Menu

Escapada rural a la Sierra de Albacete (II): El nacimiento del Mundo y la explosión de la vida

Tras unos días de parón, contra mi voluntad, debido a unos pequeños problemas técnicos con el ordenador (¡ah, la tecnología!), regreso para contaros la segunda parte de la escapada a la Sierra de Albacete que disfruté hace unas semanas.

El martes por la mañana, entre el canto de los pájaros y porrazos en la puerta, nos despertamos de un profundo sueño de más de nueve horas que, de no haber sido interrumpido por la insistente llamada del más joven de “los Josés”, perfectamente podría haberse prolongado cuatro horas más. Qué puedo decir: la cama era muy cómoda y estábamos terriblemente cansados, pero en cuanto fuimos conscientes de habernos quedado dormidos, nos vestimos como alma que lleva el diablo.

Como no podía ser de otra manera, comenzamos el día desayunando: café, magdalenas, gruesas rebanadas de pan de pueblo con tomate y aceite, y una torta de manteca a la brasa para la que no tengo palabras. Un desayuno que habría bastado para alimentar a una familia entera, y del que entre dos personas no dejamos ni las migas (¡oh, la culpa!).

Desayuno en Las Salegas del Maguillo

De ahí, montados en el coche de nuestros anfitriones, rápidamente nos dirigimos a nuestro primer destino: el nacimiento del río Mundo, la joya de la región.

El día era frío: unos leves copos de nieve caían sobre nuestras cabezas y el suelo estaba cubierto por un manto blanco y resbaladizo que nos obligaba a pisar con cuidado para mantener el equilibrio. No obstante, todos estos “contratiempos” no hacían sino convertir el paseo en más especial de lo que en circunstancias normales ya es.  Nuestra expectación aumentaba, y todavía fue a más cuando en el camino nos encontramos con un paseante que, emocionado, nos anunció que lo que a continuación estábamos por ver, esa mañana parecía “una enorme catedral de hielo”.

Nacimiento del Río Mundo (7)

Nacimiento del Río Mundo (8)

Nacimiento del Río Mundo (16)

Nacimiento del Río Mundo (1)

El nacimiento del río Mundo se encuentra a unos ocho kilómetros de la localidad de Riópar, dentro del Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima. Nada más llegar, un gran cartel presenta el lugar con la leyenda “Aquí nace el mundo”; sin duda, un título más que evocador  y acertado para el sitio en que nos encontrábamos.

El río Mundo brota de la Cueva de los Chorros, cuyo interior también es visitable si se cuenta con la compañía de un guía acreditado, y que por lo que me han dicho debe ser impresionante. Aún sin haberlo visto, estoy casi segura de que el exterior de la cavidad no le desmerece demasiado: la boca de la Cueva de los Chorros se ubica a más de 80 metros de altitud en una pared rocosa completamente vertical, desde donde el agua se precipita violentamente, formando una de las cascadas más espectaculares de España.

Si bien esa mañana el río no llevaba todo su caudal, y por tanto el agua caía de manera relativamente suave, no resulta difícil imaginar el espectáculo que debe presenciarse cuando se produce el imprevisible “Reventón”, y toneladas de agua se precipitan con toda su fuerza. Lo que sí vimos, eso sí, fue la curiosa y casi musical imagen formada por “Las Calderetas”: unas pequeñas pozas que, interconectadas por pequeñas cascadas, se forman a medida que el agua va descendiendo.

Nacimiento del Río Mundo (12)

Nacimiento del Río Mundo (11)

Nacimiento del Río Mundo (10)

Nacimiento del Río Mundo (3)

Las rocas de la pared estaban completamente heladas, y en muchos lugares el incesante goteo del agua y de la lluvia había provocado la formación de grandes carámbanos de hielo que  componían una imagen realmente impresionante. Efectivamente, y recordando las palabras que aquel lugareño nos había dicho unos minutos antes, la cara que el nacimiento del río Mundo mostraba aquella mañana era la de una gigantesca catedral de hielo. Os puedo garantizar que la experiencia de estar en aquel lugar tan especial, rodeada de nieve, árboles, y arrullada por el murmullo del agua, me hizo sentir como si realmente me encontrase en el mismísimo nacimiento del mundo, en el nacimiento de la vida.

Nacimiento del Río Mundo (15)

Aunque a ninguno nos apetecía abandonar aquel lugar y la sensación que éste nos producía, José nos apremió a subir al coche para continuar con el itinerario marcado, si es que pretendíamos verlo todo antes de que cayese la noche. Así, nos desplazamos hasta el nacimiento del Arroyo Frío: un lugar del que, si he de ser sincera, y a la vista de lo que acabábamos de ver, no esperaba gran cosa.

