Menu

Me voy de vacaciones

Viaje a Costa Rica

En Tortuguero, Costa Rica (verano de 2008)

La última vez hice un gran viaje con mi familia antes de convertirme en blogger fue a Costa Rica en el verano de 2008. De aquellas no tenía Facebook, viajaba sin cámara de fotos (en su lugar era la encargada del vídeo, haciendo gala de mis estudios en Comunicación Audiovisual) y disfrutaba de los viajes como la que más.

Aquel no fue solo nuestro último viaje en familia, sino también mis últimas vacaciones a todos los efectos. Puede parecer extraño que diga esto, pero desde hace cinco años no he disfrutado de unas vacaciones de verdad. Huelga decir que cuando participo en un Blog Trip estoy trabajando, pero incluso cuando me voy de viaje por mi cuenta, por semanas o meses, mantengo diferentes colaboraciones y proyectos que me obligan a reservar tiempo día a día para trabajar (y ojalá siga siendo así).

Por otra parte, no hay desgaste físico y mental más acusado que el de viajar. Cuando la necesidad de descubrir y aprender es la que guía tus pasos, siempre hay algo en lo que fijar la atención, una imagen que fotografiar, una montaña que escalar, una fiesta en la que participar… Y eso cansa, mucho, aunque se disfrute.

Así las cosas, podría llegarse a la conclusión de que mis vacaciones tienen lugar cuando regreso a mi propia casa, pero tampoco. Entonces llega el trabajo de verdad, el de encerrarse en una habitación (con vistas en el mejor de los casos), y empezar a editar fotos, escribir textos, retomar proyectos… Si encima trabajas en casa, el asunto adquiere tintes trágicos: el carecer de horarios impuestos, algo que a priori podría ser visto como una suerte, en mi caso se traduce en que nunca encuentro el momento de parar. Tanto, que reconozco que muchas veces me cuesta apagar el ordenador para sentarme a leer un libro, ver una película o salir con los amigos; el pensamiento de que “podría estar avanzando en esto o aquello” nunca me abandona.

En el caso de los blogger de viajes, además, se da la circunstancia de que por naturaleza tendemos a estar siempre conectados. Facebook, Twitter, Instagram… son herramientas de las que nos cuesta prescindir. Y si bien pueden resultarnos divertidas e incluso formar parte de nuestros hobbies, personalmente creo que, al ser herramientas de nuestro trabajo, durante las vacaciones resultan antiproducentes al impedirnos desconectar de nuestra realidad diaria. Y las vacaciones, hasta donde yo sé, se hicieron precisamente para descansar y desconectar.

Eso es justo lo que voy a hacer estos días: desconectar. Me voy, por primera vez en cinco años, de vacaciones con mi familia. Vamos a pasar la Semana Santa en Jerusalén: un viaje muy esperado por los cuatro que quiero disfrutar como cuando viajaba por el mero placer de pasar más tiempo con los míos, de compartir experiencias que recordaremos toda la vida.

Así que, si esta semana entráis en este blog, no encontraréis nada nuevo porque no he dejado ningún post programado; no me busquéis en Twitter, porque no voy a estar; y cuidaos mucho de mencionarme o etiquetarme en Facebook a menos que sea extremadamente importante, porque si por casualidad entro, os bloqueo para siempre ;)

Y puede darse esa casualidad, porque el ordenador sí lo voy a llevar. Pero no para trabajar ni responder emails (sé que tengo varios en espera, prometo contestarlos a mi regreso). Lo llevo porque, aunque este viaje por su naturaleza personal no vaya a relatarlo día por día en el blog, sé que la Semana Santa en una ciudad como Jerusalén va a dar para muchas experiencias y para muchas fotografías que cada noche tendré que volcar si no quiero quedarme sin espacio en la tarjeta de memoria. Y sí: seguramente algunos post saldrán de este viaje; si no, no sería yo.

Pero mi prioridad va a ser disfrutar de mi familia. Voy a pegarme a mis padres como una lapa, me llevo una novela para leer en los ratos muertos (si es que los tenemos), y cuando al final del día apaguemos la luz, espero no estar demasiado cansada para poder compartir confidencias con mi queridísima hermana en la oscuridad de la habitación.

