Menu

24 horas en Viena sin una nota de clásica

Me complace introducir el primer post invitado en la historia de este blog. José Ramón Álvaro González, periodista al que admiro y sigo desde hace años, ha escrito a medida para Trajinando por el Mundo este estupendo artículo con un montón de ideas para descubrir la Viena más joven y moderna. Si os gusta y queréis leer más en esta línea, os invito a pasar por su fantástico Viajes, Rock y Fotos, el blog de viajes más musical de la red.

Al regreso de mi última visita a Viena, me he dado cuenta de la imagen que demasiada gente tiene la ciudad.

-¿Has estado en Viena? He visto las fotos en Facebook.

-Sí, he estado unos días con Iván Ferreiro y su hermano Amaro. He ido para contar como grababan un video sobre la ciudad con nuevas canciones.

-Es una ciudad estupenda pero un poco aburrida ¿no?

…Y siempre la misma historia: tópicos, tópicos y tópicos que no se corresponden con la realidad, ni ahora ni nunca. Y si no, que se lo digan a los protagonistas de la película Antes del Amanecer. July Delpi y Ethan Hawke se lo pasaron de miedo un día en Viena, recorriendo sus calles y atraídos por un romance en el que la ciudad fue testigo de excepción. Así que para todos los que pensáis que Viena es una ciudad aburrida y pomposa, hemos preparado un plan en el que no hay ni un minuto para el postureo, en el que huimos de lo típico pero sin perder la esencia de lo auténtico, en el que no hay cabidas para pelucas ni corcheas.

Viaje a Viena, que ver y hacer
Moderna, dinámica e imparable, así es Viena hoy.

Hotel 25hours

Toda historia debe comenzar en un buen hotel. Si el Sacher, que un día fue histórico y hasta negro, ahora es el elegido por el pijerío galopante, el 25hours es la apuesta de la nueva Viena. Situado entre el Museumsquartier (el Barrio de los Museos) y el gótico Rathaus se levanta este edificio de 7 plantas decorado como si fuera un circo. Cuidado hasta el mínimo detalle, su diseño trendy es una de las atracciones de la Viena moderna en la que su metálico restaurante y su Dachboden (terraza) desde la que se domina la ciudad, son visitas obligadas. Alojarse en alguna de sus habitaciones forma parte de la experiencia de está ciudad que se transmuta, en la que el concepto artesanal y detallista se funde con una corriente de diseño naif.

Viaje a Viena, donde dormir barato, moderno
El 25hours es un hotel original en pleno centro.

Museumsquartier

Dominado por los Enzis (bloques de plástico de colores en los que los vieneses dormitan, enamoran, juegan, sestean….) este barrio es el buque insignia de la renovación cultural de una ciudad en la que lo clásico se ha convertido en clasicista, y que en verano se llenan de jóvenes buscando un festival en el que participar. El Museumsquartier es un pedazo de Viena que hasta hace 10 años estaba lleno de recuerdos ecuestres para privilegiados. Hoy, es el lugar con más ambiente y modernidad de toda Austria. Unas antiguas caballerizas gigantes, majestuosas y rozando lo naif fueron convertidas en el Barrio de los Museos, un reducto para varias galerías de arte moderno (Leopold Museum, MUMOK y Kunsthalle) que forman un plaza amplia para el esparcimiento de los vieneses donde también tienen cabida cafés y restaurantes. Parejas tomando el sol, niños jugando con sus bicicletas y transeúntes indiferentes se mezclan con obras vanguardistas y vanguardias.

Viaje a Viena, cultural museos, que ver
El Museumsquartier es la referencia de la Viena moderna.

Engullir el Karmelitemarkt

Este coqueto y bohemio mercado está para comérselo. Enclavado en el Karmeliteviertel, a menos de 15 minutos a pie del centro, es la joya de la corona de Leopoldstadt. Rico en fruta, verdura, flores y productos naturales, lo que en realidad hace las delicias del viajero son sus coloridas y agradables terrazas en las que la vida pasa con un compás del 3/4. El Karmelitemarkt se ubica en una pequeña plaza rodeada de edificios luminosos y pintados con colores que reflejan el sol y lo proyectan sobre los viandantes. Es alegre y diversa, como los locales que la forman. Aquí se deleitan todos los sentidos, pero especialmente los gustativos. En esta “revolución” social ha jugado un papel pionero el restaurante Schöne Perle, en la cercana calle Leopoldsgasse. Desde hace 10 años, se hace en sus fogones una reinterpretación de la cocina clásica de Viena. Justo en frente, el Das Engel ofrece un ambiente muy acogedor y el Vicent nos eleva a los cielos de la cocina gourmet en Viena (preparen la billetera). Dos imprescindibles de la zona y su significado son el Skopik & Lohn cuyas armas son una una cocina internacional de calidad a buenos precios, terraza privada y un enmarañado techo que pasa hoy por hoy por ser el más fotografíado del barrio; y Pizza Mari, la pizzería de moda.

