Menu

Malta: Historia a cucharadas en La Valeta

Cuando uno mira un mapa de la isla de Malta lo primero que observa es que al menos una séptima parte de su superficie la constituye terreno urbanizado. La mayoría se encuentra en su zona norte: no menos de quince municipios pegados unos a otros como si de una ciudad inmensa se tratase (en proporción al tamaño de la isla).


Ver mapa más grande

Dentro de todo este conjunto, La Valeta ocupa un lugar privilegiado. Situada entre los puertos naturales de Marsamxett y Grand Harbour, y con la península del monte Sceberras vigilando el Mediterráneo, el 49º Gran Maestre de la Orden de San Juan, Jean Parisot de la Valette, no pudo encontrar un punto más estratégico para establecer su capital.

La Valeta comenzó a construirse en 1566, y  quince años después ya estaba terminada. Catedral incluida. Claro que entonces la ciudad no sería tan extensa como ahora, pero aún así… tiene su mérito. No cabe duda de que los Caballeros, que habían tenido que esperar a que las trifulcas con el Imperio Otomano terminasen para levantarla, tenían ganas de contar con una capital a la altura de grandeza.

La Valeta

La Valeta - Upper Barrakka Gardens

La Valeta - Cancillería

Pero antes de continuar, creo que ha llegado el momento de presentar a mis compañeros de viaje: Jesús, de Fotonazos; Haritz, de Tokitan TV; Miguel, de Kebrantin; Laura, de Viaje al Atardecer; y Andrea en representación oficiosa de Viajeros Sin Límite (aunque viajeros sin límite seamos todos :P). De esta guisa nos dirigimos al primer punto de nuestro recorrido: los Jardines Barrakka.

Malta

De esta guisa. Foto de @fotonazos


 

Situados en un antiguo bastión militar, los Jardines Barrakka fueron uno de los lugares de esparcimiento de los Caballeros Hospitalarios hasta 1824, fecha en que pasaron a ser un jardín público desgraciadamente destruido por la II Guerra Mundial, para posteriormente ser recuperados de nuevo.

Están divididos en dos niveles: uno al pie del baluarte (Lower Barrakka Gardens) y uno en su parte superior (Upper Battakka Gardens), cuya magnífica vista de lo que se ha dado en llamar como “Las Tres Ciudades” (Vittoriosa, Cospicua y Senglea) justifica sin lugar a duda el emplazamiento escogido para esta edificación defensiva.

[Nota al margen: A pesar de lo que parece en las fotografías, os aseguro que el día no era tan negro. Hacía algo de viento y por momentos las nubes parecían querer cubrir el sol, pero como podréis comprobar más adelante, al final disfrutamos de un día radiante.]

La Valeta - Upper Barrakka Gardens

La Valeta - Upper Barrakka Gardens

P413027La Valleta - Upper Barrakka Gardens8

La Valeta - Upper Barrakka Gardens

La Valeta - Upper Barrakka Gardens79

Tras esta primera vista “de pájaro”, nos zambullimos en las calles de la capital. Nuestra caminata comenzó en el centro de La Valeta, donde los parecidos con la cercana isla de Sicilia (a unos 90 kilómetros de distancia) se hicieron todavía más patentes.

Y es que ésta era una impresión que llevaba madurando desde la noche anterior. Había demasiadas cosas que me recordaban a la isla italiana: la manera de conducir (por la izquierda, “a la inglesa”, pero con una temeridad más propia de nuestros vecinos mediterráneos), la gastronomía (enseguida iremos a ello), la lengua (los idiomas oficiales son el maltés y el inglés, pero el italiano no se queda atrás; y por otra parte, el maltés guarda bastante parecidos con el siciliano)… y desde ese momento, también la tipología de las ciudades: pendientes inhumanas, centros históricos de calles estrechísimas, edificios decadentes… Realmente, la impresión que el viajero recibe es que las ciudades y pueblos de Malta hayan quedado detenidos en el tiempo, pero con un sabor que se agradece hayan sabido conservar.

La Valeta

La Valeta

La Valeta

La Valeta

La Valeta

Nuestro paseo nos llevó hasta la Concatedral de San Juan, un edificio que por su aspecto exterior no llama excesivamente la atención, y que por dentro deja con la boca abierta. Opulencia, esa es la palabra: frescos desde el suelo hasta el techo, oro por doquier, ocho capillas en representación de las “ocho lenguas de la Orden”… incluso el suelo es una obra de arte. Arte fúnebre, en este caso, ya que bajo cada losa de mármol se encuentra sepultado un Caballero Hospitalario.

El verdadero tesoro de la Concatedral, no obstante, se encuentra en el Oratorio. Allí se guarda “La decapitación de San Juan Bautista” y otra obra “menor” de Caravaggio, quien entre las idas y venidas de su tumultuosa vida, pasó una temporada en Malta e incluso llegó a ser nombrado Caballero.

