Menu

Vietnam de sur a norte: Hoi An de juguete y catastrófico Hué

En el autobús de Hoi An coincidí con Gijs y Sietske, una pareja holandesa de 26 y 27 años con la que ya me había cruzado varias veces en Nha Trang. Los temas de conversación no tardaron en salir, ya que teníamos bastantes cosas en común: ellos también están viajando por espacio de un año, pero con el billete “Round the World” y las fechas y el itinerario marcado de antemano.

P5318676

¡Holandeses por el mundo!

Se les ve muy contentos con su elección: hasta el momento han visto China, India, Laos, Camboya y Vietnam; un itinerario muy parecido al mío (si cambiamos su escala en China por la mía en Birmania), aunque en su caso, ellos han hecho todo ese recorrido en apenas tres meses. “De China, por ejemplo, sólo hemos visto Pekín y Shangai; y en India hemos estado 18 días, lo justo para ver Delhi, Agra y el Rajastán. Hemos querido abarcar mucho, así que nos conformamos con conocer lo más importante de cada país.” Diferentes formas de concebir el viaje. Yo me sigo quedando con la mía, aunque tengo que reconocer que algo de envidia me dieron al anunciarme que sus siguientes paradas eran Polinesia (5 días, “es muy caro, ¡no podemos permitirnos pagar más!”) e Isla de Pascua (una semana, antes de volar a Chile).

Hicimos tan buenas migas que no nos hemos separado en los dos días que hemos permanecido en Hoi An. Juntos hemos recorrido el casco antiguo, el animado mercado, las sastrerías, y por supuesto, hemos compartido cenas y charlas hasta altas horas de la noche; lo que en horario vietnamita se traduce en “hasta las doce como mucho”. Si de esas cenas hubiese que sacar una conclusión, indiscutiblemente sería la siguiente: los tres compartimos la misma opinión de que Hoi An es lo más bonito que hemos visto en Vietnam desde que llegamos al país.

P5318724

Un pueblo de juguete

P5318681

P5318727

Conocida por los antiguos colonizadores como Faifo, Hoi An es un encantador pueblo situado en la costa del Mar de China, a orillas del río Thu Bon. Debido a su privilegiado emplazamiento no tardó en convertirse en un importante puerto comercial, especialmente en el siglo XVI, donde hacían escala embarcaciones chinas, japonesas, holandesas y portuguesas, entre otras. Posteriormente, y como en el resto del país, sería Francia quien tomase el control del pueblo y de sus alrededores.

El centro histórico de Hoi An, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, es el mejor ejemplo de la huella dejada por estas ocupaciones en la arquitectura de Vietnam. Paseando entre sus calles, apenas transitadas y donde la vida se desarrolla de forma lenta y armoniosa, no resulta difícil imaginar el aspecto que debía mostrar Hoi An unos doscientos años atrás. La influencia colonial se deja ver en cada edificio: puentes japoneses, templos chinos, casas de indudable estilo europeo… hacen de la visita a Hoi An un auténtico viaje al pasado, únicamente interrumpido por las numerosas tiendas de artesanía, souvenirs y, sobre todo, las sastrerías.

P5318675

Entrada a templo chino

P5318796

Puente japonés que antiguamente dividía la ciudad (al fondo) y estatuas de dudoso gusto sobre el río

P5318728

Puente no japonés, pero cuya decoración no tiene nada que envidiar al anterior

P5318731

Es venir una…

P5318747

… y se apuntan todas, ¡socorro! (pena de sombra, esta foto la quería para mi álbum)

Y es que una de cada tres de las tiendas que pueden encontrarse en Hoi An es una sastrería, donde, al igual que en otras ciudades de Asia como Bangkok, en apenas unas horas pueden confeccionarte un traje de diseño a medida, a un precio muy inferior al europeo. En el caso de Hoi An, la especialidad son las chaquetas de invierno, y aunque yo no me compré ninguna, Sietske hizo el trabajo por las dos, pues salió con varias bolsas llenas.

