como cítrico, pero muy muy dulce. A mi, personalmente, no me gusta mucho, pero  en Perú se vende más que la Coca-Cola (es el único país donde una bebida local supera en ventas a la multinacional americana, junto con la escocesa Irn- Bru), luego… por algo será.

Perú: Inka Cola

Y con esto creo que he terminado. Seguramente me dejo muchas cosas en el tintero pero, como siempre digo, esto no pretende ser una enciclopedia gastronómica de ningún tipo, sino únicamente una referencia para aquellos que tengan pensado viajar con un presupuesto tan limitado como el mío, y sepan lo que pueden llevarse a la boca (se sobrevive, os lo prometo ;) )

Perú: Menú

Se puede comer por mucho menos (lo que pasa es que, ya en la recta final, yo iba mucho más desahogada y me permití algún que otro placer)

Perú: Kiosco

Y si no, siempre os quedará "el kiosco" =)

——————————————————————————–

No puedo despedirme hoy sin hacer un anuncio de lo que para mi ha sido una gran sorpresa que me tiene realmente contenta: gracias a todos vosotros (porque sí: el mérito es fundamentalmente vuestro, que os habéis tomado la molestia de “pelear” con el sistema de Bitácoras.com para poder votar, sin prometeros caramelos ni nada) he resultado Finalista en la categoría Mejor Blog de Viajes de los Premios Bitácoras 2010. Supongo que me creeréis si os digo que cuando comencé este viaje -y el blog- jamás se me paso por la cabeza entrar en el concurso, ni muchísimo menos soñé con ser finalista de nada… y bueno: ha sido una sorpresa más que agradable. Porque el reconocimiento a un trabajo (o un esfuerzo, o una constancia, como queréis llamarlo, aunque se haga por puro gusto) siempre es bien recibido. Por todo ello: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Y por supuesto, mis felicitaciones a El Pachinko y Tremendo Viaje, los otros dos finalistas que pisan fuerte y a cuyos autores espero conocer el próximo sábado en Madrid!

¡Compártelo!
Share on Facebook3Tweet about this on TwitterPin on Pinterest9

34 comentarios en Empanadas, milanesas y trucha: Mi alimentación en Sudamérica.

  1. Victor 25 octubre, 2010 at 17:44 #

    Madre de dios que hambre me está entrando con esta entrada. Desde luego allí hambre lo que se dice hambre no pasaste jejeje… menuda pinta tiene todo.

    Felicidades por ser finalista en bitacoras! esas cosas siempre son de agradecer.

    Un saludo!

  2. Manu 25 octubre, 2010 at 20:30 #

    Me voy a la nevera YA!
    Felicidades y suerte en la final de bitácoras.

  3. Cata 25 octubre, 2010 at 22:08 #

    ENHORABUENA CARMEN!!!!!! Te lo mereces por todo! por el trabajo, el valor y el talentazo que tienes!! Y por todos los buenos ratos que nos has hecho pasar! Te deseo toda la suerte del mundo!!!

    Cata

  4. Riky 25 octubre, 2010 at 22:13 #

    Menudos homenajes que te as dado…jeje..
    No se, quizás sea por proximidad cultural, pero en general tiene mejor pinta, mas apetitosa , la comida que nos presentas de Hispanoamérica, que la del sudeste asiático e India.. al menos a mi me lo parece.
    Estoy ¡¡Supercontento!! de que seas finalista de los bitacoras ¡¡enhorabuena!! te lo mereces.. y mucho!.. por tanto, y tan buen trabajo…
    Un Besote!..

  5. Mario A. Riancho 26 octubre, 2010 at 9:59 #

    Soberbio, no tenemos más palabras. Os seguiremos fielmente.

  6. javier 26 octubre, 2010 at 11:00 #

    Bueno Carmen, felicitaciones por lo del premio y sobre todo te felicito por lo enorme que debes de haber crecido en todo este tiempo en que te animastes a salir a ver el mundo. Estoy convencido de que no seras la misma de antes. Me quedo con lo que un amigo me comento acerca de tu blog, que lo bueno era de escribia alguien que iba luchando paso a paso, disfrutando del polvo del camino y no viajaba como guiris turisteando, como la mayoria de los que escriben para esas guias de viaje lamentables como “la lonely planet” que te lo da todo acomodadito. Gracias Carmen, espero algun dia conocerte en persona y quien sabe, perdernos juntos en algun viaje. Chau viajera !!!!!

