Menu

Cinco razones para volver a Stavanger

Hace unos días me topé en Wikipedia con un dato curioso: Ramallah, la ciudad palestina donde en esos momentos me encontraba, está hermanada con Trondheim, en Noruega.

Hay hermanamientos simpáticos, no me lo podéis negar. A mí éste por ejemplo me lo parece (¡no pegan nada!). Yo no sé quien es el encargado de decidir estas cosas, pero eso no es a lo que voy. El caso es que cuando leí Trondheim, se me encendió una bombilla. Sabía que había estado, pero no recordaba nada de lo que había visto o hecho allí. Finalmente caí: Trondheim fue el puerto desde el que partió mi crucero por los fiordos noruegos. Pero estuve solo unos minutos, lo que tardé en embarcar, y eso a efectos prácticos es como decir que no estuve.

Crucero por los fiordos noruegos

[Paisajes inolvidables en los fiordos noruegos.]

Así que no puedo decir que conozca Trondheim, como casi ninguna de las ciudades que visitamos durante aquel crucero. A mí pasar menos de un día en una ciudad me sabe a poco. Sin embargo, Noruega es uno de los países europeos donde más he disfrutado viajando; tanto, que apenas un mes después regresé para conocer una cara suya muy distinta (Laponia), y no me importaría regresar mañana mismo para pasear de nuevo por aquellos pueblos de juguete, respirar bien hondo en medio de la naturaleza salvaje, y poner a prueba* su exquisita gastronomía.

Si me escapase en invierno, lo tengo claro: iría bien al norte para buscar auroras boreales (un sueño que algún día cumpliré). Pero como estamos en mayo y ahora apetece un plan más veraniego, volvería a los fiordos, esta vez sin crucero (desde Barcelona hay vuelos directos con Vueling a Stavanger y Bergen, más fácil imposible), para tener plena libertad y disfrutar a mi ritmo.

Crucero a los fiordos noruegos

[Esto es todo lo que conozco de Stavanger “city”. Tengo que ponerle remedio.]

Afinando todavía más, me gustaría especialmente regresar a Stavanger. ¿Por qué? Porque así como, por ejemplo, en Bergen también pasé solo un día pero quedé medianamente satisfecha, Stavanger  lo vi únicamente desde el barco y a través de la ventanilla del autobús que nos llevó al inicio del trekking para acceder al Preikestolen o Púlpito de roca. Y yo Stavanger quiero conocerlo, exprimirlo. Sin pensar demasiado, estas serían las cinco primeras razones que se me ocurren para regresar, pero podría decir muchas más.

Su Barrio Viejo (Gamle Stavanger)

Gamle Stavanger, que ver en Stavanger, Noruega

[Fotografía: J.R. Álvaro González, Viajes, Rock y Fotos]

Creo que a la vista de la imagen no es necesaria demasiada explicación. A mí esa estampa tan noruega del “pueblito de cuento” no me puede gustar más, y tal y como dice mi compañera Nani en su blog, Stavanger cuenta con “el mayor y mejor conservado conjunto de casas de madera del norte de Europa”. Un total de 173 antiguas viviendas de pescadores, algunas con más de ciento cincuenta años de antigüedad, entre las que  me encantaría pasear hasta perderme.

El Museo del Petróleo

Noruega, que ver en Stavanger, fiordos, petroleo

[Fotografía: Pau G. Solbes, El Pachinko]

Lo sé, suena un poco raro. Y si además lo pongo justo después de las casitas de la imagen anterior, el contraste es mayor. Pero no se puede hablar de Stavanger sin hacer un hincapié especial en su relación con la industria del petróleo, y todos los que lo han visitado coinciden: este museo, además de didáctico, es interactivo y (sorprendentemente) divertido. Solo hay que leer el artículo que le dedicó mi amigo Pau.

La calle Øvre Holmegate

Noruega, viaje, que ver en stavanger, comer en Stavanger

[Fotografía: Stavanger kommune]

La calle de moda de Stavanger. Pintoresca y repleta de comercios chic: cafés, chocolaterías, tiendas de ropa y decoración… Un lugar para fotografiar, comprar, disfrutar, ver y dejarse ver. Como curiosidad, sus coloridas casas no han sido siempre así. En origen eran blancas, como las del Barrio Viejo, pero en 2005 un peluquero de la zona llamado Tom Kjørsvik tuvo la brillante idea de cambiar la imagen del barrio y… Lo cuenta mejor, y con muchas fotos, el señor Luisete en su blog.

