Menu

Mi alimentación en el sudeste asiático, Vol.2

En esta segunda entrega de “mi” alimentación en el sudeste asiático voy a abordar únicamente dos países: Vietnam e Indonesia (más una pequeña referencia a Laos). Sé que había prometido que en esta entrada iría también Malasia, pero a la hora de recopilar todo lo que tengo, me he dado cuenta de que hay tanto de lo que hablar de estos dos gigantes de la gastronomía mundial, que si pretendía añadir algo más me iba a quedar una entrada enorme. Así que Malasia mejor la dejo para la siguiente…

Vietnam

Los vietnamitas, esos extraños y peculiares seres a los que tanto amo, presumen de comer “todo lo que vuela, menos los aviones; todo lo que nada, menos los barcos; y todo lo que tiene patas, menos las mesas”. Semejante afirmación es una terrible y brutal falacia: ¡ tampoco comen sillas! Por lo demás, podríamos admitir que razón no le falta: en Vietnam se come de todo, algo que quedó de sobra comprobado el día que me dí de bruces con el perro, pero también con los sapos, serpientes, ratas… y más bichejos que pueden encontrarse en los menús de cualquier restaurante.

Si esperabais fotos de ello, os vais a quedar con las ganas: no lo probé (ni ganas que tenía), pero que nadie desespere: hoy voy a introducir varias novedades culinarias, porque me consta que debo teneros ya fritos con el arroz (no pretendía hacer un chiste).

Lo cierto es que para un “tragón”, o alguien que disfrute probando platos exóticos, Vietnam es el paraíso. Como lo comen todo, todo y todo, y prueban con todo, todo y todo, del mismo modo que, por un lado, sacan a la luz creaciones espeluznantes que desearíais no haber visto/olido/probado en vuestra vida; por otro, cuentan entre su cultura gastronómica con algunos de los platos más exquisitos y refinados que puedan llevarse a la boca.

Huelga decir que yo a restaurantes de cinco tenedores no he ido, pero la comida popular, la del carrito, tampoco se queda atrás. Por hacerlo fácil y resumirlo en menos de diez palabras: volvería a Vietnam sólo por su comida. Ahí queda eso.

Rollitos de primavera: Supongo que de estos no tendré que dar grandes explicaciones, ya que todos estamos hartos de verlos en los restaurantes chinos, y cualquiera puede comprarlos “listo para freír” en el super de la esquina. A simple vista, la principal diferencia de los rollitos chinos con los vietnamitas, es que estos últimos son de un tamaño muy inferior a los primeros, de modo que pueden comerse perfectamente de un bocado. Sin embargo, las diferencias no terminan ahí: los rollitos vietnamitas son… ¿cómo decirlo? más sutiles, más refinados…más ricos, en definitiva. Al primer mordisco, con el crujir de la pasta de arroz despedazándose en la boca, uno se ve dominado por un caleidoscopio de sabores y matices difícil de describir: el relleno de verduras, setas chinas, carne o gambas, brotes de soja… en fin: si no lo habéis hecho ya, tenéis que probarlos.

P5238498

Rollitos de verano: Tengo que admitirlo: siempre me ha gustado el nombre de este plato… :P Imaginaros los mismos rollitos de primavera, pero fríos y sin freír: eso son los rollitos de verano. Aunque el relleno sea básicamente el mismo, hay matices: suelen ser más vegetales, con lechuga por ejemplo (cosa que en los rollitos de primavera no se ve jamás… no pega), pero por supuesto también con gambas, cerdo… A mi me encantan, porque además llenan una barbaridad (la pasta de arroz sin freír es como “gomosa” y lleva su tiempo  masticarla) y me siento mucho más sana que comiendo fritangas, jeje. ¡Es de lo más parecido a la ensalada que he encontrado! De hecho, su nombre vietnamita, goi cuôn, significa precisamente eso: ensalada enrollada. El único inconveniente, para mi, son unas hierbitas que les meten, creo que es menta y perejil, que le dan un sabor que no me gusta nada… pero bueno, ¡con quitarlo asunto solucionado! Un 60% de mi alimentación en Vietnam ha estado basada en estos rollitos (de verano :P ).

P5238497

Este es el aspecto de los rollitos de verano "populares", bastante grandotes. Un plato de 3 cuesta 30.000 dongs

P6109252

Rollitos de verano en un bar "pijete" (el día de mi cumpleaños): más pequeñitos, pero igualmente deliciosos

Si entre todos los platos de la gastronomía vietnamita hubiese que escoger uno como el “plato nacional”, este sería sin duda el Pho. El Pho es una sopa hecha a base de un caldo en el que se han hervido, muy lentamente y durante mucho tiempo, huesos de ternera, verduras y especias. Con el caldo listo e hirviendo, y cuando el paseante de turno se acerca al carrito y pide su tazón de Pho, se le echan unos noodles que ya estaban hervidos de antemano; carne de vaca (“Pho Bo”), de pollo (“Pho Ga”), y más verduras frescas que se cocinan al momento. Por último, también se puede rematar la jugada con algunos cacahuetes triturados, salsa de chili, soja… aunque solo sin más está buenísimo. Otro de los platos por los que volvería a Vietnam. Un tazón como el de la imagen sólo cuesta 25.000 dongs (no llega a un euro).

