Menu

Trajinando… por Cantabria: La Cueva El Soplao

Hace unos días, con la excusa de preparar un artículo ajeno a este blog, tuve la suerte de visitar de manera privilegiada la Cueva El Soplao, aquí en mi tierra, Cantabria.

Aunque la visita, como digo, no estaba enfocada a escribir nada para “Trajinando por el Mundo”, cuando salí de la cavidad, todavía con la boca abierta por lo que había visto (ya que, aunque se trataba de mi segunda visita desde que la cueva abriese al público en el año 2005, en esta ocasión conté con un guía de excepción que hizo que la disfrutase aún más, si es que eso es posible), la idea de aprovechar las fotografías y la extensa documentación que el estupendo y atento personal de El Soplao me había facilitado y escribir algo para “Trajinando” empezó a revolotearme en la cabeza.

Por una parte debo reconocer que la idea me infundía cierto respeto. A estas alturas todos os habréis dado cuenta de que este blog tiene un estilo bastante personal, alejado de academicismos, lo que me hacía temer no saber plasmarlo de manera correcta, a gusto de todos. Por otra, la conciencia me carcomía por dentro: a todos (a mí la primera) nos encanta hablar de destinos lejanos, exóticos; se nos llena la boca describiendo lugares como las cuevas de Halong Bay, en Vietnam, y tendemos a olvidar (conscientemente o no) que cerca, muy cerca, contamos con maravillas semejantes, cuando no todavía más impresionantes.

Por eso, al final me he animado. Porque la Cueva El Soplao merece que hablen de ella dos, cinco y diez veces. Porque para “trajinar por el mundo” y disfrutar de uno de los regalos más impresionantes con que la naturaleza nos ha obsequiado no hace falta irse a 10.000 kilómetros de casa.

La Cueva El Soplao, en Cantabria, se encuentra a unos 40 kilómetros de Santillana del Mar (otro lugar sobre el que debería detenerme a hablar largo y tendido) y a unos 45 de mi casa, en Suances. Esto se traduce en algo menos de una hora en coche, si todo va bien.

La fecha elegida para la visita fue el 22 de diciembre, día del Sorteo de la Lotería de Navidad, y la hora pactada, las 11 de la mañana. A las nueve y media, previsora como siempre, ya me encontraba en el coche recorriendo la autovía del Cantábrico en dirección a Oviedo, segura de saber llegar sin ningún problema, mientras permanecía atenta a los cánticos de los niños de San Ildefonso (no fuese a tocarme un pico que me solucionase el viaje a Rusia, y yo sin enterarme). Sin embargo, vayan ustedes a saber por qué, me despisté: cuando me quise dar cuenta dejaba atrás un cartel dándome la bienvenida a Asturias. “¡Oh, no! ¿Y ahora qué hago?”. Media vuelta, GPS (vergüenza debería darme, un año recorriendo los lugares más absurdos del planeta y me pierdo precisamente en mi casa) y en pocos minutos, esta vez sí, llegaba a El Soplao.

Como, a pesar del inconveniente, llegué con tiempo de sobra, los minutos que quedaban hasta las once me entretuve en mirar a mi alrededor. Desde mi primera visita, allá por 2005, las instalaciones de El Soplao han mejorado visiblemente: un parking a la altura del lugar que se visita y un estupendo edificio que hace las veces de taquillas, restaurante, tienda de regalos y mirador. No me dio tiempo a husmear mucho más, porque enseguida llegó mi amigo -y guía- Rubén, y tras una pequeña introducción por parte del Director Gerente de la cueva, Fermín Unzúe (a quien desde aquí aprovecho, una vez más, para agradecerle su amabilidad y atenciones), ambos nos dirigíamos hacia el interior de la cueva.

La cueva El Soplao puede visitarse de dos formas: La primera, la sencilla, consiste en un circuito por las galerías más cercanas al exterior de la cueva, pero no por ello menos hermosas o sorprendentes. La segunda es la llamada “visita de turismo-aventura”: un recorrido de dos kilómetros y medio por las zonas más subterráneas y menos accesibles de la cavidad, que por razones de tiempo y sobre todo dada la naturaleza y el motivo de mi visita al lugar, he dejado para más adelante (aunque me han hablado tanto y tan bien de ella, que desde aquí confieso que me muero de ganas de hacerla).