P5318665

Sietske a la caza del mejor precio

P5318662

Típica sastrería de Hoi An

El mercado de Hoi An merece un párrafo aparte. Aunque tal vez en las fotos no quede reflejado, debo decir que es el mercado más autentico y divertido que he visto hasta ahora. Atendido fundamentalmente por mujeres, resulta toda una experiencia perderse entre sus puestos, sobre todo en la zona más cercana al puerto, donde las discusiones y peleas entre pescadoras, vendedoras y compradoras están a la orden del… minuto. Empujones, insultos, gritos… ¡en más de una ocasión creí que iban a acabar a tortas!

P5318695

Hora de comer

P5318698

P5318703

P5318702

P5318717

Pasando de todo

P5318715

¡Cambio de postura!

Como curiosidad, algo que debo señalar del centro histórico de Hoi An es que “en teoría” la entrada tiene un precio de 55.000 dongs (unos 3€). Nosotros entramos sin ánimo de colarnos pero, al no ver ninguna taquilla, dimos nuestro paseo reglamentario, no sólo un día, sino los dos, hasta el punto de pensar que debía haber algún error en la información que nos habían facilitado. Cuál no sería nuestra sorpresa, el último día por la tarde, cuando de camino a nuestras guest houses dimos de bruces con la famosa taquilla, a cuya correspondiente taquillera (que nos vio salir) preguntamos el precio de la entrada y no sólo no hizo ningún comentario, sino que tampoco se inmutó al vernos estallar en risas y hacernos fotos con ella de fondo…

P5318805

Sin inmutarse…

P5318809

Hair Cut Fashion – Model Fashion (y el interior, todo un altar a Beckham)

P5318720

Roncando al trabajar

P5318811

Despedida con los holandeses

Dejando atrás Hoi An y a mis amigos holandeses (previo intercambio de direcciones y promesas de volver a vernos en Malasya o en nuestras respectivas ciudades de origen), me dirigí a Hué, antigua ciudad imperial de la dinastía Nguyen y de la que, muy a mi pesar, voy a ser muy breve en mis anotaciones. Y es que en Hué se han sucedido una serie de “catástrofes” (a baja escala, eso sí), que han impedido, en primer lugar, que la vea por completo; y en segundo, que lo que he visto pueda mostrarlo como se merece.

Hué es otra de las ciudades más hermosas de Vietnam y una de las que más turistas recibe, en parte por su emplazamiento, a orillas del río Perfume (bonito nombre para un río, todo hay que decirlo); en parte por acoger los impresionantes restos de la Ciudad Fortificada que fuera capital del país, además de centro cultural, religioso y educativo entre los años 1802 y 1945.

P6038870

Río Perfume

P6038868

Cruzando el río hacia la Ciudad Fortificada

P6038814

Acceso a la Ciudadela

P6038819

Foso de la Ciudadela

Si bien la climatología no parecía estar de mi parte, la visita a la Ciudad Fortificada (o Ciudadela) me llevó una mañana entera, tal es la extensión que abarca: su muralla exterior, a su vez protegida por un foso-estanque, mide más de 10.000 metros de perímetro. La Ciudadela de Hué es la construcción más grande realizada por la monarquía vietnamita en su época de mayor esplendor, y en realidad está compuesta por tres ciudades dispuestas de forma concéntrica: la Ciudadela, la Ciudad Imperial y la Ciudad Púrpura Prohibida, a la que sólo tenía acceso el emperador, su familia y mujeres, y los eunucos.

P6038832

Foso rodeando la Ciudad Imperial

P6038836

P6038839

Foto de equipo en la entrada a la Ciudad Imperial

Por desgracia, cuando apenas había atravesado la segunda muralla hacia el interior de la Ciudad Imperial, mi cámara decidió quedarse sin batería, coincidiendo este hecho con la primera vez en seis meses que salgo a la calle sin batería de repuesto. Ya es mala suerte. De modo que las únicas imágenes que puedo ofrecer de todo el conjunto son (digámoslo claramente) una estupidez de fotografías que, ajena al estado de mi batería, me dediqué a sacarle a unos turistas en el interior de la Sala de los Mandarines, donde se ofrece la posibilidad de disfrazarse y hacerse retratar en un trono cual emperador de la Conchinchina (bueno, no de la Conchinchina exactamente, pero ya me entendéis).

