Menu

Mi experiencia viajando en China: un desahogo

Nunca he negado que durante los dos meses que he estado viajando por China he sufrido un acusado desgaste mental. In situ puede que no fuese totalmente consciente de ello, pero a medida que se acercaba el momento de abandonar el país, mis deseos de salir lo antes posible eran cada vez más fuertes.

No me gusta reconocerlo. No me resulta fácil admitir que he “fracasado” o que un país ha podido conmigo, pero es lo que hay. Quizá dos meses fueron demasiado tiempo para una “primera vez”; quizá si hubiese viajado en otras condiciones (¿hotelitos de lujo y guía-traductor?) la estancia se me hubiese hecho más llevadera, no lo sé.

Aún así, aguanté hasta el final. Salí de China el mismo día que mi visado expiraba, y entonces, sólo entonces, me permití reflexionar sobre las causas de toda esa desazón.

Tiananmen

En un intento de compararme con aquellos a los que India les provoca sensaciones semejantes, me preguntaba: “¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿La pobreza? ¿La suciedad? ¿Te han tratado mal?” Pero nada de eso encajaba con mi experiencia en China: nadie me ha tratado mal, y no he visto excesiva pobreza o suciedad (bueno, depende de dónde). Además, si fuera por eso, de India debería haber salido horrorizada, y como todos sabéis amo ese país.

A día de hoy sigo sin saber qué fue exactamente. ¿El idioma? No creo. ¿La comida? No soy escrupulosa, sería raro en mi… Pero no puedo negar (y llegaré a ello) que la comida china, la popular y callejera, no es de la que me gustaría volver a probar, ni hoy ni el mes que viene.

Barrio musulmán Xi'an carnicería

¿Qué ha sido, pues? ¿El aspirar a encontrar pueblitos auténticos y terminar siempre en lugares turísticos, reconstruidos hace dos días y con “peaje”, como Xijiang? Esto sí: esto me ha quemado, como ya expliqué hace unos días en esta entrada.

Algo que, no me cabe duda, ha influido mucho en mis emociones, ha sido la propia idiosincrasia china. Al principio lo observaba todo con curiosidad e incluso con gracia (sus costumbres, sus escupitajos en el vagón del tren, sus nauseabundos baños públicos…) pero China es otro mundo, con otras reglas, y en dos meses uno no se adapta a ello. Y si no te adaptas, estás expuesto al desgaste.

Respecto a este último punto, seguro que alguno me rebate alegando que en India las condiciones de salubridad tampoco son las más loables. Es evidente. Pero si sientes simpatía, “feeling” hacia un pueblo, resulta más sencillo pasar estas cosas por alto. Yo con los chinos no lo he tenido, lo siento.

¿Y qué decir de la censura de Internet? Para alguien que vive de escribir en este medio, llega a ser desesperante… A punto he estado de irme antes de tiempo por este motivo. Y es que, si no escribo no como, y si no como tampoco puedo viajar.

Libro Rojo de Mao

En definitiva, creo que han sido muchas cosas. Incluso algunas más superficiales y sólo culpa mía, como aguantar un viaje de 21 horas desde Xi’an a Shanghai en asiento duro con un chino debajo de las piernas, y otro comiendo patitas de pollo frente a mi. Ese tipo de cosas me han ido cansando poco a poco, “acumulativamente”, hasta que al final he colmado mi vaso.

Espero que nadie malinterprete esta entrada. De China hay muchas cosas que me han gustado mucho, y lo sabéis, pero también hay cosas que me han dejado mal cuerpo, y por eso escribo este texto. Es sólo una reflexión personal que comparto con vosotros, principalmente como desahogo, y por si a alguien pudiese serle útil en un futuro. Una experiencia más, un punto de vista más. Sin más.

En los próximos días abordaré tres temas distintos acerca de este país: los transportes, la comida, y la censura de Internet. Quizá tras leerlos me comprendáis un poquito mejor. Quizá no, pero al menos espero que os sean útiles :)

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

53 comentarios en Mi experiencia viajando en China: un desahogo

  1. xixerone 13 diciembre, 2011 at 13:31 #

    Te entiendo perfectamente, yo me desgasté bastante en China, si bien no llegué al punto de querer salir corriendo del país. La diferencia es que yo estuve 2 semanas y en ese tiempo es tanta la novedad que no te llegas a hartar del todo.

    La experiencia de los trenes que comentas me suena.

    De la India acabé a punto de salir nadando hasta Myanmar o Sri Lanka, no aguantaba el acoso de la gente, pero es un país que me encantó igualmente.

    No creo que tu experiencia deba considearse un “fracaso”, las circunstancias de cada uno y el nivel de tolerancia cambian. Por mucho que acabes hastiado de un país no quiere decir que la experiencia no ha valido la pena.

    Viajar durante largos períodos puede ser muy estresante.

    Saludos!

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 15:48 #

      ¡Buenas Xixerone!

      Lo de querer salir corriendo del país quizá ha sido una exageración, pero sí: tenía ganas de irme, esa es la verdad.

      Me gustaría volver a China, y darle otra oportunidad, pero creo que tardaré un tiempo en hacerlo… necesito “reciclarme”, jeje.

      Estoy de acuerdo contigo en que viajar por largos periodos de tiempo puede estresar. Uno de los motivos que no he mencionado en la entrada, pero que ahora que lo pienso pudo influir bastante en mis sensaciones, es que yo venía de un viaje largo por Rusia y Mongolia, otros dos países durillos (sobre todo el primero), y eso pudo desgastarme ya antes de entrar en China… Quizá yo misma no estaba al 100%

      Me quedo con tu mensaje positivo, con el que también estoy de acuerdo: de todo se aprende, y la experiencia no me la quita nadie :)

      ¡Un saludo!

  2. José Carlos DS 13 diciembre, 2011 at 13:51 #

    Me da la impresión que parte de ese desencanto con China, es fruto de que te esperabas una cosa y te has encontrado otra muy distinta, aunque los monumentos estuvieran allí y fueran la mar de imponentes.

    La analogía con India creo que es muy correcta, en nuestro caso los primeros días fueron chocantes y si no nos hubiéramos acostumbrado a ese tipo de vida, seguro que acabaríamos como mucha gente que comprendo que acabe odiando ese país, pues es una experiencia de supervivencia total.

    Tengo muchas ganas de visitar China, así como el resto de Asia para comprobar esas subculturas que habitan en el continente y este relato no me hace más que desear ir cuanto antes para vivir esas sensaciones y poder tener mi propia opinión sobre ese país.

    Saludotes!! :)

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 15:57 #

      Hum…. hilando tu comentario con la respuesta que yo misma acabo de dejar a Xixerone (arriba), más que “esperarme” otra cosa, lo que ha podido suceder es que cuando salí de Rusia y Mongolia (cansada, lo reconozco), y llegué a China, que para mi simbolizaba el regreso a Asia (mi querida Asia, la única Asia que yo conocía), ha podido chocarme el no encontrar lo que yo esperaba…. Porque China no tiene NADA que ver con Camboya, ni con Tailandia, ni con Myanmar, ni con Laos, ni con…. nada.

