Menu

Decidiendo el menú en Penang

Dejo atrás Indonesia con un rictus de tristeza en el rostro, reflejo de esa sensación que me sobreviene siempre que me voy de un lugar con ganas de haber querido conocerlo un poco más. Son muchas cosas las que hay que ver, muchos personajes de los que me tengo que despedir cuando apenas estoy empezando a encariñarme de ellos… pero así es el viaje.

Por lo que parece, Indonesia tampoco quería dejarme ir tan fácilmente. Cuando apenas quedaban 24 horas para que mi visado expirase, un hombre con quién estaba hablando sobre mi próximo destino dio al traste con todos mis planes al comunicarme que el ferry que debía tomar de Medan a Georgetown (capital de la isla-estado de Penang, en Malasia), ya no está operativo. Como no terminaba de creerlo del todo, pregunté a tres personas más, obteniendo de todos ellos la misma respuesta. “¡Demonios! ¿Y ahora qué hago?”. Pues de cabeza al aeropuerto, qué voy a hacer… Por suerte, el billete de avión a Georgetown cuesta prácticamente lo mismo que el ferry (35 euros), incluso comprándolo con sólo unas horas de antelación; de ahí que el mes pasado eliminasen el barco: tardaba cinco veces más, y ya nadie lo tomaba. Yo lo hubiese preferido.

Aunque en mis planes no entraba permanecer en Georgetown más de un día, al final decidí quedarme un poco más: he llegado a esta ciudad sin saber absolutamente nada de ella, y lo cierto es que enseguida me he sentido como en casa. Es una ciudad muy tranquila; tan tranquila, que durante el día las calles están completamente vacías. Puedes caminar por ellas durante horas y apenas cruzarte con diez o quince personas. ¿Dónde está todo el mundo? No lo sé, pero me gusta.

P7291386

¿Dónde está la gente?

P7291389

P7291524

Mi guesthouse se encuentra en el barrio chino, y es allí donde he pasado la mayor parte del tiempo. Me resulta curioso, sin haber estado jamás en ese país, sentirlo tan próximo: todos los carteles están escritos en esos extraños caracteres indescifrables, y en mis paseos, cada pocos metros doy de bruces con un pequeño templo decorado con farolillos rojos y cascabeles que tintinean a cada ráfaga de aire.

P7301534

P7291514

P7291376

Pero mi zona favorita, como no podía ser de otra manera, es el barrio indio. En este caso, los carteles están escritos en lengua malaya (o inglés), y tampoco puede decirse que los edificios cambien lo más mínimo, pero cada comercio, cada restaurante, cada carrito callejero y cada persona, parecen sacados del mismísimo Uttar Pradesh. Tengo que reconocer que me ha entrado un poco de nostalgia, y por eso tampoco he querido permanecer mucho tiempo allí (sé que voy a encontrarme con un “Little India” en casi todas las ciudades malayas, y dado el escaso tiempo que tengo, no me gustaría olvidarme del país que estoy visitando), pero las horas que he pasado visitando sus templos, paseando entre mujeres con saree, discutiendo con un vendedor sobre si “My name is Sam” ha sido o no mejor película que “Veer”, y devorando samosas y katchoris, han bastado para recordarme que como India… no hay ningún otro lugar.

P7291432

P7291415

Amplia oferta bollywoodense

P7291412

Samosas, katchori, pakoras…

P7291428

Comiendo un “thali” con la mano. ¡Este hombre sí que sabe!

Georgetown se me presenta como el lugar ideal para empezar a despedirme de Asia (continente que abandonaré en algo menos de 15 días) y al mismo tiempo, una buena introducción sobre lo que me espera en Malasia. Es el perfecto batiburrillo, un microcosmos cultural y racial imposible de descubrir de un sólo vistazo: blancos edificios coloniales se entremezclan con grandes rascacielos de cristal de más de 30 pisos de altura; el sonido de las mezquitas llamando a la oración apenas acierta a escucharse entre los últimos “superhits” de Bollywood; y la comida… ¡ay, la comida! Si por algo destaca Penang, es por su variada y exquisita oferta gastronómica. Empezando por las crujientes cucur udang malayas (o “tortitas de camarones”, como las llamaríamos en España) de la Esplanada, y terminando con los masala dosaï del barrio Indio… ¡tardo horas en decidir el menú del día!

P7291408

Mezquitas…

P7291444

… iglesias …

P7291440

… modernos edificios …

P7291502

… mercados chinos …

P7291452

… y mar. ¡Lo tiene todo!

Y es que esto es Malasia: un lugar donde todo tiene cabida; un país multicultural, una tierra de inmigrantes donde sólo el 50% de la población son malayos “puros”. De ahí que en todas las grandes ciudades haya un Chinatown o un Little India; dos grandes comunidades que, si bien predominan, no son las únicas que podemos encontrar: tailandeses, indonesios, europeos (¡algunas familias británicas llevan aquí desde los tiempos de la colonia!), y también muchos refugiados camboyanos, vietnamitas, filipinos e incluso birmanos.

