Menu

Pensamientos azules en Jodhpur

Imagino mi cabeza como una enorme bolsa llena de piezas de tetris desordenadas, ocupando más lugar del que debieran debido a los espacios que quedan entre ellas, y que sólo ahora comienzan a caer por su propio peso, encajando donde les corresponde, rellenando los huecos, y dejando espacio para lo que está por venir.

Y, sí: es inevitable que en todo este proceso algunas piezas caigan de la bolsa, precipitándose para siempre en el abismo del pasado, no sin antes hacer una última aparición en forma de sueños y pesadillas, recordándome sucesos e historias que creía olvidados.

Es curioso el extraodinario ejercicio de memoria que puede realizar nuestro propio cerebro tras unos días en la otra punta del mundo, completamente solo, apartado de cualquier tipo de estímulo que nos recuerde nuestra vida, o lo que conocíamos como tal. No digo que haya que irse a ocho mil kilómetros de distancia para pensar, pero lo que sí es verdad es que la falta de nuevos estímulos, de nuevos acontecimientos en relación a lo de siempre, favorece esa reflexión sobre lo ya vivido, ayudando a ver nuestra propia existencia desde una nueva perspectiva. Mejor o peor, aún es pronto para saberlo.

Jodhpur panoramic view and clock tower

Contemplando el atardecer desde la azotea del hostal.

Fui a Jodhpur buscando algo de tranquilidad y, por qué no, también un poco de soledad, tras los últimos y trepidantes días en Jaisalmer. No podría haber escogido un lugar mejor para encontrarme conmigo misma. Si bien Jodphur es una ciudad grande, no hay más que permanecer en el casco antiguo para sentirse en un pueblo; y si tenemos la suerte de dar con un hostal con una buena terraza con vistas a la vida que se desarrolla en sus tejados, no querremos movernos de ahí en días.

Jodhpur es conocida como La Ciudad Azul debido al color índigo que tiñe las paredes de sus casas. En un principio esto era así porque un importante porcentaje de su población estaba formado por brahmanes, la casta sacerdotal de la sociedad hindú, quienes veneraban sobre todo a Krishna, cuyo rostro tiene este color. Hoy en día, sin embargo, cualquiera puede pintar su casa de color azul, con más motivo al tratarse de un tono que aleja a los mosquitos y proporciona algo de frescor en verano.

La Ciudad Azul de India

Casas típicas, con su característico color.

El principal atractivo turístico de Jodhpur es su Fuerte, uno de los más majestuosos e importantes del país, que desde la montaña en que se encuentra preside la ciudad y nos recuerda su glorioso pasado. Su visita es recomendable no sólo por las hermosas vistas que desde allí arriba se contemplan, sino también por el audio-guía que va incluido en el precio de la entrada, con el que podemos aprender cosas realmente interesantes de la historia del edificio y, en general,  muchos datos curiosos sobre la cultura del país.

Mehrangarh Fort Jodhpur

Contrapicado del Fuerte de Mehrangarh.

Jodhpur Fort Panoramic View

Vista de la ciudad desde el Fuerte.

Women praying India

Mujeres orando en una capilla del Fuerte.

Sin embargo, una vez realizada esta visita, con lo que realmente he disfrutado ha sido con el propio bullicio de la ciudad. Mi mayor entretenimiento estos días ha sido salir a la calle, y tras deambular un rato sin rumbo fijo, situarme en un lugar estratégico desde el que poder sacar una fotografía tras otra, sin mover la cámara, dejando que personas, carros y motos entrasen y saliesen de campo para posteriormente poder ver la evolución en la pantalla de la cámara, como si de una película de stop-motion se tratara.

Jodhpur Market India

Ambiente en el mercado.

Mujeres mercado Jodhpur India

¡Rebajas, rebajas!

Y, cuando comienza a atardecer, subir a la terraza a ver la caída del sol, con la única compañía de un lassi dulce y, tal vez, algo de música. Y, desde ahí, como decía al comienzo, observar la vida que se desarrolla en las azoteas de las casas: niños jugando, mujeres que tienden la colada, ardillas furtivas buscando algo para comer y, sobre todos ellos, una bandada de pájaros que giran y giran sin descanso, a la espera de dios sabe qué. Mientras tanto, dentro de mi cabeza, piezas de tetris buscan también su lugar…

Yogis Guesthouse Jodhpur India

El atardecer es el momento ideal para escribir.