      Suelo ser una persona bastante positiva, y aún así al principio he procurado verlo todo con mis mejores ojos, sorprendiéndome cada día, etc, pero al final ha podido conmigo. Y no hay más vuelta de hoja que darle.

      Por suerte, creo que he sabido mantener mi “disgusto” a raya, y no odio China ni mucho menos. Le daré otra oportunidad, pero en un futuro……. ¡Ah! Y como dije en la entrada de Xijiang: centrándome en zonas pequeñas, concretas. ¡Nada de ir de un lado a otro gastando pasta y sin saber hacia donde!

      Espero que muy pronto puedas visitar China, y compartas tu experiencia con nosotros. ¡Me encantaría leer opiniones contrarias (o no) a las mías!

      ¡Un abrazo!

  3. Patricia D.B. 13 diciembre, 2011 at 14:03 #

    Hola Carmen!
    gracias por la generosidad de compartir tu experiencia con todos nosotros. No tienes porque justificar el hecho de que para ti China haya sido una “no tan buena experiencia”, lo que queremos de este blog es todo: lo bueno, lo malo,y lo peor.
    Asi que una vez mas…gracias! (y recuperate del shock!)
    Besos desde Hamburgo.

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 16:03 #

      ¡Hola Patricia!

      Jajaja, me alegra muchísimo que te haya gustado :D

      ¿Sabes que en realidad no iba a escribir esta entrada? Estaba preparando otra muy distinta sobre la censura de Internet, y en la “introducción” empecé a enrollarme, enrollarme, a desahogarme… jajaja. Me ha dado un poco de palo al principio, pero oye, si puede servir de ayuda a la gente… bienvenido sea :)

      ¡Y muchas gracias a ti por estar ahí! ¿Vas a pasar las navidades en Hamburgo? ¡Me encantaría verte un día! ¡Un abrazo!

      • Patricia D.B. 15 diciembre, 2011 at 14:41 #

        Hola de nuevo!!!

        las Navidades por supuesto en la tierruca, mañana vuelo para alla! Cuando quieras nos podriamos tomar un café, seria genial que me contaras tus viajes en directo!!!

        Abrazo grande!

  4. Blai 13 diciembre, 2011 at 14:15 #

    Entiendo perfectamente esta entrada y la traduzco inevitablemente a India. Creo que en esto, somos polos opuestos. Yo amo china y lo chino (también es verdad que como dice Luís, el factor tiempo es importante y yo sólo he estado en China 3 semanas) y en cambio, India me decepcionó en mucho aspectos, sobretodo en la gente.

    Para mi, India fue un esfuerzo muy grande; y me venció. Era un reto constante, siempre tenías que estar atento, con mil ojos (no porque te vayan a robar, por todo lo que ocurre a tu alrededor), es una constante bofetada en la cara. El choque es enorme. Y eso, tal y como me encontraba, pudo conmigo. Quizás, en otras circunstancias hubiera podido con ella, pero no lo conseguí.

    Mi imagen de Asia era otra muy diferente a la de India y cometí el error de creer que toda Asia era como China, Laos o Camboya. Y no lo es.

    En fin, Carmen; un gran artículo para reflexionar y sinceramente muy valiente. Poca gente se atreve a decir cosas como estas. Muchas veces pensamos que, por ejemplo, por que no te guste la India no eres un viajero como toca (o chorradas así). Y aquí estás tu para decir lo que piensas y sientes sin tapujos, OLÉ TU! hehe

    Un abrazote enorme!

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 16:11 #

      ¡Bueno, Blai, no creo que seamos opuestos…! jajaja Nos tiran polos opuestos en cuestión de gustos o afinidades, pero mira: en lo que respecta a sentimientos, ambos hemos pasado más o menos por lo mismo: tú con India y yo con China :)

      Entiendo perfectamente cómo te sientes, aun cuando para mi el indio sea unos de los pueblos más majetes y graciosos del mundo xD (cuestión de percepciones).

      Curiosamente, eso que dices de que “cometiste el error de creer que toda Asia era como China, Laos, Camboya…” me ha sucedido a mi con China: llegué (tras Rusia y Mongolia, imagínate lo desgastada que estaba ya!) pensando “¡Vuelvo a Asia, a mi Asia!” (cuando Asia para mi era Laos, Camboya, Vietnam….), y no, nada que ver. China es otro mundo.

      Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo :D ¡Un abrazo enorme y muchos ánimos en tu cuenta atrás!

  5. Héctor de Mi baúl de blogs 13 diciembre, 2011 at 14:31 #

    Así de primeras, lo que me gusta más es que tengas la valentía de comentar tus sentimientos y decir lo que has dicho, pues en este país políticamente correcto la gente no dice lo que piensa. En cuanto a lo que te ha pasado también puede haber un poco la crisis que nos da a los viajeros. Yo he hecho 3 viajes de 2 meses y alguna crisis o melancolía te entra. Comparando China e India en que estuve en ambas 2 semanas y las 2 con circuito organizado por cuestiones de tiempo, o lo que quiere decir, en buenos hoteles y transportes, a bote pronto me quedo con China.
    Es más, y por ser sincero, la India me gustó más bien poco. Ni cuidan sus monumentos ni se cuidan ellos mismos socialmente. No me gustó el trato a sus mujeres y otras cosas, entre ellas la extrema pobreza pero más el descuido propio de su entorno y la dejadez en las cosas. De hecho no entiendo muy bien la gente que le gusta la India, por ello volveré algún día por si estoy equivocado. La China en cambio me encantó. Como te he comentado, mi experiencia en ambas no ha sido como tú la has vivido.
    Como digo, me gusta que se diga lo que se piensa y estaré atento a los siguientes posts

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 16:31 #

      ¡Hola Héctor!

      En primer lugar, muchas gracias por tus palabras. No me considero valiente (esta entrada no fue intencionada… salió así, ¡y a puntito he estado de no publicarla! jeje), pero agradezco mucho que la valores de esa forma :)

      Estoy de acuerdo contigo, así como con los otros amigos que han comentado: los viajes largos desgastan, y poniendo como caso concreto este mío de China, llegando de Rusia (otro país durillo) y Mongolia, quizá no estaba yo en mis mejores condiciones como para afrontar un país tan intenso y complejo… :(

      Me resulta muy curioso que todos lo comparemos con India, y de momento sea yo la única (creo) que lo prefiere antes que China. ¿Por qué yo lo llevé tan bien, y China tan…. bueno, dejémoslo en “peor? Quizá porque a India llegué de cabeza, sin pasar por ningún país antes, con ganas, con fuerza… y muy preparada mentalmente para lo que iba a ver. De China no sabía nada.

      En fin, ¡habrá que darle otra oportunidad en el futuro! Un abrazo, y te sigo!

  6. Héctor de Mi baúl de blogs 13 diciembre, 2011 at 14:35 #

    Ja, ja, ja, que bueno, estábamos escribiendo casi lo mismo y al mismo tiempo los comentarios de Blai y el mío. Completamente de acuerdo contigo Blai entonces.