P6119260

Che: Bueno, con el “Che” me estoy metiendo en camisa de once varas, ya que este nombre no se refiere a un plato, sino a una gran variedad de ellos. El nombre “Che” engloba un amplio surtido de dulces, que pueden ser fríos o calientes; hechos a base de judías, arroz,  tapioca, o diez cosas más; “líquidos” o “sólidos”… En fin, simplemente como muestra, y ya que los carteles anunciando “che” se encuentran cada cinco metros en cualquier pueblo de Vietnam, aquí os dejo una fotografía de uno que probé yo, y que no estaba malo del todo… La verdad es que parecía arroz con leche.

P5238496

Qué será, será...

Cao Lao: Plato típico de Hoi An, el Cao Lao es otra sopa de noodles con crouttons, láminas de cerdo, brotes de soja, verduras…Algo realmente sublime, al que sólo le veo una pega: ¡yo siempre me quedaba con hambre! Sólo se encuentra en Hoi An, ya que se hace con agua de sus pozos, que dicen que le dan un sabor y unas propiedades particulares…

P5318657

Otra delicia típica de la ciudad de Hoi An es el “White Rose”, una especie de raviolis que podrían recordar también a los momos de Nepal, pero rellenos de gambas… Una auténtica exquisitez, pero un poquito más cara (para lo que llena): el plato de la fotografía cuesta 60.000 dongs (unos 2,4 euros).

P5318656

Y arroz… ¡no podía faltar! En Vietnam se le llama Com, y junto con los carteles de Pho y Che, es de lo que se puede encontrar en todas las esquinas. Un buen plato, con tres acompañamientos de verdura o carne a escoger, cuesta 15000 dongs (50 céntimos de euro), ¡regalado! Mi favorito, el de gambas, era un poco más carito: 25000 o 30000 dongs, pero dada la calidad de los “gambones”, merece la pena pagar la diferencia…

P5238495

En esta imagen, el cerdo tiene peor aspecto, pero la pongo para que veáis la sopita que acompaña siempre a los platos en cualquier puestecillo

P5238494

Este cerdo es más apetecible, ¿no?

P5238499

Mi favorito

Laos

Como supongo que recordaréis, mi estancia en este país puede reducirse a Luang Prabang, y ya en su entrada correspondiente hablé largo y tendido de su comida (o más bien, puse bastantes fotografías); de modo que no me detendré en hablar más que de lo que sé, y al que necesite refrescar memoria, le invito a que vuelva a pasar por ella.

Indonesia

Ohhh, ¡la comida de Indonesia! He probado tantos platos, tan diferentes a todo lo que puede encontrarse en los países anteriores, que maldigo no haber hecho más fotografías. Además, muchos de ellos los tomé en compañía de mis anfitriones, y la ocasión muchas veces no daba para sacar la cámara y hacer un estudio gastronómico… Es una pena, porque la comida de Indonesia me ha dejado “idiotizada”, ¡siempre tenía ganas de comer! De lo malo-malo, alguna cosita puedo enseñaros:

Gado-Gado: mi “plato oficial” hasta que descubrí el cap cay. Se trata de una especie de ·”ensalada” (por describirlo de alguna manera) que puede llevar de todo, aunque los ingredientes más recurrentes son verduras, judías, tofu, patata cocida, en ocasiones (no siempre) arroz, huevo cocido, “habas” de soja fritas, kerupuk (lo que en occidente conocemos como “pan de gambas”)… todo ello regado con salsa de cacahuete algo picante, muy muy densa. Está buenísima, pero antes de llegar a la mitad del plato ya sientes que tu estómago va a reventar (se han dado casos de personas que han necesitado que les levanten con grúa de la silla). Como digo, fue mi plato “estrella” durante bastante tiempo, ya que me parecía fantástico poder huir un poco del arroz (aunque a veces lo lleve), y una vez más, fue lo más parecido a la ensalada que pude encontrar… lo que más “ligero” me parecía, vaya. Hasta que encontré el cap cay.

P7080511

¡¡Gado-Gado popular por 5000 rupias!!

Gado-Gado

Gado-Gado "pijo" por 10.000

Cap Cay: Resulta bastante irónico: durante el mes que he estado en Indonesia, habré comido cap cay no menos de 50 veces. Y no le hice ni una sola fotografía. Supongo que son cosas que pueden pasar: fue “mi” plato, día sí, día también, de modo que siempre pensaba “el próximo día…”, y al final se me olvidó.  En fin, para que nos hagamos una idea, el cap cay es algo así como el “chop suey” chino, pero al estilo indonesio; es decir, un popurrí de verduras hervidas, troceadas y con salsa, que normalmente se sirve acompañado de arroz. A falta de mi propia fotografía, os dejo el link a una imagen buscada con Google.