La gastronomía

noruega, viaje, que hacer en stavanger, salir, copas, noche

[Fotografía: J.R. Álvaro González, Viajes Rock y Fotos]

Con el festival Gladmat por bandera, Stavanger presume de ser una de las capitales gastronómicas del país. Y aquí nos ponemos serios. A mí la cocina noruega me encanta. Sinceramente es de mis favoritas, pero decía unas líneas atrás que volvería al país solo por ponerla a prueba, y eso lo tengo que explicar. La última vez que visité Noruega me puse hasta arriba de salmón ahumado y queso (dos de sus productos estrella y de mis platos preferidos entonces) e incluso maté con mis propias manos un Cangrejo Real (para comerlo). Y un par de años después me hice vegetariana. Peor aún: ¡vegana! Así que ni el queso me vale ya. Pero estoy segura de que un país como Noruega, con una cocina tan exquisita y a la vanguardia en todo, no me decepcionará. Me encantaría descubrir su gastronomía desde esta nueva perspectiva. Y luego vuelvo y os lo cuento.

La roca Kjeragbolten

Viaje, Fiordos, Kjeragbolten, stavanger

[Fotografía: Wikimedia Commons]

No está en Stavanger city propiamente dicho, pero la ciudad es una buena base para esta excursión. Quiero una foto así (pero sin el disfraz de árbitro). Aunque para eso primero tendría que subirme, y no sé si me atreveré… Ahí, como en el Púlpito, no hay medidas de seguridad de ningún tipo; basta con pisar mal o que sople una ráfaga de viento, y adiós. Aún así, la caminata hasta la cima del monte Kjerag me gustaría hacerla. Y luego tanteamos el tema de la roca.

Extra: el Preikestolen

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya, ya sé que solo iba a dar cinco razones. Y que el Preikestolen no debería contar porque ya lo he visto. Pero yo soy de la opinión de que las maravillas del mundo no importa verlas varias veces. Le gente suele preguntarme si no me aburro de entrar una y otra vez en el Taj Mahal, y mi respuesta siempre es la misma: me asombra y fascina como el primer día. Pues lo mismo ocurre con el Preikestolen: es una maravilla natural a la que no me importaría volver. ¡Aunque la caminata tenga lo suyo!

¡Compártelo!
Share on Facebook640Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, , ,

24 comentarios en Cinco razones para volver a Stavanger

  1. elisabetrlujan 13 mayo, 2014 at 15:13 #

    Me encanta, qué bonito!

  2. Víctor M. Martínez Valero 13 mayo, 2014 at 19:20 #

    Y yo al contrario Carmen, casi lo único que puedo decir que conozco de lo que comentas en el artículo es Trondheim, donde viví dos años. ¡Qué recuerdos y qué mono constante de Noruega que tengo!

    • Carmen 15 mayo, 2014 at 19:11 #

      ¿Dos años? ¡Sí que te tuvieron que tratar bien! Ahora, lo que no me creo es que en dos años no hicieses excursiones por ahí. ¿Cómo que no conoces nada? :P

      ¡Un saludo!

      • Víctor M. Martínez Valero 16 mayo, 2014 at 19:47 #

        Hice muchas excursiones, sí, pero por el centro, norte y Oslo. Aún me queda la zona de Stavanger y alrededores. :)

        Un saludo

  3. Avistu 15 mayo, 2014 at 13:38 #

    Te va a matar el Sr. Solves… :P

  4. Alicia's Own 16 mayo, 2014 at 8:09 #

    Agradezco infinitamente este post! Voy para allí el fin de semana que viene ya que aquí en Inglaterra es feriado el lunes, genial!!! Me ha venido de maravillas!

    • Carmen 19 mayo, 2014 at 23:29 #

      ¡Me alegro mucho, Alicia! Así da gusto :D

  5. Roi 25 mayo, 2014 at 3:38 #

    Tuve la suerte de elegir Stavanger para un Erasmus de 6 meses el año pasado.
    Volví enamorado de la ciudad en particular y de Noruega en general.

    Unas amigas me visitaron y pensamos alquilar un coche, pero se nos iba de presupuesto. Improvisamos un viaje a Tau y de ahí acabamos en la base del camino al Preikestolen a golpe de Marzo con mal tiempo. Nos habían avisado que era peligroso subir en esas condiciones. La mezcla de riesgo e ilusión por llegar habrían compensado pero al llegar a la cima vacía y nevada la vista fue inolvidable. Norge es un país de cuento…

    • Carmen 1 junio, 2014 at 20:16 #

      Es un país de cuento, bonito y muy diverso :D

      Un abrazo, Roi!

  6. Victor de Mochileros 2.0 1 octubre, 2014 at 20:49 #

    La verdad es que Noruega es un país impresionante, este verano hemos disfrutado unos días, pero volveremos, y especialmente como tú comentas volveremos a subir al Preikestolen, es una maravilla, y como tal hay que visitarlas las máximas veces posibles. Mis hijas disfrutaron de lo lindo:

    http://mochilerosdospuntocero.blogspot.com.es/2014/07/dia-18-29-de-julio-preikestolen-el.html

    Saludos

  7. Lala 25 julio, 2015 at 22:36 #

    Hola ! Soy guía local de Stavanger desde que llegué hace ya 3 veranos. Mi especialidad : subir al Púlpito con grupos españoles. Cada vez que subo y tras ese gran esfuerzo , me encanta poder decir, yo trabajo aquí. Van 16 veces ya. Solo tengo una queja y es que evitaría subir en Julio y Agosto. Ya se lo que supone, pero para aquel que pueda elegir…que lo haga. Un saludo

    • Carmen 2 agosto, 2015 at 11:55 #

      ¡Hola, Lala!