A medida que nos adentrábamos en la galería de La Isidra (un trayecto que en temporada acostumbra a hacerse en la recreación de un antiguo tren minero, pero que en esta ocasión hicimos caminando), mi amigo Rubén me iba explicando la historia de la cueva. El Soplao fue descubierto accidentalmente a principios del siglo XX, mientras se explotaban unas minas de zinc y plomo de sus inmediaciones. Cuando uno llega a la primera gran galería, a la que acertadamente han bautizado como “La Gorda”, uno casi puede imaginar la sorpresa de los mineros que participaron del hallazgo. Es impresionante. Hasta tal punto, que cualquier descripción que yo pudiese hacer de lo que vi en la hora que permanecí allí dentro, por muy engolada que fuese, jamás haría justicia a su belleza.

Galería La Isidra (reconstrucción)

Entrada por la reconstrucción de La Isidra

Galería La Isidra (original)

En el lado izquierdo todavía podemos ver la entrada a la galería original

Galería La Gorda

Primera vista de "La Gorda"

Sólo por encima, mencionaré brevemente las dos galerías que más me gustaron. En primer lugar, la galería de “los Fantasmas”, llamada así por la forma que han adoptado las estalagmitas que emergen del suelo. Según me contaron, cuando los primeros mineros descubrieron esta galería, a la luz de los carburos, y dado el color blanquecino de la piedra, la primera impresión que tuvieron fue la de hallarse frente a unos fantasmas. Viéndolo en directo, la verdad es que impresiona, ¡no me gustaría nada quedar atrapada en la cueva, sola junto a esos espectros!

Los Fantasmas

Los Fantasmas

En segundo lugar (y en esto coincidirán conmigo todos los que ya hayan estado en la cueva), el gran colofón final y el lugar más impresionante de toda la cavidad, es la zona de “la Ópera”; la cual, supongo, habrá adoptado ese nombre por la indescriptible belleza de las excéntricas que, convenientemente iluminadas, te rodean por todas partes. Es una maravilla, un lugar tan cálido y hermoso que estando ahí te olvidas de todo, y te dan ganas de sentarte un rato, tapadito con una manta, contemplando el juego de luces y sombras, de colores y sensaciones, mientras escuchas la -para mi gusto, acertadísima- banda sonora de “Los Chicos del Coro” que te ponen como acompañamiento.

La Opera

La Opera

La Opera

Como decía, podría extenderme en la descripción de la cueva y soltaros un rollo técnico infumable (que información para ello me han dado más que suficiente), pero de ninguna manera eso lograría reflejar mínimamente la belleza y el misterio del lugar; para apreciarlo, hay que verla. Y os recomiendo que lo hagáis: si tenéis la oportunidad de venir a Cantabria, no paséis por alto esta maravilla de la naturaleza, considerada única a nivel mundial; un verdadero tesoro geológico al que, no por nada, le han puesto por sobrenombre la “Capilla Sixtina” de la Geología.

Sala Obispos

Banderas

Galería La Gorda

Nido

La Opera

Epílogo: Cotillas  y envidiosos pueden quedar tranquilos: no me tocó ni el último pellizco de la lotería, así que el viaje a Rusia sigue dependiendo de mí.

——————————————————————–

Fotos | Carmen Pérez del Olmo y El Soplao S.L.

Más información: ElSoplao.es

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, , ,

22 comentarios en Trajinando… por Cantabria: La Cueva El Soplao

  1. Criss 4 enero, 2011 at 13:06 #

    vaya fotos q has hecho carmen!!! impresionantes, parecen las q venden en postales! jeje, yo tb estuve visitandolo el año pasado con una guia de excepcion a decir verdad, y se te queda la boca abierta, a mi no me entraba en la cabeza como podian hacerse esas formas retorcidas hacia mil direccciones, solo por la entrada de agua,sal y demas elementos….
    y la galeria q comentas de los fantasmas es increible! mi padee fue despues a hacer la de expeleología y dicen q esa ruta si que es toda una aventura
    y por ultimo decirte q es verdad, q en Cantabria tenemos rincones preciosos y a veces pasamos d largo

    PD- feliz año!!! un besote!

  2. tienenojos 4 enero, 2011 at 13:22 #

    Que recuerdos! yo tuve la oportunidad de hacer una excursión larga y me encanto! el momento de apagar las linternas y quedarte a oscuras es inolvidable!

  3. Victor 4 enero, 2011 at 17:13 #

    Buenas Carmen! solo me sonaba el nombre de la cueva pero desconocía su ubicación y mucho menos su espectacularidad. A mi me encantan las cuevas pero he de reconocer que cuando visitas una “normal”, las demás “normales” te parecen igual… pero esta parece muy distinta. Un lugar más apuntado para la visita a Cantabria

    Un saludo!

  4. Helena 4 enero, 2011 at 21:42 #

    ¡Hola Carmen!
    No había oído hablar de esta cueva y las fotos que has puesto son verdaderamente impresionantes. Tiene que estar muy chula la ruta que comentas más larga en plan de aventura… Queda anotado.
    Un saludo

  5. machbel 4 enero, 2011 at 21:44 #

    Que bonita la cueva por dentro. Ya estuve un par de veces por los alrededores, pero nunca me animé a entrar. De este año no pasa.
    Solo una pregunta. Dejan hacer fotos dentro sin flash? Y con tripode? Asi voy preparando la visita :)

  6. A veces me pregunto por qué con la riqueza de vocabulario que tiene el castellano no encuentro la palabra nunca cuando me quedo embobado? atónito? “flipao”? ensimismado? ¡Menos mal que te has decidido a compartir este sitio tan… maravilloso? mágico?

    Pues eso, sin palabras me has dejado con tan genuino lugar, del cuya existencia no tenía ni idea y que han multiplicado enormemente mis ganas de volver a tu tierra (que hace como diez años que no visito).

    A seguir así!

    Un beso y mucha energía!

  7. Ku 4 enero, 2011 at 22:28 #

    Criss: La verdad es que sí, a veces parece que para “ver mundo” hay que irse a la otra punta del planeta, cuando a dos pasos de casa tenemos lugares como éste… ¿tú tampoco has hecho la visita-aventura? Montamos un grupo para primavera-verano y la hacemos juntas!

    tienenojos: Estoy deseando hacerla :)

    Víctor: Esta cueva de “normal” no tiene nada, ¡así que ya sabéis! Además, por los alrededores pueden hacerse muchas excursiones muy bonitas, y está muy cerca San Vicente de la Barquera, Santillana… vaya, que motivos para venir os sobran! (y para regalaros una escapadita al norte no necesitáis tampoco mucho tiempo ;) )

    Helena: Ya me tocaba hacer promoción de mi tierra, ¿no? Ya sabes Helena, apúntatelo y no lo dudes, te va a encantar!

    Machbel: Me temo que en el interior de la cueva está prohibido hacer fotografías, con o sin flash. A mi me dejaron tras pedir el correspondiente permiso y porque iba a hacer un reportaje, pero no es lo normal… De todas formas, habla con ellos; te resolverán la duda mejor que yo :)

    Antonio! Aún a riesgo de repetirme, insisto: todos a Cantabria! Que si hace más de diez años que no vienes, ya va siendo hora, digo yo :) Y El Soplao es algo que tienes que ver!

  8. Isabel 5 enero, 2011 at 22:37 #

    Que chuladas las fotos! Menos mal que te dieron el permiso la verdad que es tras leer la entrada te entran ganas de ir para allí.

    Saludos,

    • Ku 7 enero, 2011 at 12:03 #

      A que sí, Isabel? Es un lugar maravillosos, ¡apúntatelo!

  9. José Carlos DS 8 enero, 2011 at 20:03 #

    Genial lugar Carmen, me recuerda mucho a las Cuevas de Nerja, mira que he estado en Cantabria pero no había oído hablar de este lugar, me lo apunto y cuando haga la visita realizaré la segunda opción sin duda XDDDD

    Bueno ya de paso te deseo un feliz año nuevo, que acabo de volver de mi viaje por París y ahora es momento de ir calentando motores para ir mostrando lo vivido jaja

    Saludos!!! ;)

  10. M.C. 9 enero, 2011 at 23:54 #

    Hace dos años estuve por la zona… De hecho, me alojé a cinco minutos de las cuevas. Cada vez que me dirigía al hostal, veía el cartel de El Soplao, pero durante los cinco días que estuve allí, no se me ocurrió entrar y ahora veo que fue un craso error. Qué sitio más chulo!! A ver si en otra ocasión que vaya por la zona de nuevo, me acerco a las cuevas.
    Saludos

  11. mami 10 enero, 2011 at 17:59 #

    Bonitas fotos y bonita entrada, dejando de lado que para los que somos cantabros es dificil no haber llegado a un sitio tan bonito, aunque sin el privilegio de ser atendida como tú lo fuiste.
    Muy bien.

  12. Ku 12 enero, 2011 at 20:31 #

    José Carlos: Feliz año!! Ahora mismo me paso para dejarme poner los dientes largos con tu super viaje =) ¿Te has planteado que el próximo pueda ser a Cantabria? ;)

    M.C: ¡Cómo no entraste, estando tan cerca! Sí que fue un error, pero ya tienes la excusa para volver!

    Mami: Ahora que me quedan un poco lejos, es cuando más valoro la suerte de haberlas podido ver dos veces =)

  13. José Carlos DS 14 enero, 2011 at 19:25 #

    Pues por ganas de visitar de nuevo Cantabria no serán, pero mejor cuando haga algo mejor de tiempo, que ya hemos pasado el cupo de días con frío por este año xDDD

    A ver si sacamos un hueco ;)

    Saludos.

  14. jose 15 enero, 2011 at 20:57 #

    yo tb he visitado la cueva del soplao que es maravillosa y tambien e viajado un poco
    pero no tiene nada que ver con la ADRENALINA DEL VIAJE EN UN LUGAR LEJANO ESTANDO DESAMPARADO DONDE ERES MAS VULNERABLE Y TODO PUEDE SURGUIR señalar con la punta del dedo un pequeño lugar en cualquier continente donde no sabes ni las costumbres ni el idioma, simplemente eres como un marcian@ y con todo de lo que ves flipas. Viva la adrenalina y bienbenido sea el cachin de plastico
    ENHORABUENA POR EL VIAJE QUE NOS HAS CONTADO Y TE HEMOS PODIDO SEGUIR CADA UNO A NUESTRA MANERA

  15. Blai 16 enero, 2011 at 19:18 #

    Hola Carmen, parece que ambos estamos desaparecidos hehe!

    Me ha gustado mucho esta entrada y sobretodo la cueva. No sabía de su existéncia y como bien dice Victor, tiene algo que la hace distinta a las cuevas en las que he estado… Es uno de estos lugares que hay que apuntarse bien para visitar dentro de nuestro territorio!

    Espero leerte de nuevo pronto!

    Un abrazo!

  16. Ku 17 enero, 2011 at 2:30 #

    Jose: ¿Qué has querido decir con “el cachín de plástico”? Me tiene francamente intrigada… :)

    Blai: Muchas gracias! La cueva es maravillosa, ya lo he dicho mil veces, así que mejor no lo repito más :P ¡Nos leemos!

    • jose 17 enero, 2011 at 5:25 #

      cachin de plastico o TARJETA VISA lo digo asi por ser una cosa tan pequeña y de ese material que abre tantas puertas y desgraciadamente es necesaria para cumplir muchos sueños

      • Ku 17 enero, 2011 at 11:07 #

        jajaja, ¡muchas gracias por la aclaración! ahora tiene sentido :P

  17. Rosa 20 febrero, 2011 at 11:41 #

    Qué recuerdos Ku!!!Me encantó esa excursión y todas las que hicimos gracias a ti y a Nieves…Ese viaje no se me olvidará en la vida.Muchos besos!!

    • Ku 20 febrero, 2011 at 17:07 #

      Jeje, fue un buen viaje, sí señor :D Cantabria tiene muchos sitios que merece la pena descubrir, ¡a ver cuándo vuelves! Un abrazo!

  18. Pitigüita&more 26 agosto, 2015 at 1:23 #

    Hola!
    Estoy preparando nuestras vacaciones x Cantabria, y estaba pensando en visitar las cuevas. Cuánto dura el recorrido aproximadamente? es que vamos con una niña de 4 años y no sabemos si será demasiado o no…
    Alguna otra recomendación?? :-)

Deja un comentario