Menu

De tránsito en Bangkok

Cuando el martes por la tarde aterricé en Bangkok, mi amigo Edu, que había llegado dos días antes que yo, me estaba esperando en el aeropuerto. Fue muy agradable después de tanto tiempo reencontrarme con una cara conocida, desconectar durante unos días de la “inmersión total” a la que me vengo sometiendo y tener tiempo para charlar, ponerme al día de las últimas novedades acontecidas en la otra punta del mundo, además de, como no, disfrutar de la capital de Tailandia como dos turistas más.

viaje a Tailandia, que ver en Bangkok

Como yo ya había estado en Bangkok con mi familia hace tiempo, mientras que Edu tenía solo una semana para verlo todo, ya desde Kolkata le había indicado que esos dos días aprovechase para ir viendo los centros de interés turístico y culturales más importantes de la ciudad, como el Wat Phra Kaew (el Templo del Buda Esmeralda), el Palacio Real y el Wat Pho (Templo del Buda Reclinado).

En realidad, mi paso por Bangkok se debía fundamentalmente a la necesidad de tramitar mi visado para Myanmar, y aunque me encantaría volver a visitar aquellos lugares que tanto me gustaron hace algunos años, prefería ahorrar ese dinero para poder dedicarlo a otros lugares que aún no conociese y aprovechar mi estancia en una de las mayores capitales de Asia para explorar su vida nocturna y diurna de una manera más relajada.

que ver en bangkok, tailandia, arte moderno

Centro de bangkok, que ver, museos

viaje a Tailandia, arte, cultura, calle, bangkok

El lugar elegido por ambos para alojarnos fue Khao San Road, la calle de los mochileros por excelencia. El primer impacto con las luces de neón anunciando todo tipo de servicios (desde agencias de viajes hasta Internet y, sobre todo, estudios de tatoo y piercing) fue abrumador. Ya en el camino desde el aeropuerto, no podía dejar de comentar lo limpio que estaba todo, la altura de los rascacielos… Edu me miraba con cara de no dar crédito, como si pareciese que yo acabase de salir de una celda de aislamiento, pero es que, viniendo de Kolkata, el contraste con una ciudad como Bangkok, es brutal.

donde dormir, bangkok, mochileros, baratos, hotel

dormir en bangkok, comer en bangkok, mochileros, barato

viaje a Tailandia, bangkok, donde comer, platillos, comida

Bangkok es tal como la recordaba: grandes edificios de cristal reflejando los rayos del sol, un tráfico infernal (pero, comparado con India, ¡tan silencioso…!), cientos de taxis rosas que parecen de juguete, mucha contaminación (pero llevadera, gracias a los numerosos árboles y zonas verdes que abundan por doquier) y mucho lujo y tecnología.

Nuestra primera parada, el miércoles por la mañana, fue la Embajada de Myanmar. Allí, tras unos instantes de incredulidad al leer las preguntas del formulario (color de ojos, de pelo, altura… ¡incluso peso!) y de duda, al no saber qué profesión declarar, ni qué empresas señalar en mis últimos empleos (los periodistas, cineastas, etc, tienen todas las posibilidades de recibir una negativa por respuesta), rellené los papeles necesarios para solicitar el visado que habría de abrirme la puerta al país vecino. Una vez hecho esto, y a la espera de regresar el viernes por la tarde a por mi pasaporte, nos sumergimos definitivamente en el apabullante ritmo de la ciudad.

bangkok, compras, segunda mano, barato tecnologia, moviles

viaje a tailandia, que ver, bangkok

A lo largo de estos cinco días hemos hecho tantas cosas que me resultaría imposible resumirlo todo en una única entrada. Edu, como es normal, quería aprovechar sus vacaciones y llevaba un ritmo de viaje altísimo comparado con el mío, de modo que ni tiempo he tenido para conectarme e ir escribiendo las cosas paso por paso. Desde las nueve de la mañana que quedábamos frente a mi hostal (algunos días, incluso antes) hasta las doce que nos despedíamos, no hemos parado ni un segundo y nos hemos recorrido la ciudad de cabo a rabo. Hemos caminado muchísimo, y eso, con 35 grados a la sombra y una humedad del 75%, agota.

