Menu

La salud en India: recomendaciones y advertencias

Como parte del “especial viajar sola a India” que estoy publicando estos días, he decidido actualizar esta entrada en la que hablo del cuidado de la salud en India; más concretamente, de todo lo que tiene que ver con la alimentación.

Para ilustrar los consejos con una experiencia real, comienzo contando un suceso (mi peor experiencia en India, de largo) que en su momento mantuve en secreto, y que si bien se trata de un caso extremo, creo que puede resultar bastante ejemplarizante… de lo que no se debe hacer. Las conclusiones y recomendaciones las tenéis al final.

Empiezo señalando que antes de emprender mi vuelta al mundo en 2010, además de llevar puestas todas las vacunas recomendadas, había contratado un seguro de viaje World Nomads con una duración de siete meses, que nunca prolongué. Este seguro, al menos en aquella época, era muy completo y lo cubría todo: robos, regreso anticipado por causa mayor, la visita de dos familiares en caso de enfermedad grave… e incluso la repatriación del cuerpo en caso de fallecimiento. Pese a toda esta palabrería, todos sabemos que el seguro es una de las pocas cosas que se contratan deseando no tener que usarlo nunca. Lamentablemente, a mi me tocó.

Mi experiencia enferma en India (o “cómo la lié parda“)

Durante mis primeros días en India me tomaba muy en serio el cuidado de mi salud: sólo bebía agua mineral de botella (que también usaba para lavarme los dientes), no me metía en la boca ni una sola verdura cruda (por mucho que me jurasen haberla lavado, y aunque me moría por comer una ensalada) y, aún así, a los pocos días pillé la famosa “diarrea del viajero“, que por cierto me duró casi tres semanas. Sé que el picante no fue el culpable porque yo como fuego si me dejan. ¿Tal vez un bichito? Posiblemente.

salud, india, consejos, donde comer, higiene

[Restaurante turístico en Paharganj, segundo día en India.]

salud, india, consejos, alimentacion, higiene

[La mujer de Ghan, en Jaipur, me hizo arroz blanco con agua mineral para ayudarme a pasar la diarrea.]

En cualquier caso, este incidente puntual es algo habitual a lo que no hay que dar la menor importancia: si viajas a un país como India, lo raro es no tener algún pequeño problema intestinal  (al menos una vez). La historia sigue.

Una vez superado ese primer bache, empecé a relajarme. Confieso mi total culpa: me creí “inmunizada” y comencé, no sólo a enjuagarme con agua corriente, sino a beberla directamente del grifo (y de las jarras de cualquier restaurante de poca monta, que viene a ser lo mismo), comía todo lo que me llamaba la atención de los puestos callejeros (en grandes cantidades) y, en definitiva, hacía una vida completamente normal… para un indio. Pero mi sistema inmunológico no estaba preparado para ello.

Al mes largo de viaje, algo empezó a ir mal. Recuerdo exactamente el día, e incluso el momento: en el tren de Delhi a Amritsar comencé a sentir un dolor de ovarios terrible (a mitad de ciclo, sin razón alguna), hasta tal punto que rompí a llorar de puro dolor y todo el vagón acudió a mi asiento para consolarme, acariciarme el pelo y tratar de tranquilizarme. Como a las cuatro horas el dolor paró definitivamente, decidí no pensar más en ello.

viajar a la india, comer gratis, barato, mochilero

[Pocos días después, almorzando en el comedor del Templo Dorado, en Amritsar.]

Pasó el tiempo, y cuando un par de semanas más tarde ya casi había olvidado el suceso, me asaltó de pronto un nuevo y tremendo dolor en el bajo vientre que no desaparecía de ninguna forma. Era como tener una enorme pelota de hierro en la barriga, que me dolía cada vez que daba un paso, que me subía a un rickshaw (el pinchazo que sentía con cada bote me hacía ver las estrellas) e incluso al darme vuelta en la cama. Paralelamente, la regla no me vino cuando la esperaba (algo que achaqué a los nervios del viaje y al cambio de vida) y mis “visitas” al baño eran más que escasas, inexistentes.