Nota:  Siento si esta entrada ha decepcionado a los prefieren un ritmo más “movido”. Necesito tomarme un descanso de vez en cuando para poder procesar todo lo que estoy viviendo. Tras este pequeño receso estoy preparada para volver a la carretera de nuevo :D

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, , , , ,

11 comentarios en Pensamientos azules en Jodhpur

  1. Gromit 26 diciembre, 2009 at 10:21 #

    Mmm…
    Curioso…
    Aprovecha el relax. Siempre es bueno recargar las pilas…
    La calma que precede a la tempestad… ^^

  2. Luis 26 diciembre, 2009 at 11:34 #

    :) ! GUAPA, Muaaaaaaaaaaaaa!!

  3. lourella 26 diciembre, 2009 at 12:50 #

    Y la conclusión???? Libre albedrío… De este post intimista, agridulce y nostálgico saco yo la mía: Mientras ese sistema azul cuaje, miles de formas y pensamientos anodinas sintonicen en el engranaje de tu vida, no me preocupo. Me alegro de que, aunque muy lejos, a miles de kilómetros uno tome consciencia plena de su yo, y lo que le rodea.

    Otra cosa es que hubieras puesto el modelo del ajedrez, miles de piezas baioloteando dispares, un juego estratégico donde todas y cada una siguen las directrices…y aún así el jugador pierde la partida… en fin!!! Todos debemos pensar en ello, Ku. por eso, y mil razones más…Gracias por esta entrada.

    PD: Ahí no llegó Papá Noel, no¿?

  4. Rubén 27 diciembre, 2009 at 14:09 #

    El azul aleja los mosquitos? Anda… Que siga bien esa reorganización del tetris mental, Carmen ;) Un besote!

  5. Destrozaflanes 28 diciembre, 2009 at 19:11 #

    Hola!!!
    Soy Carmen Simón, coincidimos en clase en la facultad en cuarto, no sé si te acordarás de mí. El otro día me habló Laia de tu aventura y tu blog y no te he escrito hasta que me lo he leído enterito y me ha encantado. Menuda aventura!!! Me alegro mucho por tí que puedas hacer algo tan maravilloso y tan valiente. Yo ahora me acabo de mudar a NY para hacer un curso de un año en la escuela de cine, así que totalmente distinta, pero yo también me acabo de embarcar en mi pequeña aventura.

    Espero que todo te vaya muy bien. Te seguiré leyendo.

    Muchos besos!!!!

  6. criss 29 diciembre, 2009 at 17:35 #

    carmennnnn q tal sigue la aventurilla??? q x lo q leo cada dia mas emocionante, y seguro q seguira asi dia tras dia! yo ya estoy en italia, ya sabes a pasar el capodanno jejeje, estoy en bologna, asi q bueno todos fuera dl pais a descubrir nuevas cosas
    un beso enorme y cuidate x alli!!!
    me han encantado las fotos d las casitas, la verdad q sacas unas fotos increibles d momentos muy tipicos….
    seguire leyendo ya sabes!!!

  7. Txïo 29 diciembre, 2009 at 19:18 #

    ¡Hola, “correctora”! He encontrado tu blog… ¡vaya aventura te has montado! Espero que estés disfrutando mucho. Te voy a enlazar para que más gente pueda seguir tus peripecias! Un beso.
    (Tremendas fotos; no dejes de inmortalizar momentos, lugares y sonrisas…)

  8. Adrián 29 diciembre, 2009 at 20:16 #

    Ku!!! Felices fiestas!! veo que no paras. Seguro que dentro de un año serás un almacén de vivencias increíbles.
    Un beso desde tu tierra de origen

  9. Carla 30 diciembre, 2009 at 19:30 #

    oye Carmen…cada vez me gusta màs tu blog eh? espero que pases una buena entrada al 2010 y que sigas tan bien como hasta ahora!
    Un beso!!

  10. panedu 30 diciembre, 2009 at 22:56 #

    Como mañana no me conectare a internet, te deseo hoy Feliz Año!!!! y espero que disfrutes de la fiesta :) Y ahora que lo pienso, entraras antes que nosotros en el nuevo año jajajaja
    Bueno, cuentanos cuando puedas como lo celebran alli. Ya que uvas no comen pues nos gustaría saber si tienen alguna tradición particular.

    Un beso y cuidate!!!

  11. Guille 7 julio, 2014 at 20:14 #

    Has viajado por Africa,Menchu?

Deja un comentario