  7. Carlos 26 octubre, 2010 at 12:37 #

    A mi las “peruanisimas” me tientan! a mi me priva cualquier comida rara jejeje Que mala hora para leer esta entrada, vaya hambre me esta entrando!!

    Sabia que ibas a ganar! ahora eres una mujer entre hombres jeje A por ellos, oe! A por ellos, oe!

  8. Los apuntes del viajero 26 octubre, 2010 at 15:15 #

    Joer, y yo leyendo esto a las 15:10… y sin comer. En menuda hora he venido a descubrirte. Te he visto en los Premios Bitácoras, donde te deseo mucha suerte en la finalísima, y ya veo que pasan por aquí otros amigos como Miguel (A salto de mata) o Laura (Viaje al atardecer)… la pregunta es ¿dónde estaba yo metido que no te había visto? jejeje. En fin, ahora sí te tengo fichado :) SAludos!!

  9. Los apuntes del viajero 26 octubre, 2010 at 15:16 #

    Por cierto, quien dice fichado, dice fichadA :P

  10. Ku 26 octubre, 2010 at 15:37 #

    Muchas gracias a todos!!

  11. Luis gallego 27 octubre, 2010 at 0:45 #

    Me encantan los posts de gastronomía, es que me encanta todo lo que sea raro y especialmente la comida asiática. Creo que la comida española la tenemos algo sobrevalorada. Me ha parecido muy interesante lo de la bebida Irn-Bru, a ver si la encuentro en Inglaterra.

    Mucha suerte en los premios, tu blog me ha echo pasar gandes ratos

  12. Irene Pérez 27 octubre, 2010 at 11:26 #

    :-O Acabo de alucinar en colores!!! Muchísimas felicidades Carmen!! joder, nunca me hubiera imaginado que algún día te echarias a conocer el mundo de esta manera. Me ha encantado el blog y me encantan las entradas, y por supuesto no me sorprende en absoluto que resultes finalista de los premios Bitacoras 2010. Muchísimas felicidades, y seguro que vas a resultar ganadora del concurso.

    Un saludo

  13. Azucena 27 octubre, 2010 at 12:56 #

    Muchas gracias por compartir tu experencia con todos nosotros. Y e
    mucha suerte en los premios bitacoras, dentro de una semana me voy a hace un viaje al norte de la India y Nepal me ha ayudado tu experiencia para organizarme un poco.

  14. Sergio 28 octubre, 2010 at 9:32 #

    Que entrada mas apetitosa! Lo que a mi siempre me ha sorprendido es la barato que has conseguido comer en todas partes: platos por uno o dos euros, menus por tres! aqui es impensable. No se si es el precio habital alli o es que tu estas hecha una buena regateadora!

    Mi mas sincera enhorabuena por ser finalista en los Premios Bitacoras, te lo mereces y mereces ganar!

    Un abrazo

  15. Ku 28 octubre, 2010 at 11:27 #

    Luis: A mi la bebida esa también me despierta mucha curiosidad… si la encuentras avísame! Aunque ya te advierto: que sea la más vendida no implica que esté buena, lo digo más que nada por la parte que yo he conocido (Inca Kola). Aunque tampoco es que yo sea una fanática de las gaseosas, me sacas de la Coca-cola y el Sprite y ciao… prefiero una buena caña!

    Irene: Madre mía, ésta sí ha sido una sorpresa de las gordas! Menos mal que has puesto al apellido porque si no no te hubiese reconocido!! jajaja ¿Qué tal estás? ¿Dónde andas?? Y muchas gracias por los ánimos y eso… a ver qué pasa el sábado! Un beso!!!

    Azucena: Vaya envidia me das…. me iba contigo sin pensarlo. Disfrútalo muchísimo porque India te va a encantar, ¡espero que a la vuelta te pases por aquí y me cuentes cómo te ha ido!