P6038845

P6038847

P6038851

P6038852

Momento en que mi cámara decide morir

 

Para consolarme sólo puedo agarrarme al hecho de que la Ciudad Fortificada de Hué fue terriblemente bombardeada durante la Guerra de Vietnam y, debido a esto, el estado que ofrece el conjunto es bastante lamentable (de la Ciudad Púrpura Prohibida no quedan ni los cimientos) aunque se están realizando grandes trabajos de restauración que tal vez sean capaz de devolverle el esplendor de antaño. Quizá dentro de unos años…

La segunda catástrofe ha tenido lugar esta mañana, nada más levantarme. Dado que mi autobús a Hanoi sale a las cinco de la tarde, mi plan era alquilar una bicicleta a primera hora de la mañana para acercarme a la Pagoda de Thien Mu y a las Tumbas Imperiales, de las que me habían contado maravillas. Pues bien, apenas abro la puerta de la habitación me encuentro con el mayor AGUACERO  de la historia. Como diría Forrest Gump (quién de la lluvia de Vietnam debía saber bastante), todos los tipos de lluvia estaban teniendo lugar en ese mismo momento encima de mi cabeza: lluvia finita y cortante, lluvia gruesa y pesada, lluvia que cae de lado… incluso aquella que sube desde abajo.

Así que, sintiéndolo mucho, he tenido que abortar la visita a las tumbas, y aquí me encuentro, a las dos del mediodía en un ciber café haciendo tiempo hasta que salga mi autobús. ¡Espero que en Halong Bay el tiempo esté de mi parte!

P6038886

Vista nocturna del río

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0

, , ,

10 comentarios en Vietnam de sur a norte: Hoi An de juguete y catastrófico Hué

  1. Rubén 4 junio, 2010 at 11:01 #

    Bueno oye, con esto ya cubres la racha de mala suerte para una temporada! Nunca llueve a gusto de todos ;D

  2. Emanuele 4 junio, 2010 at 11:24 #

    me tenìas asustado con estas catástrofes… menos mal, cosas como esta también son parte del viaje. Aprovecha para descansar un poco, el sol no va a tardar mucho :)

  3. Andrea 5 junio, 2010 at 21:07 #

    Me encantan los gorros! son tan….. típicos!

    • Andrea 5 junio, 2010 at 21:09 #

      ah! y la última foto es genial, menudas vistas

  4. panedu 6 junio, 2010 at 15:07 #

    Otro sitio que apuntaré para mi próximo traje jajaja, quizás sea mas barato que Bangkok
    Y que curioso que te cobren por andar por el centro histórico de una ciudad, no me parece bien… aunque bueno ya veo que no es “obligatorio” jajaja

    Vaya, siento lo de las catástrofes, pero es normal en esos sitios que llueva así de repente… al menos en las pelis de guerra ocurre siempre

  5. Criss 8 junio, 2010 at 1:18 #

    genial carmen! una vez mas! aunq no haya fotos, haces q lo imaginemos perfect!!
    algun dia saldras en algun programa como españoles x el mundo??? aunq no estes asentada en un pais concreto, juro q podrias hacer de guia turistica mundial!! :p
    muy bonita la ciudad, con muhco encanto!
    estas muy wapa! un bso!

  6. po 8 junio, 2010 at 10:32 #

    Hola Ku, estas negra, cuidate la piel que mamá te va a reñir. Llamanos de vecen (¿se dice así?). TE QUEREMOS MUCHO

  7. juguetes navidad 2015 9 septiembre, 2015 at 14:46 #

    Me gusta viajar a estos lugares tan lejanos

  8. Jesús Rojo Letón 11 abril, 2016 at 23:26 #

    A nosotros nos llovio tanto en Hue como en Hoi Am, pero no por eso nos lamentamos, las disfrutamos a tope, nos mojamos, nos secamos, y nos lo pasamos muy bien.Junto con Hanoi y Halong Bay , ademas del Meckong, es lo mejor de Vietnam. Me da la sensacion que cada vez que tienes un contratiempo tu impresion ya es totalmente negtiva, a los contratiempos hay que mirarlos de cara, sonreir, y buscar todo lo positivo que tienen, sino te amargas el viaje. Un abrazo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cantando bajo la lluvia en Hue | Trajinando por el mundo - 28 noviembre, 2014

    […] lo que no está escrito. No por nada a la entrada que escribí sobre mi estancia en ella la titulé “Catastrófico Hue” (¿Exagerada yo? ¡Qué […]

Deja un comentario