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 16:32 #

      Jajaja, yo de acuerdo con la esencia de vuestros mensajes, pero me sigo quedando con India :P

  7. Un Español en Japón 13 diciembre, 2011 at 14:46 #

    Carmen, curiosamente, estoy de acuerdo con gran parte de lo que dices, pero no con todo simplemente porque tenemos experiencias distintas… nunca he estado tanto tiempo seguido viajando por China. Yo vivo aquí y me hago las escapaditas que mi trabajo me permite…

    Es cierto que no es ni el idioma, ni la comida, ni la suciedad… para mí el mayor desgaste está en la convivencia con los propios chinos (por el resto China me encanta), porque cuesta mucho pillarles el tranquillo. Ahora tengo mi grupo de amigos chinos (son cantoneses, no mandarines, todo sea dicho…) y más o menos se por donde van, pero al principio, me crispaba su forma de actuar.

    Yo actualmente vivo en China, llevo aquí penas 2 meses (y anteriormente estuve aquí otros 6 meses). Estoy en un apartamento alquilado, es decir, ni hoteles de lujo ni guía, pero tampoco he dormido tirado en un colchón en un cuarto con paredes desconchadas.

    Antes de venir a vivir aquí la primera vez había ido a China de turismo unas 6 o 7 veces (de 1 o 2 semanas cada una), desde Japón es un destino asequible y aproveché. Al principio todo son sensaciones, nuevos olores y sabores, monumentos o espectaculares SkyLine llenos de neón… y no notas el desgaste… pero cuando vine a vivir aquí… mi percepción cambió radicalmente. Yo creo que principalmente por que el choque cultural es más inesperado.

    He vivido en Japón 6 años y cuando llegas el choque cultural es tan obvio que digamos que “estás prevenido”… Además los japoneses son más fáciles de tratar (su sociedad tiene otras dificultades pero no es precisamente la convivencia). El caso es que llegas a China y ves que les encanta beber, las mujeres, la juerga… y les ves más cercanos y más similares a tí que los japoneses… (aunque, sí son sucios y maleducados – desde nuestro punto de vista, claro porque aquí un escupitajo o un eructo no es de ser sucio o maleducado-).

    El verdadero desgaste viene cuando intentas entablar relaciones con ellos (tanto de amistad, como sentimentales, como laborables…) es cuando viene el continuo desgaste, generado por una escala de valores totalmente diferente.

    Está claro que en un país de 1400 millones de personas no se puede generalizar, pero exceptuando Guangdong, Shanghai y Hong Kong, en el mundo laboral me he encontrado un dudoso sentido de la honorabilidad, hermetismo, juego sucio y competencia desleal. Es una sociedad muy materialista y basada en aparentar, podrida por su sistema político y los guangxi (redes de enchufismo y tráfico de influencias que llenan empresas y sedes gubernamentales).

    En el día a día,me he encontrado que, por ser extranjero (hasta que te conocen en el barrio) te la intentan colar cada dos por tres y es difícil hacer amigos porque, los chinos son tremendamente desconfiados. Eso sí, los pocos amigos chinos que tengo se han implicado mucho conmigo y me han demostrado muchas cosas. Todo hay que decirlo.

    También, hay que tener en cuenta que para una mujer, China es un país más dificil que para un hombre, ya que es una sociedad patriarcal y sexista (y realmente arcaica en muchas de sus costumbres, forjadas hace varios siglos y aún vivas en el XXI). Hay veces que, dependiendo de la riqueza de la familia, ser aceptado por una familia China es muy difícil, es más, con un chico da más igual, pero hay chicas chinas que desde pequeñas son educadas en que solo pueden estar con chicos chinos y más ricos que ella, por supuesto.

    Por otro lado, China a nivel laboral es super excitante y yo que ya les voy pillando el tranquillo, voy descubriendo más y más de unos patrones de comportamiento que antes me irritaban y ahora me inquietan para conocer más este país y esta cultura. No obstante, ya te digo, la tuya y la mía son experiencias muy distintas.

    En fín… que no me quiero extender… (ya lo he hecho bastante), pero el hablar de ese desgaste que comentas (y que, realmente, existe) es algo muy amplio y que depende de demasiados factores como para tratarlo en un comentario…

    Un abrazo, cielo!

    • Ku 13 diciembre, 2011 at 16:58 #

      Madre del amor hermoso, Flapy, ¡qué comentario!

      Muchas gracias, de verdad: viniendo de alguien que ha viajado a China tantas veces, que ha vivido (y vive) allí, que tiene amigos nativos… es impagable, y aporta un punto de vista diferente muy útil para quienes estén buscando información sobre el tema

      No tengo mucho que añadir, la verdad (¡ja! como para tenerlo xD), pero estoy de acuerdo contigo en que la convivencia con la propia idiosincrasia china es durilla para alguien que viene de fuera. Cosas que para ellos no son de mala educación, como escupir, al final pueden desgastarte si encima (en mi caso) no te caen especialmente bien Tampoco mal, ¿eh? Pero vamos… que no ha habido “feeling” entre las partes.

      Eso sí, como mujer puedo decirte que no he notado un trato especial o distinto, ni mejor ni peor, por parte de los hombres… En todo caso, por parte de las mujeres chinas puede que un poco, pero para mejor siempre

      Y nada, muchas gracias otra vez por aportar tu punto de vista al asunto. Estoy segura de que vivir allí debe ser una experiencia totalmente distinta, ¡mucha suerte!

  8. Valentina 13 diciembre, 2011 at 18:06 #

    Hola! Me ha gustado mucho tu post y me ha parecido muy valiente al mismo tiempo. Te entiendo, yo no he estado en China pero he tenido una sensación muy parecida en otros lugares (más concretamente en Vietnam) y aunque no logre saber lo que fue, si sé que allí no encontré el entusiasmo que sí he tenido en otros viajes, no he sentido, como dices tú, ese “feeling” con el país que sí que he experimentado con otros. Y sin embargo, no le encuentro una explicación única o aplastante a esta falta de conexión, pero el caso es que fue así. En fin, las cosas de los viajes…

    • Ku 15 diciembre, 2011 at 0:05 #

      ¡Hola Valentina!

      Si revisas mis post sobre Vietnam, concretamente éste, verás que allí me pasó algo muy parecido. Con la salvedad de que yo sí tenía muy claro que lo que no me gustaba de Vietnam eran los vietnamitas, jaja.

      Cierto es que ahora, con el tiempo prácticamente sólo recuerdo las cosas buenas e incluso pienso de mi misma que exageré al escribir.. pero mira, es lo que sentía entonces, y ahí queda esa entrada para testificarlo. Cosas de los viajes, como dices tú ;)

      ¡Un saludo!

  9. Oscar 13 diciembre, 2011 at 23:35 #

    Carmen entiendo cómo te sientes. Muchos amigos que han vuelto de China compartirían completamente lo que dices. Sin embargo, en mi caso fue totalmente al contrario.