    Sergio: También hay sitios más caros, pero por lo general es mucho más barato… De hecho, te comento que la semana pasada fui al super por primera vez en todo este tiempo, y casi me tienen que agarrar al ver los precios, madre mía!!! He perdido costumbre jejeje

  16. Helena 28 octubre, 2010 at 11:45 #

    Definitivamente, leer esta entrada antes de comer no ha sido una buena idea…
    Me alegro mucho de tu clasificación en la final de los premios Bitacoras.
    Un saludito

  17. Irene Pérez 28 octubre, 2010 at 12:58 #

    Jeje!! Pues aquí estamos, ahora mismo muy cerquita de ti, trabajando lo que se puede y nos dejan.

    Yo creo que te mereces ganar, mucho ánimo!! y un abrazo muy fuerte ;-) !!

  18. José Carlos DS 30 octubre, 2010 at 13:31 #

    Primero nos has deleitado con entradas espectaculares de todos los rincones que has visitado y ahora nos quieres llenar la vista con todos esos manjares xDDD pero eso no vale… que menos que enviarnos por email un cachito de algo para ver si sabe igual que se ve :P

    Encima a estas horas que está ya la comida apunto de caer, brrrrrrrrr que hambre jaja

    Saludos.

  19. El Guisante Verde Project 30 octubre, 2010 at 22:49 #

    Hola, lo primero, enhorabuena por el Bitácoras!, nos parece fantástico que se lo lleve un blog como este, sin saturación de publi por todas partes.
    Te acabamos de descubrir, vemos que tenemos amigos comunes, como Miguel, Laura, Pruden… así que estaremos atentos a tus post, y como este nos ha dado un hambre que no veas, a cenar nos vamos!!

    Saludos y enhorabuena, again!

  20. Pablo 31 octubre, 2010 at 16:27 #

    Soy de Uruguay, y solo quería hacerte notar que el dulce de leche no lleva vainilla, y si bien tiene muchas calorías, es mas una reducción de leche que no tiene tanta azúcar como parece. Lo que sucede es que los dulce de leche comerciales son casi todo glucosa, no tienen NADA que ver con el dulce de leche casero.

    Otra cosa, es que has tenido bastante mala suerte con las empanadas =D
    Hay mucho mejores, sin duda.

    Excelente post, saludos!

    • Ku 31 octubre, 2010 at 20:32 #

      Parece que he metido la pata entonces… aunque yo inventar inventar, no me invento nada, eh? :P Los ingredientes del dulce de leche me los dijeron unas amigas cordobesas, y en principio me fío de ellas… aunque sí que es verdad que en esencia será leche y azúcar, un tonillo de vainilla siempre me pareció notar… pero bueno, seguro que de eso sabes tú mucho más que yo! =) (de todas formas, que conste que en Uruguay no he estado, eh?? -aunque me hubiese gustado-, solo pasé por Argentina…).

      Y a mi las empanadas me encantaron!! En Buenos Aires también (fue las primeras que probé), pero reconozco que cuando conocí las del norte… no hay color (siempre en mi opinión, que es la única que puedo dar!!)

      Un abrazo muy fuerte!!

  21. yukis 8 noviembre, 2010 at 19:55 #

    Hola:
    Soy de Cantabria y me gusta tu blog. Me gustaría hablar contigo sobre cómo publicas tu blog. Yo me estoy iniciando en estas lides y me gusta como lo tienes organizado.
    Si te apetece, escríbeme y charlamos.
    Por cierto, enhorabuena por el premio.
    Saludos,

  22. Luis 9 noviembre, 2010 at 22:32 #

    Espectacular entrada esta de la comida en Hispanoamérica. Lo único que realmente he probado son los alfajores y su “densidad” ya da una idea de cómo es por allí la comida. Viendo tus fotos y tus descripciones, ya no queda ninguna duda.

  23. Paula 31 enero, 2011 at 12:23 #

    Acabo de encontrar tu blog, solo lei este post, pero no quiero perderme sin dejarte las felicitaciones correspondientes.Soy de Buenos Aires y tal cual es tu descripcion gastronomica.Muy bien apreciado todo.
    Saludos
    Paula

    • Ku 31 enero, 2011 at 13:19 #

      Muchas gracias Paula! A veces da un poco de miedo hablar de las costumbres, historia o gastronomía ajena, por miedo a meter la pata (ayer mismo escribí un artículo sobre la cocina de mi propia tierra, y tuve un par de errores!), así que se agradece mucho que alguien de allí apruebe lo que has dicho :D