Ante tales síntomas (también me dolía al hacer pis), yo misma me auto diagnostiqué (mal hecho) una infección de orina “y seguramente algo más”, de modo que empecé a tomar el antibiótico de amplio espectro que llevaba para caso de emergencia. Efectivamente, con el antibiótico el dolor remitió un poco, pero en cuanto terminé la caja, volvió de nuevo. Como ya no tenía más antibiótico, empecé con el Ibuprofeno; que sí, me aliviaba, pero sólo un poco, y nunca por más de dos o tres horas.

salud en india, consejos, aceite, fritos

[Así freía, así, así…]

Pasaron los días y el dolor fue en aumento: empecé a preocuparme. Llegué a creer que tenía algo realmente malo y que me vería obligada a regresar a España. De hecho, si miráis el archivo del blog son unas semanas (de Haridwar a Nepal) en las que apenas publiqué dos o tres entradas: no tenía fuerzas, y tampoco podía decir la verdad. Con mis padres hablaba lo justo, segura de que si llegaban a sospechar lo que me ocurría, aparecerían al día siguiente para llevarme de vuelta a casa, cosa que yo no quería bajo ningún concepto.

A estas alturas alguno se preguntará: “Pero, alma de cántaro, ¿estás loca? ¿Cómo no se te ocurrió ir al médico?”. Se me ocurrió, claro que se me ocurrió. Al principio debo reconocer que tenía la esperanza de que fuese una molestia puntual, que se me pasaría por sí solo; después, cuando vi que el asunto no sólo no remitía, sino que empeoraba, pregunté a varios amigos indios así como a otros viajeros, y todos me dijeron que el mejor hospital de la zona estaba en Varanasi. Así que seré sincera: si no fui antes al médico fue porque estaba sola, acojonada, y no quería ir a un curandero cualquiera.

Finalmente llegué a Varanasi y fui al hospital que me habían recomendado: el Heritage, para más señas. Aunque las colas eran impresionantes (había gente sentada, tumbada, e incluso dormida en el suelo de todos los pasillos), el centro cuenta con una consulta específica para los extranjeros donde me atendieron casi inmediatamente. En un spanglish dudoso, y ayudándome con gestos, conté al médico lo que me ocurría y lo que yo pensaba que podía ser la causa (mi paranoia: una infección de orina que posiblemente se me hubiese ¿extendido? a los ovarios, o viceversa). Sobre todo, le pedí una y otra vez que por favor me viese un ginecólogo.

salud en india, consejos, hospitales

[Consulta para extranjeros en el Heritage Hospital de Varanasi. (Fotografía de Juicray)]

Lo del ginecólogo fue absolutamente imposible (el médico me miraba como si estuviese loca por pedir algo así), de modo que en base a las respuestas a dos o tres preguntas de parvulario que me hizo, determinó que posiblemente tuviese una infección “por esa zona” (algo relativamente normal viajando de esta manera y con unas medidas higiénicas cuestionables), que la interrupción de la regla posiblemente se debiera a los nervios; y me mandó a hacer una radiografía y una eco (además de análisis de sangre, a los que me negué rotundamente) donde se vio, por fin, el verdadero meollo del asunto: además de un quiste en el ovario (perfectamente “funcional”, pero sin duda el origen de los dolores aquel día en el tren), tenía una GIGANTESCA inflamación e infección en el intestino, causa inequívoca de la hinchazón en la barriga, la “pelota de hierro”, el tránsito intestinal nulo, y todo lo demás.

Me ingresaron inmediatamente, y esa noche la pasé en el hospital. Posiblemente, una de las peores noches de mi vida, ya que aunque los médicos insistían en que no era nada grave y que por la mañana podría irme, cuando se está solo (y recién llegado) en India, te ingresan en un hospital, y te han explorado “a medias” pero aún así te ingresan… no te fías de nada.

A la mañana siguiente me dieron el alta; el médico me prohibió terminantemente comer cualquier cosa que no estuviese envasada (conclusión: durante varios días tuve que alimentarme a base de galletas, chocolatinas y frutos secos), beber agua de las jarras comunes, y me recetó un montón de medicamentos así como un nuevo antibiótico de amplio espectro, ya que según su opinión, si había notado mejora con el mío y el dolor había vuelto al abandonarlo, probablemente fuese porque lo había tomado menos tiempo del necesario -teniendo en cuenta el “tamaño” de mi problema-. Seguí las instrucciones a rajatabla, y a los pocos días los dolores desaparecieron.

viajar a india, consejos, hospital, seguro de viaje

[Completamente recuperada, en el Holi Festival de Kathmandú.]

La seguridad de viajar con seguro

Contada la pena (para que veáis que a veces ocurren cositas, pero que con un poco de voluntad todo se supera), paso a relatar cómo respondió World Nomads ante el problema. Estupendamente. No tuve que llamarles antes de ir al médico (en cualquier caso, no lo hice) y no me pidieron más datos de los que yo les envié: un email explicándoles lo que me había pasado y las facturas escaneadas del hospital y la farmacia (hay que decir que el importe total de todo no llegaba ni a los 100 euros). A los tres días ya me habían escrito para decirme que se hacían cargo de todo, que contase con ellos para lo que necesitase, y que lo antes posible me ingresarían el dinero en mi cuenta corriente; algo que hicieron a las tres semanas, más o menos.

