Menu

La salud también viaja. Primera parte: Las vacunas

“Yo me mosquearía, ¿eh?”, me dice mi hermana por encima del hombro. Y algo de razón tiene. No estoy mosqueada a lo “Hipocondría extrema: De ésta no salgo”, pero sí un poco decepcionada en cuanto al número de pinchazos que llevo encima… Empecemos por el principio:

Esta mañana tenía cita, por fin, en Sanidad Exterior para darme todas las vacunas necesarias para el viaje. Una vez en el Centro de Vacunación Internacional de Santander, una mujer muy amable me ha atendido, y durante una hora (de reloj) me ha dado una clase magistral sobre todas las precauciones a tener en cuenta de cara a un viaje de “alto riesgo” como el que voy a hacer. No nos engañemos: creo que exageraba un poco. Con deciros que estuvo a punto de endilgarme el Lariam para la Malaria para el año entero…

Pero valoraciones personales aparte, y saltándome el tema de las medidas preventivas básicas para evitar contraer enfermedades durante el viaje (todas un poco “de cajón”, y que podéis leer vosotros mismos aquí), voy a pasar directamente a las vacunas que he recibido.

Vacunas administradas en el centro

Fiebre Amarilla: La única vacuna realmente obligatoria en caso de visitar alguna de las consideradas áreas de riesgo (ver mapa aquí). A pesar de que últimamente cada vez tengo más dudas sobre si llegaré  a pisar suelo sudamericano, más vale prevenir que lamentar, no vaya a ser que por no llevarla me quede a las puertas de algún sitio. Se administra en una única dosis, y tiene una duración de diez años.

Tétanos y Difteria: Un única dosis, también, con una duración de diez años.

Hepatitis A: Una dosis antes de viajar y una dosis de recuerdo en un periodo de seis a doce meses después (que me daré cuando vuelva).

Hepatitis B: Ésta no me la han dado, pero la indico porque suele darse con la de la Hepatitis A. Como he acudido sin mi cartilla de vacunación (a saber dónde está) no he sabido decir si ya la había recibido o no, pero por mi edad se supone que debería (a todos los nacidos después de 1984 -año arriba, año abajo- debieron dárnosla en el colegio. Creo que tengo un vago recuerdo de ello, sí…).

Vacunas que debo administrarme yo misma, por vía oral, el mes que viene

Fiebre Tifoidea: Tres pastillas, diez días antes del viaje, con un intervalo de 48 horas entre dosis y dosis. Dura tres años.

Cólera: Dos dosis (en este caso no son pastillas, sino una especie de brebaje mágico que tengo que hacerme yo misma en casa) separadas por un intervalo de una semana, también unos días antes de salir.

Vacunas que no me han dado

Rabia: Todos sabemos en lo que consiste, así que no voy a explicar. Riesgo de que un mono se me tire a la cara y me clave las uñazas o me muerda siempre hay… pero a mi si no me la dan, no digo nada. No me preocupa demasiado.

Encefalitis japonesa: Se trata de una enfermedad vírica, endémica en algunas zonas del Nordeste y Sudeste Asiático y Subcontinente Indio, que se transmite a través de picaduras de mosquitos infectados y está estrechamente relacionada con el medio rural, sobre todo en las granjas de cerdos y el cultivo de arroz. La mujer que me atendió me dijo que  para un periodo de cuatro meses en India no la estaban dando. No me he quedado demasiado tranquila, la verdad… Sólo cuatro meses en India, sí, pero ¿y el resto de Asia? ¿y las condiciones en las que voy a viajar? No sé, no sé…  Pero bueno, para preocuparme de verdad, tengo la siguiente:

Poliomielitis: O “la polio”, para que nos entendamos. Aquí es donde me entra de verdad el canguelo… ¿por qué no me han dado esta vacuna?  A pesar de tratarse de una enfermedad casi erradicada en muchos países, su presencia en India aún es importante, y más cuando hablamos de zonas rurales y personas que van a estar en estrecho contacto con la población local, como es mi caso. Desde que he llegado a casa, no he hecho otra cosa que entrar en foros, blogs y páginas web de diferentes viajeros, y todos, absolutamente todos, salían con su vacuna para la polio dada. Todos. Por eso, el hecho de que la doctora no sólo no le diese importancia, sino que ni la mencionase, no puede hacer menos que mosquearme… Lógicamente, no voy a poner en duda sus conocimientos en medicina con respecto a los míos, pero consultaré a mi médico de cabecera (que casualmente es especialista en enfermedades infecciosas) esta semana…

Y como éste blog pretende servir de orientación, en todos los aspectos, a futuros viajeros, vayamos a lo práctico. Esto es lo que cuesta la (casi) inmortalidad:

Fiebre Amarilla: 17,60 euros.