  24. Agusto 26 mayo, 2011 at 23:39 #

    Sería buenísimo que vinieras a Uruguay y escribieras un artículo sobre nuestro país. El post es muy bueno y me alegro de que el mundo hispano conozca nuestra gastronomía. Creo que en materia de empanadas Argentina nos gana, pero en todo el resto competimos seriamente (el mate uruguayo es el mejor de todos, con todo respeto). El año pasado vino Antony Bourdain y probó el famoso Chivito. Te dejo el video de la degustación de este GRAN refuerzo de carne: http://bit.ly/f3gonh
    Saludos y felicitaciones por el blog!

    • Ku 1 junio, 2011 at 9:17 #

      Hola Augusto! A mi también me encantaría ir a Uruguay, y aunque en los próximos meses me va a quedar un poco a desmano, es muy probable que lo pise pronto… Hasta aquí puedo leer! :D

      Por cierto… ¡qué monstruosidad el Chivito! ¿Hay alguien que lo termine entero? Un abrazo!

      • Agusto 2 junio, 2011 at 23:45 #

        La verdad es que la carne es tan tierna que se deshace en la boca, y eso ayuda bastante! No conozco nadie que lo haya dejado por la mitad.
        En fin, gracias por tu respuesta!
        Saludos.

  25. Vivi 25 abril, 2012 at 22:20 #

    Hola, soy Vivi, y soy de Perú. Es hermoso saber que personas de otros países (como tu) se lleven una buena impresión de nuestra Gastronomía. Y tienes razón, la Inka Kola es muy dulce =P pero al momento de combinar con ciertas comidas es muy rica. Yo amo el Ceviche, y sea como sea que se escriba, al final creo que todos los que hemos probado, terminamos con una misma sensacíon. Me hubiese gustado que visites la Selva de mi país, ya que hay muchísimos “platos” esquisitos! me encanta tu blog. Espero seguir viendo mucho más. Cuidate y ten muchas Bendiciones… byeeeeeeeee. =)

    • Ku 2 mayo, 2012 at 11:34 #

      ¡Hola Vivi!

      La cocina peruana es de mis favoritas, de hecho desde que he vuelto a España he ido ya tres veces a comer a un restaurante peruano para ponerme morada de ceviche, ¡con eso te lo digo todo!

      La próxima vez que vaya espero poder visitar el norte de tu país, y por supuesto también la selva… en esta ocasión no me dio tiempo!

      Un fuerte abrazo!

  26. kirjoitan 2 octubre, 2012 at 9:28 #

    Cuánto echo de menos las milanesas y las empanadas….he estado 5 veces recorriendo Argentina y la comida es fantástica! sobre todo si se disfruta entre amigos y con buen vino! Fantástico blog. Te invito a conocer el mio, que es reciente, pero estoy actualizándolo poco a poco con los viajes que he hecho!

  27. Ivy 20 junio, 2013 at 15:58 #

    La cocina peruana es de las más brutalmente buenas que he probado nunca. El ceviche está bueno, peeeeero ojo, que los arroces chaufa, los aeropuertos, los anticuchos a la grimanesa, el lomo saltado, la causa rellena, por poner un ejemplo, son todos buenísimos. El único “pero” que le encuentro es el cuy al horno, su parecido con una rata hizo que me pusiera malísima…

    Yo he probado el irn bru, y la verdad es que la versión calórica es más o menos tan dulce como la inca cola. De hecho, yo diría que se parecen bastante en el sabor, pero no en el color (el irn bru es naranja).

    Yo me declaro fanática de las guarrerías en refresco tipo fanta melón, fanta uva, fresa, coca cola vainilla… más habitual en Japón y EE. UU.

    • Carmen 6 julio, 2013 at 17:39 #

      Coincido contigo: la gastronomía peruana es espectacular. Y las fusiones que hacen con comida china y japonesa… ¡la bomba!

      Lástima que desde que soy vegetariana tengo que privarme de algunas cosas. Por suerte en aquel viaje no dejé casi nada sin probar :D

  28. south america peru tours 26 diciembre, 2016 at 22:13 #

    las comida en sudamerica es tan variada y deliciosa, tantos postres, caldos , platos exclusivos de cada region.

Deja un comentario