Desgraciadamente, al poco tiempo, cuando tras pasar 15 días en Nepal llegué a Kolkata, volvió a ocurrirme lo mismo: dejé de ir al servicio, la barriga se me empezó a hinchar, y apenas podía dar dos pasos seguidos sin retorcerme de dolor. Esta vez sí, fui a un curandero, quien tras escuchar mi historia y mirarme un poco, me dijo que el problema definitivo, la verdadera causa de todos mis males, era el aceite, que en los puestos callejeros (además de no ser de muy buena calidad, ahora llegaré a ello) se reutiliza una y otra vez. Para recuperarme tuve que dejar de comer fritos y tomar unas cuantas pastillas (laxantes naturales, suplementos de enzimas, entre otras cosas), cuyo coste World Nomads asumió sin queja tras enviarles de nuevo las facturas correspondientes.

Tras esa última experiencia cambié India por el Sudeste Asiático (porque ya tocaba, no porque me quisiera ir), donde seguí evitando los alimentos muy fritos, y el dolor nunca volvió.

Y desde entonces, ¿qué tal?

Mentiría si dijese que el suceso no me ha dejado alguna secuela. Hasta entonces nunca había tenido ningún problema intestinal (al margen de ser algo estreñida, que lo sigo siendo), y durante el primer año después de ese viaje, cada vez que comía alguna fritanga me sentaba fatal. Por poner un ejemplo, una noche a los pocos meses de llegar me preparé para cenar los típicos calamares rebozados (de bolsa, congelados), y antes de que hubiera terminado de comer, la barriga se me empezó a hinchar, a dolerme hasta hacerme llorar y casi termino otra vez en el hospital. Afortunadamente algo así no ha vuelto a ocurrirme, pero ya tengo asumido que los fritos no los tolero bien y, por tanto, procuro comerlos o al menos no abusar de ellos. Lo dicho: en mi primer viaje a India la lié parda, ¡quién me mandaría a mí!

Desde entonces mis viajes a India son cada vez más frecuentes y largos en el tiempo. Ya no cometo locuras como beber agua del grifo por sistema, pero tampoco soy tan aprensiva como para lavarme los dientes con agua embotellada. Si como en un templo (jainista, sikh…) donde sé que el agua ha sido filtrada, bebo de las jarras sin temor. Y sigo comiendo pakoras y katchoris de los puestos callejeros (¡qué ricos!) pero siempre fijándome bien en la higiene, y sin pasarme. Nunca he vuelto a tener problemas estomacales y/o intestinales en India.

consejos, salud, viajar a la india, picante

[Cómo me gusta la comida de éste país ]

Consejos para cuidar vuestra salud en India

Llegamos a la parte práctica del asunto, que en realidad podría resumir como “no hagáis nada de lo que yo hice” y quedarme tan contenta. Pero seré seria: he aquí algunos consejos básicos para cuidar vuestra salud en India.

– Lo más importante (y no me canso de repetirlo) es viajar sin miedo, porque si os obsesionáis con que vais a enfermar, y que esto o lo otro os ha sentado mal, al final os ocurrirá.

– De todas formas, no hay nada más común que sufrir una pequeña (o gran) diarrea en India, así que id preparados para ello por si acaso. Si no os toca, genial; si os toca, lo solucionaréis con una dieta estricta a base de arroz y un antidiarreico como Tiorfan.

Cuidado con las frutas y vegetales crudos. Elegid frutas que podáis pelar o lavar vosotros mismos, y las ensaladas, solo en restaurantes de confianza (o donde podáis prepararla vosotros). No es cuestión de entrar en la paranoia, pero unas precauciones mínimas en pequeños detalles como estos pueden evitar alguna situación desagradable para los estómagos más delicados.

– La comida callejera es deliciosa, pero tratad de no abusar de las fritangas. En la mayoría de estos puestos, además de reutilizar el mismo aceite una y otra vez, suelen cocinar con aceite de mostaza (mucho más barato), cuyo uso alimenticio está prohibido en la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá por su alto contenido en ácido erúcido (al parecer, no muy bueno para el corazón). Insisto en que no hay que volverse loco: si bien su uso está extendido, en todos los puestos no usan aceite de mostaza, y menos en los restaurantes un poco más turísticos (aunque puede darse el caso). La forma de reconocerlo es fácil: por su olor y sabor algo picantón. La verdad es que está bueno. Si coméis algo cocinado con este aceite de vez en cuando… no os va a pasar nada.