La Valeta - Co-Catedral de San Juan

La Valeta - Co-Catedral de San Juan

La Valeta - Co-Catedral de San Juan

La Valeta - Co-Catedral de San Juan

La Valeta - Co-Catedral de San Juan

Me hubiese gustado pasear con más calma por la Valeta. Al salir de la Concatedral el sol brillaba con fuerza, y la plaza que hay entre ésta y el Palacio de Justicia era un hervidero de turistas y autóctonos; paseando, tomando un café en las terrazas, o haciendo un corro alrededor de un par de músicos ambulantes que tocaban una peculiar melodía folklórica con un órgano electrónico.

La Valeta

La Valeta - Palacio de Justicia

La Valeta - Palacio de Justicia46

Sin embargo, debíamos continuar. Llegamos al Palacio del Gran Maestre justo en el momento del “intercambio” de guardia (y digo “intercambio” porque sólo cambiaron de posición). El Palacio, como su nombre indica, fue la residencia de todos los Grandes Maestres de la Orden, desde su construcción en 1571 hasta que llegaron los ingleses e hicieron de él la residencia de su Gobernador.

La Valeta - Palacio de Gran Maestre

La Valeta - Palacio de Gran Maestre

La Valeta - Palacio de Gran Maestre

La Valeta - Palacio de Gran Maestre

La Valeta - Palacio de Gran Maestre

Actualmente, el Palacio es sede del Parlamento y Despacho Presidencial, pero una gran parte está abierta al público y puede visitarse como museo. A destacar, la armería. Nunca he sido muy  vitrinas llenas de yelmos y armaduras, pero hay que reconocer que la colección es impresionante. Merece la pena.

Un dato que me llamó muchísimo la atención fue que, al parecer, por aquella época los muebles de madera eran considerados un pequeño lujo. A simple vista no le encontré sentido, pero todo tiene su explicación: Malta, por superficie, no cuenta con grandes bosques, y por ende, la madera era un bien escaso, considerado símbolo de riqueza. Actualmente la globalización ha hecho cambiar las cosas, y traer barcos de madera, por ejemplo de Italia, no cuesta nada; lo que se cotiza es la madera maltesa, más escasa, de gran calidad, y muy bien trabajada.

La Valeta - Palacio del Gran Maestre

El despacho del Presidente

La Valeta - Palacio de Gran Maestre

La Valeta - Palacio de Gran Maestre

Pusimos fin a la mañana con un temprano almuerzo en el Caffe Cordina: la confitería más antigua de Malta, fundada en 1837.  Allí probamos platos típicos como el Hobz Biz-Jejtel (pan tostado maltés con tomate, aceite de oliva, ajo, cebolla, alcaparras…), los Bragioli (unos rollitos de ternera con huevo, pan rallado y salsa de tomate que recuerdan mucho a los “involvitini” italianos), o el Maltese Platter, un entrante muy típico que, entre otras cosas, incluye queso de cabra con pimienta, aceitunas y tomates secos. Como plato principal cada uno pidió una cosa, pero lo más repetido fue la pasta en sus diferentes variantes. Como decía al principio, muy similar a la cocina italiana. Mediterránea, al fin y al cabo, pero con una peculiaridad: casi siempre es saladísima. Especialmente las aceitunas y los tomates secos.

Platos típicos: Hobz Biz-Zejt

Hobz Biz-Jejt

Platos típicos: Bragioli

Bragioli

Platos típicos: Maltese Platter

Maltese Platter


 

Tras la comida le tocó el turno al Malta Experience: un tour audiovisual de esos que hubiese estado en el último lugar de mi lista de prioridades, pero que, debo reconocerlo, es bastante interesante. Y ahora voy a decir algo que puede parecer una contradicción: me quedé dormida a la mitad de los 40 minutos que duró la película.

¿Publicidad negativa? Nada de eso: insisto en que me estaba encantando. Tomé notas como una posesa el tiempo que permanecí despierta. Y es que la historia de Malta es fascinante, y el vídeo da un buen repaso a sus episodios más importantes. Entonces, ¿qué? Sólo un consejo: no os metáis en una sala oscura a las dos de la tarde tras una comilona al sol. El cuerpo a veces nos juega malas pasadas.

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, , ,

12 comentarios en Malta: Historia a cucharadas en La Valeta

  1. Victor 30 Abril, 2011 at 11:41 #

    Buenas Carmen! No conozco Malta pero con lo que he leído y sobre todo visto fotos y vídeos, me parece una de las más interesantes islas que tenemos por el Mediterráneo.. y mira que es pequeña. La con-catedral me ha encantado!!!

    Un saludo!

  2. Sandra 30 Abril, 2011 at 11:50 #

    Hola Carmen! Chica, no paras, eh? Muy chulas las fotos, habrá que apuntar Malta como un posible destino para unas vacaciones.