      16 subidas al Púlpito, ¡madre mía! Debes tener unas piernas de hierro :)

      Queda aquí tu recomendación de evitar julio y agosto. Lamentablemente la mayoría de los españoles suelen tener vacaciones en esos meses, pero quien pueda elegir…

      ¡Un saludo!

    • Eulàlia 18 agosto, 2015 at 19:34 #

      Hola Laia, nosotros vamos el 23 de agosto, me gustaria poder ver la roca kjeragbolten, está muy lejos del puerto?

  8. Eulàlia 18 agosto, 2015 at 13:31 #

    Buenos días,
    alguien puede asesorarme como llegar hasta la roca kjragbolten? Si llego del crucero a las 7 de la mañana y tengo que volver al barco antes de la 13 horas ¿nos da tiempo de visitarla? Gracias

  9. Tatiana 15 octubre, 2015 at 17:30 #

    He ido varias veces a Stavanger en diferentes época del año a visitar la familia de mi novio que es de ahí. Les recomiendo mucho ir a Trolltunga no esta cerca de las ciudad como Preikestolen o Kjeragbolten, pero es una caminata agradable y sobre todo las vistas son increíblemente lindas! Una pena que no puedo subirles fotos, pero si lo que quieres es adrenalina no te puedes perder Kjeragbolten! Aún sonrío al recordar lo increíble que fue ir hasta ahí!

  10. Josep Jose Fabra 21 mayo, 2016 at 6:00 #

    Hola Carmen. Voy a final de este mes a los fiordos noruegos y al Cabo Norte, y tengo algunas dudas, a ver si me puedes ayudar. El frio en esta epoca que tal?. Subir al Pulpito tengo entendido que es un palo de 2 horas?. Comer el cangrejo real a lo tipico vale la pena?. A que hora para ver las auroras boreales?. Algun consejo practico?. Un abrazo

    • Carmen 22 mayo, 2016 at 14:31 #

      ¡Hola, Josep!

      Yo viajé en esta época a Noruega y recuerdo que en el norte (Laponia) incluso vivimos alguna nevada (mira la foto de este post). Sin embargo, no recuerdo el viaje como especialmente frío… Íbamos abrigaditos con una chaqueta y poco más (aunque el anorak llegó a ser necesario por la noche).

      La subida al Púlpito puede llevarte más o menos dos horas, sí, pero no creas que tampoco es para tanto. Yo la hice rodeada de señoras de crucero, con sandalias y chanclas, y si ellas subieron tú también puedes! Pero en zapatillas mejor, jejeje.

      Está mal que yo lo diga ahora que soy vegetariana, pero el cangrejo real está buenísimo. A mí me encantó :)

      Auroras boreales en esta época creo que ya no se ven tanto (pero me puedo equivocar), que yo sepa ahora empieza la época del sol de medianoche. ¡Otra maravilla! (Aunque lleva un antifaz para dormir, porque en muchos hoteles no tienen persianas y el que sea siempre de día te puede trastornar).

      ¡Un abrazo!

      • Josep Jose Fabra 3 julio, 2016 at 10:51 #

        Hola Carmen. Por lo que leo en tu post sobre los fiordos noruegos, a finales de mayo, primeros de junio ya es una buena epoca para ir, verdad ? (ya no hace mucho frio, creo). Voy hasta el Cabo Norte con un crucero de 15 dias. Que consejos practicos me darias?. Comer cangrejo real vale la pena

  11. Josep Jose Fabra 3 julio, 2016 at 10:56 #

    Gracias Carmen. Si frio en Cabo Norte y en Tronso nos nevo un poco. Al final el “pulpito” lo vimos desde abajo del fiordo de Stavanger. Precioso todo. A ver si podemos coincidir en algin viaje. Besos

  12. Laura 4 julio, 2016 at 14:06 #

    Hola, viajo a Stavanger la semana que viene, cómo es la conexión ciudad-púlpito???? Creo que hay q ir en ferry y autobús, me puedes orientar? Muchas gracias

Trackbacks/Pingbacks

  1. una visita a Kjerag, mi deuda pendiente en Stavanger - 16 mayo, 2014

    […] la misma imagen pero sin zoom. Una antigua campaña invitando a los lectores a visitar Bergen y Stavanger. […]

  2. Qué ver en Stavanger en 3 días. Viajes a Noruega con niños. | el pachinko - 19 mayo, 2014

    […] Nos hubiera encantado ver el púlpito desde arriba, posarnos sobre la roca Kjerag o dar un paseo nocturno para descubrir la ciudad por la noche. Cuando viajamos con niños es una de las cosas que más echamos de menos. Siempre es positivo que nos queden razones para volver a Stavanger. […]

Deja un comentario