    De China me gustó casi todo y, sobre todo, la gente. Y de buena gana volvería otra vez. Yo también lo veía todo con mucha curiosidad, sobre todo, por el gran contraste que suponían las costumbres, los escupitajos, escucharlos hablar a gritos en todo momento… pero también es verdad que ellos sienten una gran curiosidad por los occidentales y en los pueblos era incluso normal que nos pararan para hacerse fotos con nosotros.

    Lo del peaje, desgraciadamente, se ha vuelto en algo normal y no sólo para los chinos sino para todos. Pero parece que es normal en su cultura. En parques naturales como Jiuzhaigou o Zhangjiajie el precio de la entrada es comparable a Portaventura o al Parque Warner. Con los sueldos en China no entiendo cómo hay tantos turistas chinos. De todos modos, creo que es un dinero bien invertido. Difícilmente se pueden ver lugares como ésos en ninguna otra parte del mundo.

    Además a los turistas nos inflan los precios y lo triste es que hay gente que lo paga sin rechistar. Es algo contra lo que todos deberíamos luchar. Vi a más de una persona pagar precios abusivos sin regatear porque se lo podían permitir. En esto creo que tenemos buena parte de culpa. Ellos están acostumbrados a regatear como lo más normal del mundo. Nos piden cantidades a veces multiplicadas x10 y pagamos porque para nosotros aún está por debajo de lo que pagaríamos aquí. Creo que con esta actitud se hace un mal favor a los propios chinos que no pueden pagar estos precios.

    Lo de internet, eso sí que es un tema aparte. Aunque en algunos hosteles se saltan los proxies y te llegan a ofrecer acceso a cualquier página. De todos modos, lo peor creo que son las velocidades de conexión. Eso sí que es algo con lo que no contábamos y que nos sorprendió en un país como China. Conectarse a una red con velocidad decente era, como mínimo, difícil, por decir algo.

    Sea como sea, yo me sigo quedando con lo bueno del país. Paisajes, gentes, espacios enormes… cosas que difícilmente se pueden ver en ningún lugar como en China.

    • Ku 15 diciembre, 2011 at 0:20 #

      ¡Hola Oscar!

      Bueno, primero una aclaración: ¡a mi no me caen mal los chinos! Válgame dios, jajaja ;) Simplemente, a la hora de buscar una causa a estos sentimientos y sensaciones que me ha provocado el viaje, creo que el choque cultural (un cambio en las costumbres en una dirección que a mi personalmente no me resulta positiva, aunque la respete), pienso que ha podido influir. Pero son sólo conjeturas sobre sentimientos, vamos, ¡lo menos científico del mundo! Como tú, al principio me gustaba y lo veía con gracia, pero a la larga creo que eso fue lo que me cansó….

      Lo de los precios en los lugares turísticos a mi me parece desorbitado y punto. Además, no siguen ningún criterio, como ya argumenté en esta entrada. No he visitado ningún parque natural, de modo que no puedo juzgar ese aspecto, pero estoy de acuerdo contigo en que teniendo en cuenta el nivel de vida y los sueldos chinos, con esos precios no se lo puede permitir nadie.

      Y lo mismo pasa con los transportes de larga distancia (trenes, autobuses-cama). A menos que viajen tirados en el suelo, que es lo que hacen, en los suelos de los vagones de silla dura…. el “viajar” (por el país) y el turismo es un lujo sólo reservado a las clases más pudientes.

      Sobre el regateo y el inflar los precios a los turistas… qué quieres que te diga, ¡es lo que hay! Yo lo tengo muy claro: pago a precio local o me largo. Algunas veces he tenido que ceder, pero poquitas…

      En cualquier caso, y como bien dices: hay que quedarse con lo bueno del país, que son muchas cosas :D

      ¡Un abrazo!

  10. AnaM Guiot 14 diciembre, 2011 at 15:20 #

    Vaya!!!! yo tengo la intención de viajar a China este verano y en fin, la verdad que tengo bastantes ganas de conocer el país aunque tu post tira un poco para atrás… además en principio voy a ir sola y es la primera vez que viajaría de esta manera por lo que espero que vaya todo bien y sentirme cómoda y agusto!!

    También es verdad que me planteo un viaje de 2-3 semanas como mucho (mis vacaciones no dan para más) y tenía pensado, quizás precisamente por ser mi primer viaje sola, ir con un presupuesto aceptable. I mean, no voy a ir a hotelazos pero tampoco a sitios en los que luego quizás… no me sienta bien. Sobre todo no quiero que el dinero se convierta en una preocupación más. A mi estos viajes me parecen agotadores psicológicamente… tienes que estar tan pendiente de tantas cosas que si puedo quitarme alguna mejor que mejor!!

    • Ku 15 diciembre, 2011 at 0:24 #

      ¡Hola Ana!

      Por favor, no me malinterpretes, ¡no quiero “echarte para atrás” con mi post! China es un país maravilloso en muchos aspectos, y yo no me canso de repetirlo. Este post sólo es un desahogo muy personal de algo que me ha pasado a mi, y que de todas formas, no me ha impedido disfrutar del viaje!! Simplemente tenía un “algo” ahí que me molestaba, pero muy de fondo…

      Además, piensa que yo venía de un viaje largo, de Rusia, y de Mongolia, nada menos (dos países que pueden ser bastante durillos), y eso influye mucho. Puede que anímicamente no estuviese al cien por cien :) Por no mencionar que yo en esta ocasión he viajado de forma muy muy “guerrera”, para no variar , y eso también cansa ;)

      Ve a China, no te vas a arrepentir :D

      • AnaM Guiot 20 diciembre, 2011 at 10:25 #

        Jajaja sí, tranquila que el viaje de momento sigue en pie!! Bueno, aún tengo que mirar ruta y de todo.. apenas estoy empezando (a decir verdad lo único que he hecho es comprarme la guia de Lonely Planet xD)

        Seguramente todo lo que comentas influyera en ti anímicamente. Estoy segura de que China puede ofrecer una experiencia increíble, como tantos otros países :)

        AnaM

        • Ku 23 diciembre, 2011 at 2:24 #

          Comprarse la guía es un paso importante! Ahora, a empezar a soñar :D

  11. Riky 14 diciembre, 2011 at 23:32 #

    ku!, yo la verdad, en tu forma de contar,y leyéndote entre lineas, algo de eso que nos cuentas ya lo intuía (te he leído mucho) je,je. De todas formas, gracias por tu sinceridad a la hora de contarnos todos estos pormenores,que nos sirven para hacernos una idea mas real de tu viaje.

    • Ku 15 diciembre, 2011 at 0:25 #

      Jajaja, como bien dices, Riky, son ya muchos meses (¿años casi?) leyéndome. ¡Si no me conoces tú! jeje

      ¡Un abrazo!