Viaje a Viena, donde comer y comprar
Karmelitemarkt, un mercado moderno, funcional y que se sabe vender.

Café en el Hawelka

Regresamos al anillo para recalar en unos de los locales más maravillosos de Viena. En el Hawelka no sé que es mejor si su tranquilidad o el café que sirven. Fundado por Leopold Hawelka y su mujer Josefine en 1939, el local diseñado por Adolf Loos se convirtió, después de la ocupación que originó la posición austriaca durante la segunda guerra mundial, en punto de reunión para escritores, músicos, artistas, intelectuales y críticos. Allí se podía ver al actor Oskar Werner o al pintor Fuchs. Después de la comida es una delicia visitar el local y tomarse un café con Buchteln, unos bollos rellenos de mermelada. Ni Josefine ni Leopold están ya entre nosotros, pero su espíritu todavía permanece en el Hawelka.

Viaje a Viena, cafeterias, que ver, donde comer, donde beber
Observar, leer o conversar son las 3 tareas del que va al Hawelka.

Un paseo en barca por la zona del Alte Donau

Aunque no lo parezca, la ciudad de Viena tiene más de 40 kilómetros de playa y el Alte Donau es la preferida por ser la más cercana al centro y en la que los vieneses tienen su lugar de descanso: pequeñas casas de pocos metros cuadrados, la mayoría heredada, y con un embarcadero que es la envidia del visitante, sobre todo en los días que luce el sol. En invierno se congela pero en verano, este último brazo del Danubio se convierte en lo más visitado por la gente de Viena. Fue segregado del río a finales del siglo XIX y en sus aguas mansas se acondicionaron playas para paliar la necesidad de higiene y de deporte de los vieneses durante la época industrial. De ahí su tradición de baño obrero, que perdura en los nombres de sus distintas playas: Polizeistrandbad, Angelikabada, Arbeiterstrandbad… No faltan instalaciones deportivas, alquiler de barcas, ni terrenos acotados para nudistas. En las orillas del Alte Donau hay caminos sombreados por chopos y sauces, pequeños huertos y chiringuitos.

Viaje a Viena, donde comer, comer en la calle, comer barato
Salchichas a la salida de la Opera, así es Viena.

Tiempo para comprar discos

Viena está considerada la capital de la música, lo cual no quiere decir que su industria de tiendas de discos está muy boyante. De hecho, en los últimos años muchas han tenido que cerrar ante la crisis que viven las ventas de grabaciones discográficos. Algunas de ellas todavía intentan sobrevivir y no ahogarse en un mar que ahora con el resurgir del vinilo parece que vive una calma inquietante. En esa situación se encuentra Scout Records, una tienda situada en Capistrangasse número 3, muy cerca de las estaciones de metro Museumsquartier y Neubaugasse. No tiene web pero sí una gran selección de interesantes títulos. Ediciones de coleccionistas a precios realmente competitivos (¿ahora a lo barato se le dice así, no?) Mucho rock de los 70 y jazz.

viaje a Viena, terrazas, donde cenar

Cenar entre libros

Una buena opción después de rebuscar entre cajas enteras de vinilos, puede ser la de dirigirnos a tomar un aperitivo antes de la cena a Naschtmark, otro de los mercados tradicionales de la capital vienesa. El Naschtmark tiene mucha solera y está abierto hasta las 18 horas (recordad que en Viena, como en toda Europa excepto en nuestra querida España se cena tempranito). Es muy cosmopolita de modo que podremos comernos una paprika húngara, unos yogures griegos o unos panes turcos. Está situado junto al metro Kettenbrükengasse. Una vez que hemos tapeado y aliviado el vacío estomacal es hora de dirigirse al lugar elegido para la cena: el Babbette’s. Está cerquísima, solo cruzando Rechte Wienzeil, una ancha calle que separa el Nachmarkt con otro de los barrios insignia del nuevo Viena, el Freihausviertel.  El de la calle Schleifmühlgasse es el original, fundado en 2002 como una cocina abierta en medio de una librería. Sí, una cocina, porque este lugar es también una academia en la que se imparten cursos culinarios. De hecho, normalmente las cenas suele ser la culminación de alguna clase. Todo en un ambiente acogedor y entre más de 2.500 volúmenes sobre gastronomía.