  3. Jexweber 30 Abril, 2011 at 12:19 #

    Muy bueno Carmen, me encanta ver dos visiones fotográficas distintas de un mismo sitio en el que he estado, muy buenas fotos.

  4. Hola Carmen!

    A Malta le tengo ganas desde hace años, principalmente por poner cara (¿fachada?) a los tantos sitios que siempre leo de su rica e influyente historia. Entradas como la tuya hacen que esas ganas crezcan hasta niveles insospechados.

    Pero… avisa de que hay esas fotos de comida para los que leemos esto antes de comer!

    Un beso y a seguir así!

  5. Carlos 30 Abril, 2011 at 17:04 #

    Que curioso ampliar el mapa y ver lo pequeña que es la isla en comparación a Sicilia! llega un momento en que se vuelve invisible jaja. Como sabes tuve la suerte de conocer Sicilia hace unos años y por las fotos es verdad que se parecen!

    Un besazo!

  6. Carlos 30 Abril, 2011 at 17:10 #

    Que gran invento Google Maps, me ha recordado tu vuelta al mundo, cuando tenias esa sección de dónde estoy y sacabas esos sitios tan raros, que parecia que fueses a aparecer en la ventana de un momento a otro. Tengo muchas ganas de que emprendas tu próxima gran aventura ;) Cómo van los preparativos?

  7. machbel 30 Abril, 2011 at 19:26 #

    Para lo pequeña que es, parece bastante interesante Malta. La pequeña isla que se ve en el mapa al norte de la isla de Malta, también pertenece a este país?

  8. Ku 1 Mayo, 2011 at 13:51 #

    @Víctor: Y tanto que interesante, ¡si tiene una historia que se remonta a….! Iba a decir que a los fenicios, pero ya verás en la próxima entrada de cuando datan los templos que os voy enseñar, ¿te animas a apostar? :P

    @Sandra: No lo dudes, lo teneos aquí al lado y con los vuelos low cost no hay excusa que valga, ¡es super recomendable!

    @Jexweber: Viniendo de ti es todo un honor!! :D Por cierto, gracias por la foto del coche, ¡yo apenas tengo fotos de nosotros!

    @Antonio: Pero Antonio!! ¿A estas alturas no sabes que yo siempre hablo de la comida? jejeje, ¡si a este paso le voy a cambiar el nombre al blog! :P Tranquilo , cuando empiece mi Gran Viaje volveré al sistema de antes: una única entrada al final de cada etapa resumiendo la gastronomía de cada lugar, ¡así a nadie le pillará desprevenido!

    @Carlos: Jijiji, está chulo el mapa. Lo único que no me gusta es que al embeberlo queda alienado a la izquierda y si lo cambio en el código, desaparece :( Los preparativos van muy muy mal, ¡pero porque todavía no he empezado! ¡y queda UN MES! Ahhhh… ¡no es nada!! Estas semanas van a estar calentitas, ya verás :D

    @Machbel: ¡Es Gozo! La segunda isla más grande del archipiélago de Malta. En la última entrada hablaré de ella, ¡es muy bonita! Mucho más tranquila y deshabitada que Malta, ¡y no veas que playitas!

  9. Blai 1 Mayo, 2011 at 19:16 #

    Hola Carmen, me uno a lo que ha dicho por arriba Victor. Malta es uno de estos lugares a los que ya hace tiempo que quiero ir y nunca encuentro el momento.. Y mira que es bien sencillo eh! hehe
    Qué historia tan fascinante y sobretodo, que comida taaan rica! Me ha entrado un hambre de repente…

    Espero que nos sigas contado más sobre esta interesantísima isla!

    Ah! Y entiendo perfectamente que después de esta comilona te durmieras viendo la película… haha! Nos puede pasar a todos, y creo que a mi el primero! xD

    Un abrazo!

  10. Ku 2 Mayo, 2011 at 21:45 #

    Hola Blai! Lo bueno de Malta es que nadie puede descartarla como destino porque no le guste la comida :D Y ya si te interesa la historia, tienes otro enorme motivo para ir: es un país muy interesante! No entiendo cómo la gente lo pasa tanto por alto… ¿será que lo pierden de vista en el mapa? jeje Un abrazo!

  11. José Carlos DS 2 Mayo, 2011 at 22:46 #

    Mira que Malta nunca había estado entre mis preferencias viajeras, pero esas imágenes y lo que comentas me va entrando por los ojos, en especial las calles, veo bastante interesante darse un paseo sin rumbo fijo por la valeta.

    Normal que te quedaras dormida, anda que menuda agenda tuvisteis durante la mañana casi sin parar de un lado para otro xD

    Saludos!! ;)

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los Posts de la semana | El Blog de KAYAK - 2 Marzo, 2012

    […] 3- Malta: Historia a cucharadas en La Valeta […]

Deja un comentario