  12. pak 15 diciembre, 2011 at 11:18 #

    Leí hace poco un libro que se llama LAS AVENTURAS DE STALKY de LIONEL DUNSTERVILLE, es un militar británico en la época de las colonias y narra sus viajes por asia (india, rusia, alemania, suiza, mongolia, china…) y es increible lo bien que habla de los rusos y los chinos, como del resto de gente y paises que va recorriendo… el tipo se preocupa de aprender el idioma y las culturas lo máximo que puede y de repente ves como cruza una barrera para entrar a formar parte de la vida en esos paises… tiene frases increibles para entender sus mentalidades, de china dice que nosotros pensamos que lo bonito es algo milenario que tiene que mantenerse como tal, pero para ellos, que miden el tiempo en milenios en vez de en siglos como hacemos en Europa, la plaza de su pueblo es algo milenario y entonces cuando se mueven quieren ver cosas modernas… ¿para que se van a desplazar para ver lo mismo que tiene en la puerta de su casa?.
    Dice que para viajar en esos lugares no puedes esperar encontrar las cosas como tu quieres que sean o criticar que no sean lo que esperabas porque ningún chino te ha invitado, nadie te ha pedido que vayas con lo que lo último que les gusta es que les digas que su forma de vida no te gusta… porque pensarán que mejor vete a tu país y que que estás haciendo allí. Dice exactamente lo mismo de los rusos, y me flipa como viaja para aprender y no para opinar… y cada opinión suya por muy malo que sea lo que está contando es positiva. Eso si, es militar del ejercito británico y lo que acaba haciendo es seguir manteniendo las colonias y la imposición de un gobierno en pueblos que deberían autogobernarse (hasta él tiene contradicciones).

    El libro me pareció la ostia y me gustaría que cambiase mi forma de viajar, o por lo menos mi forma de ver mis viajes y los lugares que visito… yo he criticado a saco Vietnam y Australia, por poner 2 ejemplos claros, pero ahora veo que solo fueron mis experiencias y mi perspectiva, que el señor Dunsterville tiene razón y hasta he pensado en volver (aunque a Australia no me dejan entrar hasta dentro de unos meses que se cumplan 3 años de lo que me pasó, juas!)…

    Esto no es ningún tipo de crítica a tu post, es algo que he leido y me ha hecho tomarme de otra forma los cambios que he notado en Myanmar, como he sentido un poco de decepción al regresar tras casi 4 años… pero esos cambios por mucho que me pesen son buenos para ellos, aunque sean malísimos para mi (o eso sintiese yo).

    No se, yo te entiendo perfectamente, mil veces me he sentido igual viajando, y este es tu blog que está para que cuentes tus experiencias como las has vivido y como las sientes, pero te escribo esto para recomendarte ese libro, que a mi me tocó bastante, y más teniendo en cuenta que si no encuentro curro en Filipinas me vuelvo a España más o menos como tu viniste… en tren desde HongKong y pasando por China y Rusia.

    Y que quede claro que para nada quiero que dejes de contarnos las cosas como las sientes, que es lo mejor que tiene Trajinando por el mundo… para leer datos y fechas ya tenemos wikipedia, yo quiero siempre la opinión de Carmen ;)

    • Ku 19 diciembre, 2011 at 12:37 #

      Ay, Pak, ¡al principio pensé que me estabas riñendo! jajajaja

      Has conseguido que tenga ganas de leer ese libro ;) No puedo estar más de acuerdo con lo que dices, y jolín, aunque a mi modesta manera (que no soy un militar ni un explorador británico :P) yo siempre intento aprender todo lo que puedo cuando viajo, y por supuesto mirarlo todo desde el mayor de los respetos…..

      Respeto China, respeto su cultura, y creo simplemente que no hay más vuelta de hoja… China es otro mundo. Lo he dicho muchas veces ya en los comentarios, pero lo vuelvo a decir ahora: aparte del feeling o no que uno pueda sentir por un país o un pueblo, yo creo que a mi también me afectó bastante el cansancio tanto físico como emocional de llevar ya varias semanas viajando por dos países como son Rusia y Mongolia…

      Me gustaría volver, como tú dices, dentro de un tiempo para verlo con otra perspectiva y darme la oportunidad de cambiar mi opinión. Seguro que ahora que tú regresas lo haces :)

      Un abrazo!!!

  13. Saray 16 diciembre, 2011 at 13:18 #

    Carmen, yo te agradezco la verdad que publiques también este tipo de entradas, tus pensamientos y sentimientos. Cosas buenas y cosas malas. Todo lo que te apetezca contar que para eso es tu blog y tu no eres una enciclopedia ;)

    Y esta ha sido tu primera impresión de China, la segunda puede ser diferente. Interesante el comentario de Pak.

    Un abrazo!

    • Ku 19 diciembre, 2011 at 12:41 #

      Gracias Saray! Esta primera impresión no ha sido negativa… simplemente durilla a la hora de viajar. Anímicamente… no sé si me explico.

      Pero como dices, ha sido sólo la primera vez. Vendrán más, y estaré preparada :D

      Un abrazo!

  14. JAAC (@SltCnmg) 19 diciembre, 2011 at 0:08 #

    Ufff, te iba a decir que te entendía perfectamente (a pesar de que nunca hemos estado en China, por culpa suya que nos cerraron la frontera, todo hay que decirlo…) porque a nosotros nos pasó lo mismo después de semana y media (¡fíjate! sólo una semana y media) de lucha constante en Rusia y leo que tú llegabas de allí.

    No tiene nada de extraño que haya países que no te entren por los ojos. Como dices, no significa que sus monumentos no sean de tu agrado. Tampoco que la comida, los transportes, la gente… por separado sean imposibles de soportar. Es la mezcla de todo. Aunque debo decir que, en Rusia, nuestro mayor problema fue la gente, el concepto de antipatía alcanza cotas inimaginables :-s

    Muchas veces lo que pasa es que se llega a un sitio con unas expectativas muy altas y cuando las cosas no son como se esperaba se siente uno defraudado. Sería perfecto llegar y que todo te sorprendiera para mejor, pero todos hemos oído comentarios, visto fotografías y vídeos, leído blogs, guías, revistas… En casi todos estos medios (salvo los comentarios de viva voz de amigos) sólo se encuentran buenos comentarios. La memoria nos “juega una mala pasada” y nos hace olvidar las cosas malas según pasa el tiempo… además de que queda mal decir que te has “equivocado” o que has “fracasado” (que tú lo dices pero no lo creo) viajando a un país.

    Nuestro primer día en India también fue muy duro. Esperábamos encontrar la pobreza y la suciedad de la que todo el mundo habla, pero esperando el tren en la estación de Jodhpur con niños y adultos tirados en los andenes y con ratas correteando por la consigna donde acabábamos de dejar nuestras mochilas antes de salir hacia Jaisalmer… Estuvimos a punto de romper, pero todo lo que iba entrándonos por los ojos nos hacía olvidar lo que había alrededor. Aunque no dejó de aparecer, de vez en cuando, esa sensación de agobio o de ganas de encerrarse en el albergue. Verte rodeado por la gente cuando estás en un sitio como el fuerte rojo de Agra, ser tú el centro de atención y no siempre con buenos modos acaba por quemar.

    Entiendo lo que dices de darle otra oportunidad al país. Para volver a un país árabe después de visitar Marruecos y Egipto el mismo año necesitamos que pasaran tres para descansar del agobio del regateo y de la persecución de los comerciantes…

    Tranquila, ni has fracasado ni tienes la culpa de nada. En cada momento uno está con unas capacidades y no siempre son el 100%. Si a eso le unes las condiciones que encuentras… no creas que es tan extraño que suceda.