Tétanos y Difteria: administración gratuita.

Hepatitis A: administración gratuita.

Fiebre Tifoidea: Vivotif, de venta en farmacias bajo prescripción médica. Precio oficial: 8,04€. Precio con receta: 3,22€.

Cólera: Dukoral, de venta en farmacias bajo prescripción médica. Precio oficial: 42,95€. Precio con receta: 17,18€.

Malaria: Que te pique un ejemplar de mosquito anopheles y tu estés inmunizado… no tiene precio. Y digo que no lo tiene porque no existe vacuna posible contra la malaria. Sólo cabe la posibilidad de llevarse unas cajitas de la profilaxis (el ya mencionado Lariam, Maralone, Savarine…), indicada sólo en viajes de corta duración, ya que para quien pretenda estar un año tomándome la pastillita, (además de ser un coñazo y no garantizarte nada), los efectos secundarios pueden ser aún más perjudiciales y molestos que el hecho en sí de enfermar (esperemos que no) y acudir a un centro hospitalario a tratarlo o tirar del tratamiento de choque.

En mi caso, y aconsejada por la doctora, he optado por esa última opción: pasar de la profilaxis (porque, además, al parecer los efectos secundarios se agravan aún más en mujeres y personas de bajo peso) y llevarme en la mochila un par de cajas de Maralone, de las que tendré que tirar en caso de notar los primeros síntomas (fiebre alta, sudor, temblores…) y hasta que me vea un médico.

Sobre el Maralone es importante señalar, para quien aún no se haya enterado, que desde enero de 2009 está subvencionado por la Seguridad Social. Es decir, que mientras antes el precio de la caja era de 54 euros (algo que echaba para atrás a muchos viajeros a la hora de escogerlo), ahora, previo paso por el médico de cabecera para que nos lo recete, se nos queda en 2,64 euros, un ahorro más que importante.

Y con esto termino el primer capítulo referente a la salud. El próximo día: el botiquín (que por trillado que pueda parecer, me he enterado de alguna cosilla curiosa).

¡Compártelo!
Share on Facebook2Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

,

9 comentarios en La salud también viaja. Primera parte: Las vacunas

  1. Gromit 25 noviembre, 2010 at 10:58 #

    Mmm…
    Curioso…
    Una chica sanota… Pero no inmortal… Ten cuidadito…

  2. javixas 25 noviembre, 2010 at 10:58 #

    La mejor noticia de todas que el Malarone esté subvencionado de una vez por la seguridad social, porque tirar de Lariam (el único antipalúdico que estaba antes subvencionado por la seguridad social) con la cantidad de efectos secundarios que tiene casi que convierte un viaje en una tortura.

    Mi experiencia con el maralone es muy buena, eso si, los antipalúdicos son muy fuertes para el hígado y no está de más tomarse alguna protección. Y tener atención cuando se está mal de la tripa por estos paises porque pierde su efecto y no quieres que te piquen en ese momento ningún mosquito…

  3. Rubén 25 noviembre, 2010 at 10:59 #

    Lo dicho, llevas una buena colección de banderillas ^^ (y lo que te rondaré, morena)

  4. panedu 25 noviembre, 2010 at 10:59 #

    Me resulta curioso que el nombre de la vacuna este en ingles pero la fecha esta en nuestro formato dia-mes-año y no en ingles mes-dia-año.

    Añade esta página para futuros visitantes:

    http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/Paginas/informacion_representaciones.aspx

    En la parte de la derecha eliges el pais y te dice las vacunas obligatorias y las recomendadas.

  5. panedu 25 noviembre, 2010 at 10:59 #

    También te viene bien para saber los visados que necesitas y cualquier información que disponga nuestra embajada.

  6. Ku 25 noviembre, 2010 at 11:00 #

    Gracias Edu! En los enlaces tengo añadido al maec.es en general… precisamente porque puedes encontrar información sobre varias cosas. A partir de ahí, el que tenga interés que rebusque un poquito =P

  7. Laia 25 noviembre, 2010 at 11:00 #

    Carmen! vas a rebentar con tanta medicación! Cuando veas a un mosquito…CORRE!

  8. Scaramouche 30 enero, 2015 at 14:19 #

    A mi en Castilla y León me piden 18,30€ por la de la hepatitis A :/

  9. Fernando Nieto 6 junio, 2016 at 21:11 #

    Hola Carmen,

    Como funciona la consulta en el Centro de Vacunación Internacional? Te ponen la vacuna (de la fiebre amarilla por ejemplo) en el mismo momento o tienes que volver otro día o ir al centro de salud a que te la pongan?

    Gracias!!

Deja un comentario