P7291433

Del mismísimo Mumbai

P7301550

Chinos en el barrio chino comiendo… fideos chinos.

Eso sí: bien diferenciados entre si. Los miembros de estos grandes colectivos, a pesar de vivir en el mismo bloque de apartamentos, trabajar en la misma empresa e incluso ser grandes amigos entre ellos, han sabido mantener su cultura, sus tradiciones y su religión. Así, jamás se casan con miembros de otra etnia, de modo que el que es, por ejemplo, indio, es indio de padres, abuelos y bisabuelos, pudiendo remontarnos hasta cinco o seis generaciones, sin llegar a saber cuándo ni quién fue el primero de la familia en emigrar de su país.

P7301539

Ambientazo nocturno en el templo hindú

P7301543

Lástima que en la fotografía no quede reflejada la música…

P7291465

Templo chino

P7291485

Templo chino (interior)

P7291474

A la salida, también se saluda…

La experiencia me ha enseñado que 15 días no es, ni por asomo, tiempo suficiente para profundizar en un país y su cultura; pero tampoco tengo intención de quedarme parada en un único pueblo como hice en Laos. He señalado ya en el mapa los tres lugares que no me gustaría perderme: Cameron Highlands (por conocer un poco la vida del interior más montañoso y rural), Kuala Lumpur, y Singapur (que sí, que sí… ya sé que esto es otro país, pero lo meto en el mismo lote). Así pues, y con el itinerario marcado… ¿empezamos?

P7291508

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0

, , , ,

9 comentarios en Decidiendo el menú en Penang

  1. Ivan 30 julio, 2010 at 19:30 #

    Hola! Hacia tiempo q no te escribía. Por lo q se ve el viaje progresa a buena marcha, estás atesorando buenos momentos y eso es lo importante! Lo de dejar los sitios siempre resulta complicado, pero aún te quedan lugares q visitar y descubrir, por lo q MUCHO ANIMO!!!

    Posdata: q fuerte lo de las etnias, no pensaba q fuera tan rígido.

  2. Rubén 30 julio, 2010 at 20:18 #

    Me ha encantado la imagen de “Where’s my husband?” XDDDDDDDD

  3. Susana 30 julio, 2010 at 21:10 #

    Preciosas fotografías, Carmen. Realmente bonitas. ¿Me pregunto si no podrías hablar un poco más de esa variada oferta gastronómica que mencionas? Es que me gusta mucho comer. Un abrazo y cuídate mucho.

  4. Laura 31 julio, 2010 at 14:37 #

    Muy buenas imagenes y la comida la verdad es que tiene una pinta buenisima. Qué tal sabe esa que estaba en el carrito, probaste?

    Viaje al atardecer
    All About Cities

  5. panedu 1 agosto, 2010 at 15:56 #

    jajaja es buenísima la imagen “Where´s my husband” aun me estoy riendo :) La comida se me hace todo de fritanga, aun así tiene buen aspecto.
    Y lo del ferry, pues son cosas que pasan en los viajes… hay que adaptarse a las circunstancias jejeje así has podido saborear un poco mas Indonesia

  6. Ku 2 agosto, 2010 at 4:02 #

    Edu, Laura y Susana: Sí, la comida india se caracteriza por ser fundamentalmente “fritanga” y grasas, así que mejor consumirla con moderación. No sólo por el “engorde” o no: puedo dar pruebas -y algún día lo haré- de que su consumo diario, para estómagos que no están acostumbrados, puede tener efectos no deseados y bastante malos para la salud… Eso sí: ello no quita para que esté buenísima y sea difícil resistirse! (de ahí el problema)

    El “especial comida” del sudeste asiático está al caer. Por eso no me detengo en explicar cada plato… Un beso!!

  7. Elisa 3 agosto, 2010 at 13:14 #

    Hola!
    Descubro tu blog desde los premios 20blogs.
    Hay tantos y tan buenos… Qué difícil es decidirse!
    Compartimos la categoría “Viajes”.
    Es un hermoso blog. Prometo volver pronto a seguir disfrutando.
    Saludos cordiales desde Rosario, Argentina
    Elisa

  8. Aniko 12 diciembre, 2011 at 12:20 #

    Penang es uno de mis lugares preferidos en el mundo!
    Fui varias veces y volvería muchas más.

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 9:42 #

      ¡A mi también me encantó!

      Guardo muy buenos recuerdos de allí, y no me importaría nada regresar. Aunque dicen que al lugar en el que has sido feliz no se debería volver, ¿no? (?)

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario