Portugal

El Palacio da Pena: reyes y reinas en la Costa de Estoril

Menéalo votar

 

Si de todas las cosas que vimos durante nuestro viaje a la Costa de Estoril tuviese que quedarme sólo con una, elegiría sin dudarlo el Palacio da Pena.

Situado en lo alto de una montaña desde la que se domina toda la costa, este palacio, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1995, puede considerarse una visita imprescindible cuando se viaja a Lisboa, ya que la distancia que lo separa de la capital es de apenas 30 kilómetros. Y acercarse hasta Sintra, en el caso de aquel que aún no lo conozca, merece la pena.

Como todas las guías se esfuerzan en recordarnos, el Palacio da Pena constituye el mejor ejemplo del estilo romántico decimonónico de Portugal. La primera visión, con sus torres, cúpulas, arcos y fachadas de colores pastel, invita a identificarlo, más que con la antigua residencia de verano de los reyes de Portugal, con un castillo de cuento de hadas, de princesas; una fantasía nacida de la imaginación de Walt Disney.

Su historia se remonta a principios del siglo XIX, cuando el rey Fernando Il (consorte de la reina María II) quedó enamorado de la Sierra de Sintra en una excursión que hizo a la zona y mandó construir el palacio sobre las ruinas de un antiguo monasterio de frailes de la Orden de San Jerónimo que había sido destruido por el terremoto de 1755. Al mismo tiempo que adquiría el monasterio, el rey compró la montaña y sus terrenos con todo lo que había en ellos; entre otras construcciones, el Castillo de los Moros, que también se ocupó de restaurar.

Desde entonces el Palacio da Pena fue habitado por varias generaciones de reyes hasta que, tras la proclamación de la República en 1910, se convirtió en museo del que hoy día es posible visitar todas sus estancias, completamente amuebladas y llenas de objetos personales, tal cual como las dejara la familia real antes de abandonarlo.

La cocina

Entre sus habitaciones se destaca, por ejemplo, un elegante cuarto de baño equipado por una curiosa bañera-ducha que, según creo recordar, fue la primera del país. También llama la atención el taller de trabajo del rey Carlos I, quien fue un distinguido pintor naturalista cuyas obras aún se conservan inacabadas en las paredes.

El taller del Rey Don Carlos

La habitación de la Reina

Pero al margen de las curiosidades que se puedan encontrar en cada estancia, es la propia arquitectura del palacio la auténtica joya del mismo. Una intencionada mezcla de estilos que van desde el neo-gótico al colonial, sin olvidar algunos detalles árabes. No hace falta ser un gran entendido para sobrecogerse ante su belleza; el Palacio da Pena es una construcción de ensueño.

El pórtico del Tritón: una alegoría de la creación del mundo

Además del propio palacio, resulta también muy recomendable dar un paseo por el parque que lo rodea, en los que se pueden encontrar todo tipo de plantas exóticas, mandadas traer por el propio rey Fernando II desde los cinco continentes. Quien disponga de tiempo no debería perder tampoco la oportunidad de visitar también el ya mencionado Castillo de los Moros, el Palacio de Monserrate, así como la Quinta da Regaleira, otro magnífico ejemplo del romanticismo portugués, según he podido leer.

Y es que, desgraciadamente, yo no tuve ocasión de verlo. Como comenté en su momento, en este viaje padecí dos tremendas heridas en los talones que me impedían caminar dos pasos seguidos sin agonizar del dolor; y además, el tiempo se nos iba.

Había llegado el momento de abandonar Portugal. Tras una breve parada en el precioso pueblo de Azenhas do Mar para comer, nos despedimos de la Costa de Estoril en el Cabo da Roca: el punto más occidental de la Europa continental. No deja de tener su gracia que apenas unos días antes hubiese estado en el Cabo Norte, ¿verdad? Quién me lo iba a decir.

No me quiero ir.

La entrada general de adultos para visitar el Palacio da Pena cuesta 11€. No obstante, existe una modalidad para quienes solo quieran conocer los exteriores, así como precios especiales para niños, mayores y familias.

El acceso al Palacio de hace a través de un largo camino montaña arriba, pero quien así lo prefiera puede tomar uno de los autobuses habilitados para ello, pagando un pequeño extra.

Más información en la página web oficial de los Parques de Sintra.

Menéalo votar

Tags: Costa de Estoril, Estoril, fuertes y palacios

14 comentarios en “El Palacio da Pena: reyes y reinas en la Costa de Estoril”

  1. El 9 septiembre, 2012 a las 13:05 Antonio Aguilar (Historias de nuestro planeta) escribió... #

    ¡Un sitio espectacular! La onírica arquitectura del palacio me hace pensar qué tipo de inspiración tenía el arquitecto del lugar…

    Y qué suerte de día tuviste. La última vez que lo visité había tanta niebla y lluvia que no se veía a dos palmos de tu frente!

    ¡A seguir así Carmen!

    • El 10 septiembre, 2012 a las 22:10 Ku escribió... #

      ¿”La última vez que lo visité”? ¿Cuántas veces has estado en Sintra, Antonio?

      ¡Un abrazo!

  2. El 9 septiembre, 2012 a las 13:33 Saray escribió... #

    Carmen! Que bien que pudieses ir a Sintra. A mi me pareció un pueblo de cuento de hadas pero tienes que volver para visitar la Quinta da Regaleira y el castillo de los Moros también. A mi me encantaron los tres. Me lo pase como una enana.

    Un abrazo!

    • El 10 septiembre, 2012 a las 22:37 Ku escribió... #

      ¡Hola Saray!

      Calla, calla… ¡que me quedé con unas ganas de ver todo eso! Esa zona de Portugal me tiene enamorada, el Palacio da Pena es una maravilla (y a mi me pilló de sorpresa, por lo que todavía me impresionó más), pero por lo que me han dicho la Quinta da Regaleira no se queda atrás… ¡Volveré fijo!

  3. El 10 septiembre, 2012 a las 10:17 Pau escribió... #

    Qué maravilla!

    • El 10 septiembre, 2012 a las 22:42 Ku escribió... #

      ¡Lo es!

  4. El 10 septiembre, 2012 a las 12:25 Victor escribió... #

    Precioso el lugar. Yo no me acerqué a verlo en mi escapada a Lisboa aún sabíendo que me gustaría… pero dos días tan solo en la capital no me dejaba tiempo a más.

    Evidentemente, volveré por allí para verlo.

    • El 10 septiembre, 2012 a las 22:48 Ku escribió... #

      Pues nos cambiamos los puestos, Victor, porque yo tengo que volver a Lisboa, ¡la última vez que fui fue hace más de diez años! Y evidentemente, con todo lo que hay que ver en esa ciudad entiendo que no te diese tiempo a más ;)

  5. El 10 septiembre, 2012 a las 22:41 AnaM escribió... #

    ¿Visitaste el bosque-jardín que rodea el palacio? Es absolutamente increíble. A mí me encanto tanto o más que el palacio… También visité la Quinta Regaleira (no me dio tiempo a más en un día) y aunque muy diferente al Palacio da Pena también es espectacular. Espero escribir pronto sobre ellos en mi blog.

    Muy bonitas las fotos aunque creo que el mérito lo tiene el palacio que es precioso. ;)

    Salu2!!

    AnaM

    • El 10 septiembre, 2012 a las 23:03 Ku escribió... #

      Jajaja, ¡el mérito te aseguro que es del palacio!

      Como he contado, no pude dar grandes paseos porque estaba “coja perdía”… De hecho al Palacio tuvimos que subir en autobús porque yo no podía caminar :( Pero lo tengo muy anotado para la próxima ocasión. ¡Es un lugar para pasar el día! :D

      ¡Un saludo!

  6. El 13 septiembre, 2012 a las 8:37 El Guisante Verde Project escribió... #

    Hola Ku! Este palacio es genial, un poco despropósito si quieres, aunque desde luego no pasa desapercibido. A nosotros nos gustó la cantidad de mobiliario, de recuerdos, que se conservan, y que hacen parecer vivo al edificio, como si sus habitantes estuvieran dando un paseo por la, magnífica, sierra.
    En otro estilo, el Palacio Nacional nos gustó muchísimo, tal vez por lo poco acostumbrados que estamos a ver palacios renacentistas fuera de Italia.
    Uff, como se nota que aun no hemos salido de vacaciones…. :-P

    Un abrazo!

    • El 14 septiembre, 2012 a las 9:46 Ku escribió... #

      ¿Despropósito? Jajaja, a mi me parece precioso, ¡un sueño! Los interiores son una maravilla,parece que todavía viviese alguien en él :D

      El Palacio Nacional no lo conozco… Definitivamente, tengo que regresar a esas tierras.

      ¡Un abrazo!

  7. El 29 septiembre, 2012 a las 15:31 José Carlos DS escribió... #

    Es una pasada el palacio y muy fotogénico, tengo que volver alguna vez por allí, que la última vez que estuve iba con cámara de carrete, tendré 2 fotos a lo sumo… xDDDD

    • El 1 octubre, 2012 a las 23:58 Ku escribió... #

      Pero, José Carlos… ¿qué le pasó a tu carrete? ¿Quemaste las fotos en la hoguera?? Yo antes de las cámaras digitales también viajaba con analógica… son fotos sencillas, ¡pero las conservo todas!

¡Deja un comentario!

Current day month ye@r *