Otro plato habitual en los restaurantes indonesios, aunque más “sofisticado”, es el Ayam Kentang Kari; esto es: curry de pollo y patatas. Otra variante sería el Ayam Semur, que es también un pollo al curry, pero más dulzón, puesto que se cocina con leche de coco. En ambos casos se sirve acompañado de arroz (aparte).

P7241040

Ayam Kentang Kari

Un plato del que no soy muy fanática (de hecho sólo lo comí una vez, por invitación de mi amiga Anggi), son las meatballs; esto es: albóndigas. No es que las albóndigas no me gusten (que se lo digan a mi abuela), pero las meatballs indonesias no me terminan de tocar. Tal vez sea su aspecto, como muy “artificioso”, blanquecino… o tal vez su textura. No sé, pero lo incluyo porque es un plato popular, y además en Indonesia tiene su peculiaridad propia: pocas veces son sólo de carne. Suelen ir rellenas de chili, queso, champiñones… y de hecho, muchas veces lo que se hace es pedir un bol con muchas de ellas, sin especificar de qué se quieren, para que sea el relleno sea “sorpresa”. Cuando te toca una de chili, echas espuma por la boca…

P7040365

A mi no me terminan de convencer...

Y para rematar la jugada, una vez más… ¡nuestro queridísimo arroz! Cuando se trata de un plato principal, y no de un acompañamiento, suele comerse frito, lo que en Indonesia se conoce como Nasi Goreng. La verdad es que presenta un aspecto muy, muy peculiar,  como rojizo, debido a la salsa de soja con la que se cocina, y el grano es como más ·”gordote”. Muchas veces te lo sirven también con un huevo frito encima, además de pollo, seafood… a elección. Es un señor platazo, muy barato (nunca cuesta más de 8000 o 9000 rupias: menos de un euro), y capaz de llenar al más hambriento.

P7211013

El arroz frito en Indonesia presenta un aspecto muy peculiar

Termino con la cultura gastronómica de Indonesia poniéndoos la fotografía de dos de los muchos platos que tuve el lujo de probar con mis anfitriones, y que no pueden incluirse dentro de la comida popular, ni por su elaboración, ni por su precio. Ni me preguntéis el nombre, ni cómo se hacen (bueno, lo de la segunda imagen sí: son gambas rebozadas, jeje), pero os puedo asegurar que son una “delicatessen” de las que no se comen todos los días.

P7010027

Me dijeron que estaban hechos de gambas... me da igual ¡me los comí todos!

P7010028

Gambas rebozadas

El próximo día: Malasia y frutas del sudeste asiático.

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

,

6 comentarios en Mi alimentación en el sudeste asiático, Vol.2

  1. Rubén 7 Agosto, 2010 at 10:41 #

    Pues va a ser que me ha entrado hambre, es muy tarde para desayunar, y muy pronto para comer… XD

  2. Riky 7 Agosto, 2010 at 19:44 #

    Estas dos entradas las estaba esperando como agua de mayo..je,je..
    Decirte que soy un fanático del arroz..paellas,risottos, caldosos..cremosos. como sea, siempre que estén bien elaborados..Me llama atención lo del Red Bull.
    y el vino?..y la cerveza? ..a caso comen con agua?..en fin, muy apetitosos la mayoría de los platos..pero !hay¡.. cuando pilles un buen cocido Montañés.ja,ja
    Un Abrazote..

  3. Nacho 18 Enero, 2012 at 15:54 #

    El primero de los que “no sabes” que eran, es Dim-Sum, una especie de entrantes que existen en casi toda asia y están… DE PUTA MADRE!
    Es mi plato asiático preferido, soy un auténtico yonki del Dim-Sum, tu probaste sólo uno, pero dentro de esa “categoría” hay muchos más del mismo tipo.
    Lo que no sé decirte es que “delicatessen” Dim-Sum concreta es, porque yo cuando lo como (en un restaurante asiático de mi ciudad los hacen muy bien, es fácil encontrarlos) sólo lo pido un variado genérico y no se a que nombre corresponde cada uno :P

    • Ku 19 Enero, 2012 at 2:52 #

      ¡Hola Nacho!

      ¿Estás seguro de que es Dim-Sum? Mira que yo eso lo asocio más a China.. esos bocaditos de masa blanca, rellenos y cocidos al vapor que se parecen tanto a los momos de Nepal….

      En cualquier caso, seguro que son muy parecidos!

      ¡Muchas gracias por la aportación!!

  4. Alberto 28 Febrero, 2013 at 12:25 #

    Hoy me he levantado con hambre…. y todo lo que leo es de comida! La parte de Indonesia me ha gustado mucho, sobre todo el arroz frito! :)

    • Carmen 28 Febrero, 2013 at 13:23 #

      Indonesia es otro país donde se come muyyy bien (y es fácil encontrar alternativas veggies :P)

Deja un comentario