Lo bueno de cenar temprano es que luego te da tiempo para ir al hotel a pegarte una duchita y acicalarte, ponerte las pinturas de guerra y recorrer la noche vienesa.

Viaje a Viena, donde comer, donde cenar, mejor restaurante
En Babbette’s se puede ojear un libro o una estantería llena de volúmenes mientras se cena, ¿alguien puede dar más?

La noche vienesa

El Chelsea es probablemente el más grande y mejor local para disfrutar de música en la Gürtel (sí, has leído bien, la Gürtel, el cinturón que envuelve los 9 primeros distritos vieneses). Dentro de esta zona con nombre de trama corrupta, en concreto en la parada de metro Thaliastrasse encontraremos mogollón de bares. El Chelsea sin duda es la referencia. Abre todos los días y hay música en directo, desde Djs hasta grupos de rock vieneses o internacionales. Después también podemos ir al Loft en el que nos encontraremos un público más joven, o al Rhitz en el que siempre hay música en directo.  Lo mejor es bajarse en esa parada de metro e inspeccionar el terreno.

Viaje a Viena, salir, noche, bares, musica, fiesta
El Chelsea es el templo del rock en Viena, aunque por fuera no lo parezca.

¡Compártelo!
Share on Facebook25Tweet about this on TwitterPin on Pinterest3

, , , ,

10 comentarios en 24 horas en Viena sin una nota de clásica

  1. Pau 31 Julio, 2013 at 10:23 #

    Cambia por completo la imagen que tenía de Viena, genial!

    • Carmen 4 Agosto, 2013 at 20:40 #

      Un gran post, y qué ganas tengo de conocer Viena!

  2. sergio 1 Agosto, 2013 at 7:41 #

    me ha encantado tu artículo por una sencilla razón: me han dado ganas de ir a leerlo

    un saludo!

    • Carmen 4 Agosto, 2013 at 20:43 #

      El artículo es de José Ramón Álvaro González; genial, en cualquier caso ;) No dejes de leer su blog Viajes, Rock y Fotos, ¡te encantará!

  3. Horizonte Paralelo 1 Agosto, 2013 at 12:37 #

    Uff, y todo eso en 24 horas!!
    Pues habrá que ir. Especialmente para conocer esos locales de música en directo (Chelsie, Loft, Rithz…)

    Saludos

    • Gerardo 1 Agosto, 2013 at 16:31 #

      El Chelsea es grandisimo, ahí debajo de las vías del tranvia.

    • Carmen 4 Agosto, 2013 at 20:44 #

      A mí también me llama muchísimo la marcha noctura de la ciudad :D

  4. Santiago Ortiz 1 Agosto, 2013 at 21:18 #

    Viena es demasiado perfecta para mi, que vengo de Latinoamerica, donde estamos acostumbrado a las imperfecciones!! Pero es una gran ciudad!! Es cuestión de agarrarle la mano. Viena es un MUST! Aunque preferio BUDAPEST! No les parece?
    Yo acabo de volver de Europa. Estuve viajando sólo durante 5 meses. Estoy escribiendo un blog con las anécdotas, espero les guste: http://elchuecodeviaje.wordpress.com/

    Abrazo gigante!

    • Carmen 4 Agosto, 2013 at 20:53 #

      Cinco meses por Europa dan para mucho, me pasaré a ver qué cuentas :D

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lo más interesante de los blogs de viajes - 14 Agosto, 2013

    […] Viena para distintos blogs de Travel Inspirers: Don’t Stop Viena, en Mis Viajes por ahí; 24 horas en Viena sin una nota de clásica, en Trajinando por el Mundo; Leopoldstadt, la Chueca de Viena, en 3viajes; Nunca unas cuadras han […]

Deja un comentario