El agua, siempre embotellada. No bebáis agua del grifo, ya que contiene bacterias para las que nuestro cuerpo no tiene defensas. Si por error os equivocáis una vez o tragáis un poquito al lavaros los dientes, lo mismo: no va a pasaros absolutamente nada.

consejos, salud en india, diarrea, enfermo

[Cuidadito con esto…]

viajar a india, higiene, comida callejera, barato

[… con esto…]

salud-india-beber-agua

[…y con esto.]

– Si pese a todas las precauciones os ponéis malos o notáis que algo no va bien, id inmediatamente al médico. En las grandes ciudades como Delhi, Mumbai, Kolkata o Varanasi, hay hospitales perfectamente preparados para recibir a extranjeros residentes o turistas, donde os van a atender estupendamente (***aunque su criterio a la hora de fijar tratamiento sea algo distinto al nuestro. Ver nota final). En los lugares más pequeños, si no sabéis a quién acudir, preguntad primero a vuestra compañía aseguradora: yo ahora viajo siempre con IATI, quienes además de atender en castellano (algo que se agradece en momentos de crisis), responden rápidamente indicándome lo que debo hacer.

– Esto nos lleva al punto más importante: viajad siempre con seguro. Aunque la sanidad en un país como éste no sea cara, la seguridad que proporciona saber que cuentas con un buen respaldo detrás es impagable. Si queréis contratar vuestro seguro IATI con un 5% de descuento por ir de mi parte, podéis hacerlo en este enlace.

Y con esto y un bizcocho, ¡a disfrutar del viaje!

*** Nota final: En India, así como en otros países asiáticos (Nepal, Sri Lanka, Vietnam… lo sé porque he visitado hospitales en todos ellos -por razones varias-), tienen la costumbre de darte un medicamento para cada uno de los síntomas que describas. Por ejemplo: si dices que te duele al hacer pis, tienes fiebre, te duelen los riñones y también la cabeza, aunque concluyan que lo que sufres es una infección de orina, no solo te darán el antibiótico pertinente para atacar el problema, sino también pastillas para el dolor de cabeza, algo para la fiebre, un relajante muscular… y lo que haga falta. Como además las cajas y prospectos no siempre están escritos en inglés, te encuentras con un montón de pastillas que no sabes para qué son, por lo que tiendes a tomarlo todo, siendo totalmente innecesario y quizás hasta antiproducente por los efectos secundarios que acarrean. Mi consejo es que os toméis la molestia de traducir y preguntar (a vuestro médico de cabecera, si podéis llamarle) qué es cada uno de ellos, para obviar todo lo accesorio. Se supone que una vez erradicado el problema, los síntomas desaparecerán, y “empastillarse por empastillarse” no es bueno.

¿Quieres viajar a India?

En PANIPURI VIAJES organizo viajes tanto a medida como en grupo a India, Nepal, Sri Lanka, Vietnam… Si buscas un viaje diseñado desde la experiencia y preparado con el corazón, ¡ponte en contacto con nosotros!

¡Compártelo!
Share on Facebook57Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, , , ,

42 comentarios en La salud en India: recomendaciones y advertencias

  1. Lucia 5 diciembre, 2010 at 18:26 #

    Vaya historia, que susto te tuviste que pegar!

    Al final que paso con la regla? Te vino? Me gustaria saberlo

    Un beso

    • Angie 15 septiembre, 2017 at 3:25 #

      Jajajaja Por un momento he pensado que este comentario era del novio… 😂 😂

  2. José Carlos DS 5 diciembre, 2010 at 20:16 #

    La verdad que siempre que se viaja a un país exóticos tomas buena nota de las típicos consejos para no tener problemas de salud y siempre se peca de lo mismo, sobreconfianza al pasar los días y pensar que ya estás en completa simbiosis con el entorno xDD

    Y luego se junta que en un país extranjero cuesta siempre ir al médico, porque no te sientes igual de cómodo como en España, aún me acuerdo el esquince que me hice en Yosemite y me tiré 2 días cogeando porque ya eran los últimos del viaje hasta que en España ya fui y el médico un poco más y me pega con la silla xD

    Me alegra que esos problemillas no fueran a más, eso si no cuela nada ese mensaje de: “Completamente recuperada, en el Holi Festival de Kathmandú” claro… claro… y esas alarmantes manchas rojas en la cara de que son? jajaja

    Saludos y excelente entrada ;)