Qué equivocada estaba. La primera visión de la laguna formada en el nacimiento del arroyo, me dejó literalmente muda. El color del agua, ni verde, ni azul, ni transparente (al parecer debido al bicarbonato de calcio disuelto en ella), es tan espectacular, tan bonito, que parece irreal, como sacado de un cuadro pintado con acuarela.

Creo que no miento al decir que pocas veces he estado en un lugar que me haya impresionado tanto, por su inesperada belleza y por su sencillez. Tal vez fuera por eso, por no haberlo previsto, por no tener referencias, que el pantano del Arroyo Frío me gustó muchísimo más que el propio nacimiento del Río Mundo. Como ante un lugar así sobran las palabras, a las fotos me remito. Con ellas os dejo hasta el próximo episodio: descubriendo los pueblos de la zona.

¡Feliz fin de semana!

Arroyo Frío (3)

Arroyo Frío (5)

Arroyo Frío (6)

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0

, , , , ,

15 comentarios en Escapada rural a la Sierra de Albacete (II): El nacimiento del Mundo y la explosión de la vida

  1. Saray 19 febrero, 2011 at 10:41 #

    Hola Carmen!

    Realmente son increibles todos los lugares que has visto en España en las últimas semanas que viviendo allí para mi es bastante desconocida. Tanto empeño en viajar a otros países teniendo en “casa” tantos lugares que merecen la pena sin ver. Tengo que cambiar eso.

    Gracias por compartir con nosotros todas tus experiencias viajeras :)

    • Ku 19 febrero, 2011 at 23:55 #

      Hola Saray! Yo lo digo siempre: a veces parece que tenemos que irnos a la otra punta del mundo para ver maravillas, pero… ¿tú has visto bien el color de ese agua??? ¡es un lugar increible! Y está rodeado de merenderos por si quieres ir a pasar el día =) Sinceramente, Albacete (o su sierra, en este caso) me ha sorprendido muchísimo, ¡no lo pierdas de vista para una próxima escapada! Un abrazo fuerte!

  2. Manuela 20 febrero, 2011 at 1:00 #

    Mi hija adora la torta de manteca!!!!

    • Ku 20 febrero, 2011 at 17:09 #

      Pero qué peligro tiene esa torta!!! :D

  3. El Guisante Verde Project 21 febrero, 2011 at 8:38 #

    Hola Ku!
    El nacimiento es un lugar precioso y además el paseo no resulta nada complicado. El cartel es gracioso, porque el agua está que corta, jajajaja. Aunque con ese desayuno no hay frió que se resista!!
    Saludos!

    Roberto

    • Ku 21 febrero, 2011 at 11:24 #

      Jeje, ¡yo pensé lo mismo al ver el cartel! A ver quién tiene las “narices” de meterse en ese agua con lo fría que debe estar! Aunque, si no me equivoco, en el río Mundo sí que la gente se baña en verano… ¡Un saludo!

      • Lola 21 febrero, 2011 at 20:28 #

        Hola de una que ha pasado muchos veranos en Riopar y por el nacimiento del Mundo, y te aseguro que NUNCA he podido mojarme más allá de las rodillas, aunque es cierto que hay gente que lo consigue…

        Me ha encantado la entrada, y me ha recordado que hace mucho que no voy por allí. ¡A ver si me animo esta primavera!

        Un saludo!

        • Ku 22 febrero, 2011 at 12:37 #

          Bien! Una que habla en base a su propia experiencia y puede garantizarnos que el agua está helada! jeje Un abrazo!

  4. Turismo Castilla-La Mancha 21 febrero, 2011 at 10:49 #

    Hola Carmen, da placer leerte. Nos alegramos mucho que hayas podido disfrutar tan bien de tu escapada por la naturaleza de Albacete y que ahora la compartas con nosotros. Las fotos son espectaculares y tus relatos muy entretenido.
    Un abrazo.

    • Ku 21 febrero, 2011 at 11:26 #

      ¡Gracias a vosotros! Es fácil escribir o sacar fotografías cuando los lugares son tan mágicos, ¡el mérito no es mío!

  5. José Carlos DS 24 febrero, 2011 at 0:09 #

    Que bonito paraje, me han encantado las cascadas en las calderetas y el nacimiento del Arroyo Frío, eso en verano para darse un bañito debe ser una gozada xDD

    Saludos!! ;)

  6. Muchosol 4 marzo, 2011 at 12:30 #

    Increibles las fotos! Qué maravilla! Las cascadas son una pasada. Además de que las fotos están muy bien hechas y con la luz perfecta para este tipo de paisajes.

    Enhorabuena por el blog, ¡genial!

  7. Casa rural Molino Pataslargas 23 marzo, 2011 at 20:00 #

    Las fotos son increibles; pero ciertas.
    Tengo una casi igual con el árbol caido sobre el pantano de Arroyo Frío
    Ja ja ja !!!
    Enhorabuena !!!!

Responder a Lola Cancelar respuesta.