    • Ku 19 diciembre, 2011 at 12:48 #

      ¡Hola JAAC!

      Creo que tienes razón con lo de las expectativas que no se cumplen… pero no del país, ¡del propio viaje!

      Quizá nos hacemos una ida diferentes de lo que va a ser, de nuestras propias capacidades… En mi caso, me digo: “he viajado 11 meses sola, ¡puedo con un transiberiano de 5 meses!”. Pero el viaje nunca es el mismo, los países nunca son los mismos, tú nunca eres el mismo… Y un mes en Rusia, como bien sabes, puede cansar tanto o más que dos años en Kolkata!

      Cada persona es un mundo, y así como a una puede tener una mala experiencia (por los motivos que sean) en un país, esa misma persona, regresando al país dos años después al mismo sitio, puede vivir el viaje de su vida.

      Lo importante es no dejar de viajar y vivir experiencias que nos den una idea cada vez más amplia del mundo y nosotros mismos :)

      Aunque admito que me he decepcionado un poco a mi misma, yo no me siento una fracasada… creo que he aprendido mucho en este viaje, sobre todo de mi misma! :D

      Un abrazo!!!

  15. Pablo 20 diciembre, 2011 at 11:02 #

    Pendiente quedo del resto de tus post sobre China. Es un país que siempre me había fascinado, pero desde que empecé a viajar cada vez me atrajo menos.

    Ahora que estoy por Asia, y que pese a no estar en China puedo probar cocina y trato ya que hay un gran porcentaje de chinos en todo el sudeste asiático… mi impresión no es demasiado positiva; no me atrae su cultura, su forma de ver la vida ni su comida… por lo que no me veo varios meses viajando por este país con un presupuesto tan reducido como el mío. Seguramente acabaría bastante desquiciado, y más claro que lo tengo después de leerte.

    • Ku 23 diciembre, 2011 at 2:32 #

      ¡Hola Pablo! China no es un país tan barato como pueda ser Camboya o Laos, eso tenlo claro! Sobre todo, en lo que a transporte y atractivos turísticos se refiere.

      De todas formas, si te animas a visitarlo y quieres un consejo, yo te diría que no intentases abarcar mucho, verlo todo (de Beijing a Shanghai) la primera vez, ya que además de perder tiempo y dinero, disfrutaras menos al verlo todo superficialmente…

      Yo cometí ese error porque era mi primera vez y no quería perderme lo más importante, pero se me olvidó contar con el “pequeño” factor de que China es un país de dimensiones ENORMES y el transporte cuesta… La próxima vez que vaya, sin duda, me limitaré a recorrer una o dos regiones y basta.

      ¡Un abrazo!

  16. El Guisante Verde Project 22 diciembre, 2011 at 14:18 #

    Hola Carmen!
    En nuestro caso, tengo que decir que la experiencia fue buena. También es cierto que solo estuvimos un mes, aun así no creo que la sensación final hubiera cambiado.
    Siempre he tenido la sensación de que en occidente se vende una China que ya no existe. La literatura que nos llega, y sobre todo las películas, reflejan una China histórica, un esplendor que hace mucho tiempo que dejó de existir. Y comprobarlo “in situ” resulta, para muchos, frustrante.
    Como historiador puedo decirte que han perdido para siempre una buena parte de su cultura, de sus costumbres, incluso de su gastronomía, porque el siglo XX, en especial los últimos cincuenta años, han arrasado con todo. Un país-continente como este, con una nómina inmensa de eruditos, de inventos, de corrientes filosóficas…. se ha visto homogeneizado por el régimen.
    Ahora se trata de volver a recuperar parte de ese legado, pero creo que lo tienen difícil, en especial porque la mentalidad de las personas también ha cambiado.
    Algunas de las costumbres que más nos sorprenden, incluso hablando de gastronomía, son hijas directas del ultimo medio siglo. Y que pasando lo que que han pasado, se entiende mucho de su actual actitud ante las cosas.
    En cualquier caso, para nosotros fue una experiencia genial, con ratos malos y buenos, como siempre, aunque la verdad que no cambiaría nada, ni siquiera mi recorrido por los baños públicos (que fueron muchísimos…), y que darían para un post de los horrores… :D

    Saludos!!
    Roberto

    • Ku 23 diciembre, 2011 at 2:59 #

      ¡Hola Roberto!

      Comparto contigo la sensación de que en occidente nos venden una China falseada (comida incluida, jeje), si bien también creo que a nuestros ojos occidentales hay una dualidad en cuento a ideas de China se refiere:

      Por una parte, esa China “de mentira”, del esplendor que hace dos años se apagó y que puede decepcionar a quien viaje al país con esa idea. Por otra, la imagen (muy distinta) de la China “pulpo”, del éxodo chino que nos invade, la de superpotencia ¿comunista?… una idea que en cierta manera, y en la mayoría de los casos, no inspira simpatías aquí…

      Ahora que he viajado al país (aunque por poco tiempo, y por supuesto no soy una experta jaja), creo que no me inclino ni hacia una ni hacia la otra. Por supuesto no me caen “mal”, pero su modo de vida y cultura tampoco inspira mi simpatía como puede hacerlo la cultura india, tailandesa, laosiana…

      Pero por supuesto no me arrepiento de haber viajado allí! Este post ha podido dar una idea errónea de mi experiencia, jeje. No es mi país “preferido” pero, como vosotros, atesoro muy buenos recuerdos de mi estancia en él :D

      ¡Un abrazo!

  17. Alma 31 julio, 2012 at 6:22 #

    Hola:

    Yo llevo poco más de cuatro años viviendo en China y comprendo perfectamente de lo que hablas. Aquí es común pasar de la “fiebre amarilla” al “pekinazo”, cada uno tiene su ritmo, pero la acumulación progresiva de sentimientos encontrados dentro de esta sociedad acaba haciendo mella al viajero o al residente extranjero. Yo estoy en vías de irme por una temporada del país para descansar mentalmente porque ya siento síntomas avanzados de “pekinazo”, y cuando llega ese momento de angustia vital es posible que uno ya no quiera volver más a China… lo que sería una pena.

    • Ku 2 agosto, 2012 at 2:11 #

      ¡Hola Alma!

      Qué curiosos términos “fiebre amarilla” y “pekinazo”, ¡nunca los había oído! Lo cierto es que China llegó un momento en que me sobrepasó. Me entristece que sea así, y tendré que darle una segunda oportunidad (no lo dudo), pero para aquella primera vez creo que dos meses fueron excesivos…

  18. Ana 15 septiembre, 2012 at 13:09 #

    Hola!

    Yo viví en China 6 meses, pero no en plan viajera sino viviendo en una ciudad concreta (Shanghai), aunque haciendo mis escapadas por el país cada cierto tiempo, claro.

    Me parece muy interesante el tema de este post, ya que estamos acostumbrados a que todos los viajeros y turistas nos cuenten solo el lado positivo de los viajes, y no el negativo, que muchas veces lo hay (y tanto!!). Eres valiente por esto!