  3. Ku 6 diciembre, 2010 at 16:49 #

    Lucía: ¡Claro que me vino! jajaja si no, no lo contaría tan a la ligera… :P Eso sí: con tanto nervio, antibiótico, etc, tardó más de tres meses… un sustillo =S

    José Carlos: Una experiencia parecida a la de tu esguince la tengo yo en el interrail que hice hace cinco años… me quedé sin pie en la Torre Eiffel (al 5º o 6º día de viaje) y tuve que ir arrastrándome el resto de mes… =S

  4. Blai 7 diciembre, 2010 at 23:59 #

    Carmen qué entrada tan útil, de verdad… Aunque me ha acojonado un poco eso de “Y cuando a principios de Abril abandoné India definitivamente, los dolores no volvieron a molestarme más.”… Vamos que la India, es mucha India… hehe
    Estoy muy contento del nuevo enfoque del blog, de verdad. Me gusta mucho y se que le vas a sacar todo el partido que puedas! Muchos ánimos y adelante!

    Un fuerte abrazo!

  5. Criss 8 diciembre, 2010 at 1:11 #

    me he suscrito para q me llegue al mail la nueva entrada, pero eso si, no tiene el encanto de dejar aki el pertinente comentario! jejejeje
    menuda aventura…ya me imagino yo en tu situacion…me hubiera vuelto para casa seguro, jolin d verdad q tienes un par d narices eh? no sabia yo q en los hospitales te atendian aparte en la India…estaran colapsados no?…
    sigo pensando q todo esto deberia ocupar paginas d papel, ya sabes…con portada, contraportada…biografia del autor ;)

  6. Wanaker 9 diciembre, 2010 at 14:34 #

    Si yo te contara q me pasò en nicaragua…. No t lo crees

  7. Ku 9 diciembre, 2010 at 15:13 #

    Blai: No me digas eso, que tampoco quiero sembrar el pánico y el temor! Es cierto que India es mucha India, pero también en lo bueno; y te aseguro que, al menos para mí, tiene más cosas buenas que malas… =)

    Cris: No creo que sea así en todos los hospitales.. Éste era un hospital privado, bastante mejor que la media, y bueno… como Varanasi es una ciudad muy turística donde supongo que tendrán casos de guiris histéricos con diarrea todos los días… pues cuenta con su consultilla privada… pero no creo que sea lo normal! En Kolkata fui a un médico normal y corriente e hice cola en una sala de espera de 4×4 con 32 hombres… =P

    Wanaker: ¡Qué misterioso! ¿qué te pasó?

    • wanaker 9 diciembre, 2010 at 23:40 #

      pues cuando estuve en Nicaragua me pillé una diarrea de aupa, ya que los anteriores mes y medio no me corté para nada siempre comiendo porai y agua de donde se podía, y zumos y chicha y todo.

      pues tenia un amigo allá y fui a visitarle y el vivía alli. se pusoenfermo y estaba sin fuerzas y lo tuvimos que llevar al hospi de Masaya (la ciudad donde vivia). vaya hospital tercermundista, chunga chunga, gente enferma, cucarachas jugaban al escondite…… pues como estabamos con diarrea y un poco a falta de algo nos pusieron a suero, imajinate y analisis de sangre.
      cuando me metieron el suero, me desmayé y tuve convulsiones…me desperté como si hubiera corrido una maraton y luego nos dejaron en un pasillo encima de una banqueta otras 3 horas esperando haber que hacemos y hacia las 00,30 (entramos hacia las 7) nos dieron ” cama” en unos boxes. eramos mi amigo, luego una mujer cuarentona y yo. la del medio se murió……. a la mañana monjas dando pan y leche (estaba a suero ), no podemos tomar nada!!! pero eso sana todo y dios de ayuda….

      y yo que entré de rebote tenia las placas bastante peor que mi amigo que entró sin fuerzas y yo estaba fuerte…(hasta las convusiones claro)

      9 a.m. nos dan alta. cuando llegué hice todas la pruebas por si acaso…pero ese trago…….buuuffff vaya nochecita…

      un saludo y pronto te mando uun privado que quiero hablar de cosas, ok???agur benhur vecina!

      • Ku 13 diciembre, 2010 at 18:41 #

        Madre mía, vaya historia! Espero tu mail =)

        • Lidia Iacomini 23 agosto, 2015 at 23:08 #

          Tengo 60 años y mi hijo no quiere que vaya sola, aparte se poco inglés…pero vos me animaste!! Gracias!!

  8. Isabel 28 diciembre, 2010 at 17:23 #

    Muchas gracias por los consejos. Hasta mayo yo también viajaba muy feliz intentando hacer todo lo que hacian los autoctonos hasta que en México pillé una ameba y una bacteria que me dejaron KO la mitad del viaje. Desde entonces no como si no creo que la comida tiene las garantías necesarias. Y en Indonesia y Marrakech no he tenido ningún problema.

    En México me esterené con World Nomads y se tiene que decir que cumplen. A las tres semanas me pagaron los médicos, las pruebas y los medicamentos, así que en India volveré a repetir con ellos.

    Saludos,

    • Ku 29 diciembre, 2010 at 19:17 #

      Jeje, lo de las “garantías necesarias” es algo tan relativo… La verdad es que cuando uno viaja lo que apetece es sumergirse de lleno en la cultura del país que se pisa, pero es cierto que hay que tener un mínimo de cuidado porque si no pueden darse situaciones tan desagradables como la que describes, que al final te estropean el viaje… Y World Nomas es muy recomendable, yo creo que para la próxima también repetiré con ellos =)

  9. indiotizado 5 junio, 2011 at 12:28 #

    ola, acabo de ver el blog navegando un poquito por la red, llevo en india 8 meses y todo lo que me cuentas me suena, solo puntualizar un detalle, el tiorfan(mejor que el fortasec pq se puede tomar si tienes fiebre) solo se debe tomar en casos excepcionales, por ejemplo si tienes que coge run avion o si llevas 10-15 dias con diarrea y con dieta astringente no remite. el virus/bacteria sigue dentro, tu cuerpo que es muy sabio la expulsará y volverás a tu estado normal…y sobre todo llevarte sobres de suero, puedes sobrevivir 2 o 3 dias con ellos. Un saludo

    • Ku 6 junio, 2011 at 12:49 #

      Gracias por la información! Yo el Tiorfan lo usé, efectivamente, después de 15 días con diarrea…. y con él y una buena dieta, enseguida me recuperé :) (aunque luego me pasasen otras cosillas). Un saludo!

  10. empecinado 13 junio, 2011 at 13:10 #

    Un artículo muy interesante.
    Nunca pensé que ubiera problema con los fritos. Lo tendré en cuenta para la siguiente.
    Un saludo

    • Ku 16 junio, 2011 at 15:42 #

      Hola empecinado! Bueno, con los fritos hay que tener cuidado si te gusta comer en mercadillos y lugares donde las normas higiénicas son “distintas” a las de tu país de origen… En India, por ejemplo, yo noté mucho que el aceite se reutilizaba una y otra vez, pero el verdadero problema lo tuve porque aún así hice caso omiso al sentido común y no me corté en absoluto en comer todo lo que me apetecía… Si eres capaz de contenerte, con moderación seguro que no tienes problema (más que una pequeña diarrea tal vez…)

      Un abrazo!!

  11. Ritxon 30 octubre, 2011 at 20:11 #

    Hola buenas marcho en noviembre a India y me gustaria saber si tuviste algun otro tipo de problema porque lo de la diarrea y tal cuento con ello,pero me gustaria saber si tuviste algun otro problema de tipo hostels,timos o lo que sea(al menos asi voy prevenido..),marcho en plan backpaper y solo asi que ire en plan a hostels chungos,templos y tal..Tu fuiste en ese plan?o fue mas de hotel?.

  12. Ritxon 30 octubre, 2011 at 20:11 #

    por cierto muy guay el blog

  13. olimpia 30 diciembre, 2011 at 13:47 #

    Hola me llamo Olimpia en febrero voy a la India pero a casa de unos amigos indiso mi pregunta essss su agua sera buena tendran hosmosis o no??podre comer lo que me pongan alli ono?Anda contestarme alguno a mi mial olimpiaesther27@hotmail.com.

    Yo me he vacunado de hepatits A y de tetanos y vivotif para diarreas y salmonela y lo de la malaria tb malerone jall cuanta cosa

  14. Rutas y Mapas 17 febrero, 2012 at 19:25 #

    Por un momento, según leía el post pensé que acabarías recomendando beber agua del grifo… Madre mía, el agua tiene el problema de la malaria, y coger la malaria en la India (aunque hay muy buenos médicos) sí puede ser un problema.

    Me alegra mucho que al final la historia acabara tan bien. Genial post.

    • Ku 17 febrero, 2012 at 23:34 #

      ¡Hola Octavio!

      Me alegra que te guste el post, pero…. ¿que el agua tiene el problema de la malaria? La malaria se pilla por la picadura de un mosquito!! Eso sí, para nosotros no es recomendable beber agua por contener bacterias a las que nuestro cuerpo no está acostumbrado.

      Un saludo!

      • olimpia 18 febrero, 2012 at 9:50 #

        Hola ya llegue de la india,nada ningun problema,ni un solo mosquito me lleve 3 relex extre firte y no gaste ni uno,jaja.Todo genial jaipir,agra increible las comidas no me gustaban mucho me la pasaba comiendo pan naan,y todo muy bien.Gracias

        • Ku 21 febrero, 2012 at 11:17 #

          ¡Hola Olimpia!

          Qué alegría ver que te lo has pasado tan bien, y que India te ha gustado tanto :D Para lo que necesites en el futuro, aquí estoy!

  15. yolanda 19 abril, 2012 at 12:44 #

    Bueno, estoy entusiasmada con tus experiencias. Viajo en Julio por 2ª vez a Malasia. Tengo gente conocida por allí, y quiero reencontrarlos y además llevar a mi hijo (de 21 años ya) para que lo conozca. Esta vez quiero hacer alguna incursión breve en otros paises de la zona y tu blog me parece de lo más útil para mi, porque creo que tenemos gustos compartidos. Muchas gracias!!! Yolanda

    • Ku 22 abril, 2012 at 20:32 #

      ¡Hola Yolanda!

      Muchas gracias por todas tus palabras, me alegro muchísimo de que mi blog te sea útil. Malasia es un país fantástico, yo pude ver muy poquito, pero estoy deseando volver!

      Un abrazo!

  16. Guillem 3 octubre, 2012 at 14:12 #

    Buenas,

    Muy bien tu post, muy útil!

    Sólo una preguntita… Estoy pensando en coger el seguro con WorldNomads y hay algo que no acabo de entender. En su web pone que debes realizar un co-pago de 70€ por cada reclamo que hagas. Esto es así o lo he entendido mal?

    Muchas gracias

  17. Luchi 29 abril, 2013 at 15:31 #

    Idola!!! gracias x la buena onda!!! ya tome nota de lo q NO hay q comer!!! ;)

    • Carmen 30 abril, 2013 at 14:08 #

      Jajaja, ¡me alegro de que te haya gustado el post! :D

  18. Ivy 19 junio, 2013 at 12:39 #

    Nosotros en la India tuvimos bastante “suerte”, y a pesar de comer en algún puesto callejero, tuvimos bastante precauciones con el agua. Obviamente, el mes que estuvimos en la India no ibamos “finos”, y según lo picante que comieras, pues qué te voy a contar, pero hubo bastante suerte, por lo general.

    Pillé una otitis después de rascarme el ojo tras, probablemente, haber tocado una boñiga de vaca, y me salió sarpillido en las piernas, pero me llevé una crema milagrosa que lo mismo válía para la pierna, para… todo: XHEKPON. ¿Te suena? Es una crema de farmacia, no es que sea milagrosa pero hizo su función. Lo del ojo no se me curó del todo hasta llegar a casa, de todas formas.

    En México si que estuve jodida de las tripas, y en Peru el día previo al Machu Pichhu. A mi novio también le pasó en México, de camino a Guatemala, y le dieron una pastilla milagrosa, buscapina. Aquí ni la recetan, al parecer es un antiespasmódico intestinal (va mejor que el fortasec).

    De todas formas, cuando uno está malo, lo mejor es no comer y echarlo todo…

    • Carmen 6 julio, 2013 at 17:36 #

      ¡Qué gracia me ha hecho cómo cuentas lo de la boñiga de vaca! jajaja

      La crema no la conozco, pero me la anoto. No soy de llevar mucho “botiquín” a los viajes, pero está bien tener siempre a mano un comodín :)

  19. David 6 febrero, 2014 at 4:32 #

    Hola! espero que todavía revises este post, en unos meses tal vez viaje a la India por 6 meses, ¿Además de la enfermedad, hay algo más que te haya preocupado? he escucho que la India es un país un poco peligroso.

    • Ivy 6 febrero, 2014 at 10:41 #

      Por si acaso no lo revisa Carmen, me voy a “adelantar” un poco con la respuesta.

      Al contrario de lo que podría suceder, yo no calificaría la India como lugar “peligroso”. Lo parece, porque te miran con mucho interés y curiosidad, y te preguntan y te señalan, y hay calles poco iluminadas, pero peligroso, yo diría que en absoluto. Es más, quizá sea de los sitios más seguros en los que he estado. Que te intentan timar, no te digo que no, pero ¿robar a la fuerza?¿Agredir? Jamás. Salvo con unos indios musulmanes en una mezquita, que se pusieron pesados con que alquilara una bata, cuando yo iba completamente tapada, he de decir que no viví ninguna situación de peligro.