Para descansar las piernas, hemos alternado las caminatas con algunos trayectos en todos los medios de transporte imaginables: túk-túk, taxis, autobuses… y para escapar de los embotellamientos que, sobre todo en estos días, se crean en el centro (debido a las numerosas calles cortadas al tráfico por los acontecimientos que comentaré a continuación) el modernísimo Skytrain que sobrevuela la ciudad, e incluso el barco local (no el turístico) que, como un autobús cualquiera, por 13 baths te deja en el punto de la ciudad que quieras (y que esté junto al río, se entiende).

comprar, bangkok, lujo, centros comerciales

bangkok, centros comerciales, compras, lujo, cosmetica

turistas, bangkok, mecedora, arte

[Nosotros somos felices con una mecedora gigante :P ]

¿Y qué hemos visto entre tanto paseo? Pues un poco de todo: desde los mercados más emblemáticos (como el de Chatuchak, uno de los más grandes de Asia, donde lo difícil es no perderse), hasta centros comerciales que quitan el hipo (como el inaccesible Siam o el más juvenil BMK), pasando por el barrio de Chinatown e incluso el Mercado Flotante de Damnoen, a dos horas de Bangkok, que yo recordaba con mucho cariño, pero que me decepcionó un poquito debido a la gran aglomeración de turistas que allí se encontraban, y en los que posiblemente aquella primera vez hace seis años no reparase, al no concebir una forma diferente de viajar.

bangkok, tailandia, mercado flotante, que ver, turismo, canales

[Canales del mundo flotante.]

tailandia, bangkok, que ver, mercado flotante, barca

[Atasco en la general.]

Damnoen, Bangkok, que ver, mercados

Pero, sin duda, lo que más me ha impresionado de la ciudad (además de lo bien que se come en la calle, ¡la comida tailandesa es una delicia!) y lo más novedoso para mi, ha sido la zona de Soi Cowboy. Esto es: una de las más famosas calles de clubes nocturnos y prostitución.

Si os digo que Tailandia es una de las capitales mundiales del turismo sexual, seguro que no os estoy descubriendo nada nuevo. Se ve por la tele, sale en los periódicos, y seguro que muchos de vosotros tenéis “un conocido de un amigo de un primo” que vino aquí y conoció a una joven tailandesita con la que se divirtió unos días, o simplemente, le hicieron un masaje con “final feliz”. Pues bien, todo esto, pero concentrado y multiplicado por diez, se da en Bangkok, y especialmente, en los alrededores de la calle de Soi Cowboy.

bangkok, nocturno, que hacer, bares, copas, prostitucion

tailandia, prostitucion, bangkok, barrio rojo, bailarinas, striptease

Como tengo una enfermiza necesidad de verlo todo por mis propios ojos (incluso los platos que no son de mi gusto), y evidentemente, cuando vine con mi familia y mi hermana de diez años no se nos ocurrió dejarnos caer por allí, la última noche Edu y yo nos decidimos finalmente a tomar el Skytrain hasta la zona.

¿Qué puedo decir? Lo primero que se me viene a la cabeza es que, comparándolo con el “Barrio Rojo” de Amsterdam, Soi Cowboy es mucho más “elegante”. Sí, posiblemente… aunque tal vez esa no sea tampoco la palabra. A mi parecer, se nota que está enfocado a un tipo de clientela con más dinero, y sobre todo, la principal diferencia es que el tema de la prostitución se lleva de una manera más discreta: hay carteles que anuncian shows de diversa índole, pero no mujeres expuestas en escaparates, por ejemplo, aunque sí muchas que, a la puerta de los locales, tratan de atraer a los clientes ofreciendo jugosos descuentos en las consumiciones (de bebidas alcohólicas, no de “lo otro”).

Soi Cowboy, bangkok, putas, nocturno, que hacer, barrio rojo

bangkok, prostitucion, vida nocturna, barrio rojo, clubs, bailarinas

En las terrazas de los clubes, decenas de hombres en grupos de amigos, toman un cubata tras otro, ríen y coquetean con las tailandesas, les tocan el culo, las besan… y, exceptuándome a mi (y a “las chicas”), en esa calle no había ni una sola mujer. Era la única con pinta de turista, y atraía las miradas de todo el mundo, por lo que, para “escapar” de ello, decidimos meternos en uno de los bares a tomar algo.

El ambiente dentro del bar me sorprendió bastante. Dicho sea de paso, nunca había entrado en ningún lugar parecido, ni aquí ni en España, por lo que tomarme una cerveza frente a una barra en la que veinte chicas, cubiertas únicamente por un minúsculo cinturón sin ropa interior, se contoneaban con caras lánguidas al son de la música, fue bastante extraño para mi. Cada chica, prendido en la falda, lleva un número identificativo mediante el cual el cliente interesado en ella puede hacerla llamar para que se siente con él y cerrar el trato. Raro y triste, sin más. Sobre todo teniendo en cuenta la edad de las jóvenes y la de sus posibles clientes (el más joven las sacaba diez años… y noventa kilos).

Tengo que ir terminando, así que sólo me queda disculparme por la brevedad y aclarar que esto ha sido únicamente una rápida visión a las múltiples posibilidades que ofrece Bangkok, una ciudad que a mi me tiene enamorada y en la que (mis amigos lo saben) hace tiempo afirmaba que no me importaría vivir. Naturalmente, queda por hablar de todos sus museos, galerías de arte, templos… pero eso lo dejaremos para otra ocasión. De momento, sólo espero que me de tiempo a comentaros un poquito cómo hemos vivido aquí los acontecimientos que estos días acaparan páginas en los diarios, y que a nosotros nos han pillado casi por sorpresa… Permanezcan atentos a sus pantallas.

tailandia, ejercito, golpe de estado, soldados, bangkok, turistas

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0

, , ,

6 comentarios en De tránsito en Bangkok

  1. Gromit 4 abril, 2010 at 15:32 #

    Mmm…
    Curioso…
    Que bueno veros a los dos juntos… Aunque ya hubiéramos hablado un poquito antes… ^^
    ¡Besos!

  2. Riky 4 abril, 2010 at 16:45 #

    Hola,Carmen
    Menuda turne por los bajos fondos.Menos mal que llevabas compañía, que si no…bueno conociéndote, si tenias la intención, seguro que ibas igual, pero mejor así, por que me parece todo bastante sórdido.
    La ciudad, parece muy cosmopolita, (menudo contraste) viniendo de donde vienes, pero bueno, dices que a ti te encanta. Por lo que veo es una gran urbe, mucho mogollon, no se… y para vivir….uf! con lo bonito que es Suances je,je…Se te ve muy bien en las fotos, y para andar con esas dietas es todo un logro.
    Como bien dices, seguimos atentos a la pantalla
    Cuídate Carmen.
    Un Besote!

  3. panedu 5 abril, 2010 at 15:34 #

    Me gustaría explicar mi experiencia en Bangkok, aunque siento no tener el don que tiene KU para escribir.

    En los días que visite la ciudad solo, me dedique a visitar sus templos usando el medio de transporte llamado tuk tuk.. es divertido y económico, eso si, hay que regatear con el tipo y normalmente te llevan a tiendas donde tienen acordados unos tickets de gasolina y ciertas comisiones.
    Conmigo hicieron negocio, ya que compre un traje a medida y alguna cosilla mas para regalar jejeje.
    El traje lo compre en James Fashion, un gran almacén donde el trato es muy agradable, de vez en cuando a uno le gusta eso. No sentirse uno mas como ocurre aquí. Me explico, te reciben con tu nombre, te preguntan que tal estas y esas cosas, te ofrecen algo de beber(lo que quieras), tienes dos o tres personas a tu alrededor para agasajarte… bueno esas cosas que nos gusta a todos. Jajaja

    Bueno el caso es que yo recomendaría ver el Gran Palacio y el Wat Po, donde te puedes hacer un masaje en la mejor escuela de la ciudad, por creo recordar 360 bahts (unos 9 euros) al finalizar os darán un té…ahhh ni idea si hay que dar propina porque yo me hice el Sueco jajaja
    Para pasar una tarde agradable se pueden visitar el buda gigante y el lucky buda (le llamo asi porque es como me dijo el conductor del tuk tuk).
    Algo que descubrí mas tarde es que con la misma entrada se puede visitar el Vimanmek Mansión que esta al norte de la ciudad. Y por esa zona esta bien la Kings Residence y el king Rama V, alli compre un Thai Silk para mi madre que me lo había pedido :)

    Otra cosa que me pareció interesante a la cual recurrí, es el hacerte un carnet en la calle Khao San Rd, aunque recuerda que en España… y en cualquier otro país, no debes presentarlo. Tienes de todos los tipos, conducir, estudiante, periodista, diplomas en general…

    Hay unos mercadillos en Pahurat me parece que estaban muy bien de electrónica, que no tienen nada que envidiar a lo que vi en Japón.. y me gusto personalmente el de las flores que esta al lado del rio.

    Si me acuerdo de mas lo comentare, que ahora me tengo que ir.

  4. Foro Vietnam 13 noviembre, 2012 at 14:38 #

    He estado recientemente en Bangkok y es una ciudad muy curiosa, occidentalizada pero a la vez, con templos, historia y cultura distinta.
    Gran lugar sni lugar a dudas

    • Ku 15 noviembre, 2012 at 18:39 #

      Bangkok es una ciudad que aúna modernidad y tradición de una forma única. ¡Una de mis preferidas del mundo!

  5. María 25 febrero, 2015 at 13:12 #

    Increíble ciudad. Estoy preparando un viaje a Tailandia para agosto. Me gustaría visitar el norte, Bangkok (por supuesto) y alguna isla. Con las islas no me decido, ¿cuál me recomendarías? Somos un grupo de 5 jóvenes, sobre todo buscamos descanso, paraíso y bucear..jajaja. Un saludo enorme desde Tenerife.

Deja un comentario