    El caso es que yo he pasado por todas las fases en China: agrado, sorpresa, disgusto… hasta llegar a encontrarme como en otro planeta (la mayor parte del tiempo). Pero lo más interesante es lo que he visto en otras personas que llevaban más tiempo que yo en el país (varios años), había diferentes casos, a grandes rasgos y generalizando:

    caso 1: los que estaban horrorizados con China y los chinos (esto sobre todo lo he visto en Pekín más que en Shanghai). Prácticamente odiaban tanto al país como a sus gentes… considerándolos seres inferiores por sus costumbres (escupir en cualquier sitio, no saber leer, comer cosas extrañas y con aspecto repugnante, no tener modales en la mesa, eructar sin sentir la más mínima vergüenza). [Está claro que para los chinos el concepto de “vergüenza” es muy muy diferente al nuestro, así como otras costumbres que para ellos no resultan maleducadas].

    caso 2: los que vivían en una burbuja de expatriados, prácticamente solo se relacionaban con occidentales, no se mezclaban y solían tener un nivel económico muy alto por sus trabajos en empresas occidentales.

    caso 3: el típico occidental que se ha adaptado después de unos años y está totalmente “chinizado”, con novia china, a veces hijos, atrapado completamente por el país, que le ha fagocitado. No tienen ningún tipo de opinión crítica contra China, sino que defienden su sistema (incluso político) o lo justifican constantemente ante los occidentales, con los que intentan mezclarse lo menos posible. Han hecho suyo el lema “si no puedes con tu enemigo únete a él!”.
    Suelen llevar un termo con té colgado del cinturón… jaja…
    Y suelen hablar chino, porque lo han aprendido con su pareja. Rechazan el inglés por ser imperialista y se jactan de no saber hablarlo bien.

    También he conocido a gente que no encaja completamente en estas descripciones, todo hay que decirlo… :)

    En cuanto a mi humilde experiencia: fui sin saber nada de chino e intenté aprender un poco allí. Los chinos en general me parecen bastante simpáticos, sobre todo cuando te haces amigo de ellos o tienes cierta confianza. He llegado a morirme de risa con ellos. También os digo que es completamente inevitable salir por sitios de “expats”, ya que necesitas tu cultura y comunicarte en un idioma que dominas.

    En cuanto a la comida: he probado de todo y si bien algunas cosas solo con la pinta echan para atrás y yo no soy tan atrevida para comérmelas, se puede sobrevivir a base de arroz con pollo o verduras o noodles. También decir que la comida cantonesa es la mejor que he probado en mi vida, y si vais a un restaurante que allí se puede considerar “carillo” (8-10 € por persona) os pueden poner increibles manjares que nunca olvidaréis.

    Un saludo!

    • Ku 26 septiembre, 2012 at 15:01 #

      ¡Hola Ana!

      Muchísimas gracias por tu comentario, la opinión de alguien que ha vivido en China no tiene precio.

      Curiosa esa distinción de tres casos que haces entre los expatriados que lleva un tiempo viviendo allí, aunque por otra parte imagino que ocurrirá de forma parecida en otras partes del mundo. Lo que sí parece claro es que China no es un país fácil, al menos de primeras… O no tan “amable” como Tailandia, donde su población parece mucho más abierta al trato con occidentales (sin negar que pueda haber intereses mercantiles de fondo). Es otro mundo, y en un primer impacto puede resultar agresivo si se viaja sin saber qué esperar, como también ocurre con India. Depende de la persona, supongo.

      Sobre la comida, yo tampoco suelo ser escrupulosa, pero la de China ya he admitido que no es de mis favoritas. Cantonesa probé poco, ¡tendré que volver para darle otra oportunidad!

      Un abrazo fuerte, y gracias por compartir tu experiencia!

  19. Gustavo 26 abril, 2013 at 19:00 #

    Estuve hace poco en China durante un par de semanas y he tenido la misma sensación. Sobre todo, la decepción de esperar algo más auténtico y ver todo reconstruido para pasar por caja. Me sorprendió la cantidad de turismo interno que hay. Pero con el tiempo siento que ha sido toda una experiencia. (Para mí ha sido el sitio más lejos de España, así que lo esperaba con ganas).

    ¡Enhorabuena por el blog!

    • Carmen 30 abril, 2013 at 14:04 #

      Por supuesto, con el tiempo todo se ve mucho mejor. Ahora, cuando recuerdo mi viaje a China yo también recuerdo cada día de los que allí pasé con mucho cariño :) A pesar de todos sus contras ;)

      ¡Gracias por pasarte por aquí!

  20. Ivy 18 junio, 2013 at 15:37 #

    Es curioso…
    Hace un par de años fui a la India. Viajamos a las bravas, sin ir con guías organizados, por nuestar cuenta, viajando en sleeper y en lo que hiciera falta.

    Me saturó mucho mucho el regateo, lo admito. A la suciedad me acabé acostumbrando, y ver ciertas cosas te hace mella aunque te hagas la dura. Volví bastante saturada, pero curiosamente, impactada y encantada a partes iguales. La India no deja indiferente a nadie. Aunque agradecí volver a casa, es un viaje que volvería a repetir una y mil veces. Su gente, la gente sobre todo alejada de los circuitos turísticos, tienen una sonrisa y una franqueza que se ve pocas veces. Siempre si te alejas de lo turístico, claro está.

    Para mi ha sido de los viajes más impactantes a nivel de sensaciones.Sensaciones de todo tipo, claro está.

    Este verano voy a China, a ver qué tal. A priori no me gusta demasiado el carácter de los chinos, pero bueno, intentaré disfrutar de la experiencia todo lo que pueda…

    • Carmen 19 junio, 2013 at 11:17 #

      ¡Seguro que lo disfrutas, Ivy! Yo ahora solo recuerdo las cosas buenas, te lo aseguro!!

      • Ivy 26 mayo, 2014 at 10:48 #

        Ya hice mi viaje a China, y he de decir que aunque no he vuelto encantada de la vida del carácter de esta gente, me ha gustado el viaje, y mucho, He visto cosas realmente preciosas, otras no tanto.
        Todos sus viajes tienen su parte buena y mala y casi todos me aportan algo.
        Este verano, si todo va bien… Egipto Jordania e Israel. No puedo esperar más a que Egipto se calme, a este paso la situación puede ir a peor…

        • Ivy 11 junio, 2014 at 12:20 #

          Releyendo el post… Lo del asiento duro lo vivimos también. Intentando comprar billete de Xian a Beijing, al final no quedó otro remedio que “hard seat”. Para mí la dureza no es la del asiento, sino intentar dormir en semejante gallinero, con dos chinos hablando a voz en grito de no sé muy bien el qué, hasta las tantas.
          Un chino supuestamente simpaticón nos dio conversación en español. Luego el revisor chilló algo, el tío se largó, y a la vuelta nos dice que ha conseguido litera (y que nos zurzan).
          Llegamos machacados, pero llegamos. Me río yo del sleeper… si ahí se dormía de puta madre!!!

  21. Maria Eugenia Vargas 1 marzo, 2014 at 23:19 #

    Carmen, muy interesante tu planteamiento y todos los comentarios. Tomo nota, como te comente antes en agosto-septiembre, haremos el transmongoliano y teníamos previstos quedar 10 dias en Pekin. Antes ya hemos estado 3 semana en Taiwan, es la única parte de Asia que conocemos. Mi esposo estuvo dando unas clases en Taiwan y el fue varias veces.
    En principio iba solo con unas amigas, pero mi esposo logro conseguir 2 semanas asi es que acortamos la estadia en Mongolia y agregamos 4 dias mas a la capital Chia nos juntaremos en Beijing y nosotros haremos Ulan-Bator Beijng por vía área..
    Estamos curiosos de lo que vamos a encontrar alli, aunque mi esposo que es antropólogo, dice que a los países hay que asumirlos como son, sin hacerse expectativas, igual estamos ilusionados con estos trece dias que pasaremos en Beijing y 2 en Xian, será todo lo que veamos en esta oportunidad y dependiendo como nos vaya tal vez regresemos.

    • Chema 9 enero, 2015 at 14:10 #

      Hola a todos, mi pregunta es muy sencilla.

      Viajo a Pekin el dia 22 de enero, quiero coger el tren que llega a Llhasa bajar a India.

      No tengo visado chino porque me lo quiero hacer a mi llegada en pekin, alguien sabe si esto es posible? o si llego a china sin visado me repatriarían directamente?

      Muchas gracias

  22. Maria 9 mayo, 2015 at 7:18 #

    Yo viví en China 2 años y si salí de allí corriendo pues llega un momento en que no puedes mas.

    Los chinos son de lo peor que hay, racistas, burlones, rateros, maleducados, incivicos, entrometidos, curiosos…. ¿algo más?.

    Estas cosas se multiplican en un 800% cuando ven a un extranjero. Con lo cual no solo lo son. Ya puede pasar cualquier chino por delante de ellos vestido de marciano que les importa un bledo. Pero como vean a un extranjero van corriendo a hacer el estúpido alrededor de el, se ponen a criticarlo en su cara, a reirse sin el más minimo pudor, se entrometen en todo lo que hace.. y un sin fin. A mi rebuscaban en la basura para ver que comía, se escondían debajo de la ventana de mi casa, se metian en el baño detras de mi, me abrian las cartas, me abrian los paquetes que enviaba o me llegaban para ver que contenian (a la escondida)……
    Una vez incluso estuve en una comisaria porque mi novio tuvo una pelea con un chino racista, y como los policias pensaban que yo no entendía idioma chino le dijeron al chino “¿ah es un laowai”? (extranjero de forma despectiva) Pues debiste pegarle mas fuerte……

    Y de montar un negocio ni te cuento: El gobierno chino exige a cualquiera QUE NO SEA CHINO un pago de 100.000$ solo para empezar como tasa y tantos documentos que solo las multinacionales pueden conseguir. Eso sin contar los robos, estafas, racismo y negaciones a todo que te ponen..

    bueno bueno… si cuento todo no acabo de escribir ni en 10 años.

    Pero eso si, ellos si pueden llegar a nuestro país y beneficiarse de todo. (incluyendo paridad).

    Eso si, hace mucho tiempo que yo en España les pago con la misma moneda (o por lo menos todo lo que puedo). Cito: cada vez que los veo los llamo “laowai” y me rio en tono burla (les enfada montón, que irónico).Y si paso por un comercio y veo algo “raro” pido la hoja reclamaciones al momento. Para que así aprendan a comportarse mejor y a respetar a los extranjeros en su país. Que lo sufran en sus carnes es la única forma de que estos INCREÍBLES racistas aprendan a comportarse algo mejor.

  23. jorge 12 marzo, 2016 at 0:49 #

    son una mierda. mucha cultura milenaria pero el concepto de educación e higiene es opueto al occidental: mientras mas sucio mejor para ellos, si pagan algo creen que tienen derecho a todo. No respetan las colas, ni saben lo que es una devolucion o reembolso por vendernos algo defectuoso. Cero eticas. A diferencia de los japoneses, el chino vive pendiente de si mismo y no le interesa a quien perjudica, mientras el japones vive para respetar al entorno y a su gente e integrarse, y llevarsela bien con mucho respeto. Por eso china es una dictadura, porque es la unica forma de obligar a tanta gente a medio comportarse. Si el gobierno fuera mas flojo o permisivo, la anarquia los devora.

  24. Tamara 3 julio, 2017 at 13:22 #

    Ahora me encuentro en China y cuando llegue mi primera semana fue del terror lo único que quería era irme, fue un choque cultural muy grande para mi, no sabes como te entiendo. He tenido días en que ni siquiera quiero ir a los lugares turísticos de hecho hay varios a los que no he ido porque encuentro injusto pagar para escuchar gritos, que me estén empujando, escucharlos comer, escuchar escupir y un tan largo etc que tu bien lo sabes. Me he encontrado con hartas viajeras y que piensan y sienten lo mismo que yo y tu, porque también me cuestionaba si es que yo era la grave. Cumpliré un mes y me quedan solo 3 días para que expire mi visa y creo que un mes es suficiente, y también he pensado que el consulado sabe que un mes para un turista es suficiente y por eso el tiempo, debo descansar porque tengo y quiero darle una segunda oportunidad a China. He pensado que la próxima vez estaré en lugares no tan turísticos tal vez la cosa sea un poco diferente aunque no creo que mucho. En realidad no creo que China sea una mierda como lei en un post arriba, claro que uno viene con altas expectativas porque es una cultura milenaria, sobretodo, en mi caso particular, dentro de mi ignorancia estando antes en Japón y Corea del Sur creía que eran similares. Ademas les rescato varias cosas como por ejemplo que disfrutan mucho haciendo actividades en grupo al aire libre, que son desordenados y hacen lo que quieren aun cuando están super controlados y su libertad esta a todas luces coartada, no tienen vergüenza, aun recuerdo la primera guata al aire que vi, fue un shock, cuando hacia mucho calor y que ahora me causa risa o cuando en Beijing fui a un lago donde los carteles decía no pescar, no nadar y estaban haciendo todo lo contrario y disfrutrando todos juntos porque es como si todos se conocieran.
    Aun así creo son solo culturas distintas, y por lo menos yo me iré un poquito mas tolerante y espero volver con un poco mas de paciencia.

  25. david 23 septiembre, 2018 at 1:59 #

    La verdad es que china apesta, son una plaga para el planeta, no les importa acabar con los recursos del planeta y que decir de la fauna!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 12 enero, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Nunca he negado que durante los dos meses que he estado viajando por China he sufrido un acusado desgaste mental. In situ puede que no fuese totalmente consciente de ello, pero a medida que se acercaba el momento de abandonar…..

  2. Saca tus artículos de la rutina - 3 consejos para posts más entretenidos - 4 junio, 2012

    […] ejemplos de este tipo de post son: Mi experiencia en China, un desahogo de Carmenteira.es o Sexo en Tailandia, los ‘ladyboys’ de […]

Deja un comentario