      Tampoco puedo generalizar porque he estado en parte de la India, pero la sensación que me llevo en líneas generales es, gente muy sonriente, pobres, pero sonrientes, te ceden su asiento, te miran con curiosidad… en los circuitos turísticos hay mucho más timo por pura supervivencia, pero fuera de ahí, son personas excelentes.

      Espero que te sirva.

    • Ivy 6 febrero, 2014 at 10:43 #

      Por cierto, he respondido antes de leer las noticias sobre las violaciones a mujeres. La verdad que yo viajaba con mi pareja, pero me imagino que tú irás acompañado también. A ver si Carmen te puede responder y dar más información.

  20. NoeVazquez 16 enero, 2015 at 19:32 #

    Buenas tardes,
    en primer lugar me gustaría felicitarte por este magnifico blog. ¡Me encanta y me está siendo muy útil! También me gustaría pedirte un consejillo, soy una alumna en primer año de carrera y he encontrado becas del ministerio para estudiar durante un año en una facultad de la India. A mis padres les da miedo, pero yo pienso que puede ser una experiencia muuy enriquecedora. ¿Qué opinas tú? Solo tengo 18 años y pasar una estancia tan larga lejos de mi familia aunque me puede aportar mucho, también puede ser complicado. Agradezco los consejos.
    Un saludo.

  21. Mari carmen 21 mayo, 2016 at 22:03 #

    Hola , me a encantado tu post . Yo eToy planeando un viaje por India , mi estancia será de 3 semanas cuando mucho .podrías recomendarme un lugar limpio y no muy caro para hospedarme ? Planeó llegar a new dheli .

    • Carmen 22 mayo, 2016 at 14:38 #

      Hola Mari Carmen.

      Si es la primera vez que viajas a India y vas a llegar en un vuelo nocturno, te aconsejo tener el alojamiento reservado de antemano y tomar en el aeropuerto un taxi prepagado que te lleve directamente al hotel. Hoteles en Delhi hay muchos… mira en Internet y busca opiniones de otros viajeros! La zona de South Delhi es la mas tranquila, pero si quieres un lugar céntrico para moverte durante el día, te aconsejo alojarte en el barrio de Paharganj.

      ¡Un saludo!

  22. Natalia 25 junio, 2016 at 22:03 #

    Me encanta tu blog. Yo voy en agosto 15 días sola. Una duda;mi seguro también es de IATI pero no se cómo te pones en contacto con ellos si te pasa algo. Un email o cómo?
    Un saludo y gracias por aportar tanta luz a nuestra oscuridad ajajajajaj

  23. Pam 17 julio, 2016 at 8:10 #

    Excelente blog, tengo un monton de ganas de conocer la india, pero con el temor de la diarrea, me pongo muy mala, bueno.. Viniendo de mexico jaja que se puede decir,,, espero pronto pueda conocer, gracias por compartir tu experiencia,

  24. Sergio 4 octubre, 2016 at 18:03 #

    El mes pasado regresé de mi viaje a la India y por suerte no he tenido una experiencia tan dura como la tuya. Lo mejor en esos casos es acudir a un hospital lo antes posible, aunque entiendo perfectamente que si estabas sola la situación se complicaba mucho. Tanto yo como mi pareja pasamos la diarrea del viajero y fue duro durante varios días. La pasamos incluso después de haber tenido mucho cuidado con todo lo que comíamos. Pero si tiene que pasar, pasa.
    Sin duda, tal y como dices, lo mejor es viajar sin miedo y siendo consciente de que en un lugar como la India lo raro es que no te ocurra nada que tenga que ver con el estómago.

    Gracias por compartir tu experiencia y me alegro de que no fuese nada!

  25. L'art de volar - Roger y Gisela 10 marzo, 2017 at 12:10 #

    Hola!!
    que curioso, hemos estado 3 meses en India y no nos paso nada. (bebiendo de agua embotellada y todo…). Pero estuvimos 3 meses en Peru y pff…! así que al final, no se trata de tener cuidado en india, sinó que creemos que se tiene que tener cuidado siempre que salgas de tu país. Nunca sabes como va a reaccionar tu cuerpo con las nuevas comidas. Eso si, India en suciedad se lleva la palma! jejeje

    Un saludo!

  26. Yoly 20 marzo, 2017 at 18:26 #

    Ahora mismo estoy en india, leyendo esto con diarrea, por suerte viajo con mi madre, si me va a peor iré a benares al médico al que tú fuiste! Gracias por la info, yo también comí de todo, con el ansia de probar las cosas, me descuide mientras me duchaba y me bebí agua..

Deja un comentario