Éste va a ser un viaje muy especial. Solo siete días que empiezan hoy, así que ya estoy tardando en apagar el ordenador. Volveré con energías renovadas, más relatos y alguna novedad que anunciar. Hasta la semana que viene, amigos….

¡Me voy de vacaciones!

Tortuguero-vacaciones-costa-rica

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0

,

32 comentarios en Me voy de vacaciones

  1. Patricia 24 marzo, 2013 at 18:11 #

    Descansa todo lo que puedas y disfruta con los tuyos porque te lo mereces!!! Sigo tu blog desde hace mucho tiempo y creo que esta es la primera vez que te escribo. Tus post son sencillamente geniales. Ya iba siendo hora de que hicieras un alto en el camino, pero no te demores mucho!!!
    Un abrazo!!

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:52 #

      ¡Muchísimas gracias, Patricia!! He tardado en responder porque las vacaciones me han absorvido, pero ya estoy de nuevo al pie del cañón :D

  2. Patricia D.B. 24 marzo, 2013 at 19:11 #

    Simplemente….disfrutad!!!! te mando un gran abrazo, Carmen.

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:53 #

      ¡Mil gracias! Lo hemos pasado genial, pero se nos han hecho muy cortas ;)

  3. Pigafe 24 marzo, 2013 at 21:13 #

    Está bien descansar, yo te entiendo muy mucho porque también trabajo en casa con el ordenador y cuesta desconectar pero mi nena pequeña me ayuda en eso ya que requiere de toda mi atención. Se lo que es ir con el portátil a cuestas todos los viajes y no poder desconectar nunca. Recuerdo que pude desconectar cuando hice el Camino de Santiago porque no era posible llevar el ordenador y mi mente me lo agradeció.
    Descansa y a la vuelta me contestas al correo que te envié. Gracias. Abrazos!

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:54 #

      Espero, cuando yo también tenga una nena (o un nene) tener la capacidad de desconectar como tú. Ahora mismo me cuesta bastante, pero cuando lo consigo mi mente lo agradece :)

  4. viviana 24 marzo, 2013 at 23:13 #

    merecidas vacaciones!!!!!

    que disfrutes mucho y felices pascuas!!!

  5. Adri molaviajar 25 marzo, 2013 at 9:42 #

    A disfrutar de las vacas!!!!!!!!

  6. Pau 25 marzo, 2013 at 10:44 #

    Me he visto identificado por tus palabras Carmen, así que disfruta de las vacaciones con la familia, te las has ganado.

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:56 #

      No sabes cuánto las he disfrutado, Pau. Tú lo sabes mejor que nadie, tenemos que esforzarnos en desconectar un poco más :)

  7. JR Álvaro González 25 marzo, 2013 at 11:37 #

    Buen viaje, Carmen y disfruta. Seguro que a la vuelta leeremos algunos de los mejores artículos que hayas escrito nunca.

    Un abrazo.

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:56 #

      Uy, uy, ¡eso es mucho decir! Todavía estoy arrancando, pero tengo buen material. Espero a estar a tope para empezar a escribirlo :)

  8. Riky 25 marzo, 2013 at 14:18 #

    Vacaciones en familia ,suena genial .. Aprovecha Ku!, y que disfrutéis todos de ese viaje por Jerusalén

    Un Abrazote

  9. Ines 25 marzo, 2013 at 17:24 #

    Yo también tengo esa sensación. El miércoles me iré unos días a las Azores y no pienso trabajar, que se me está agotando la cabeza y cada día estoy más lerda. No sé si tiene algo que ver pero está claro que las vacaciones son necesarias de vez en cuando. Disfruta y no conduzcas en sábado o te perseguirán los ultra ortodoxos como zombies con hambre de cerebros (para rellenar el hueco que tienen).

    Inés

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:58 #

      ¡Jajaja! Me he acordado mucho de ti al pasear por el barrio ortodoxo en Sabbath con pantalones. Craso error. Espero que tú también hayas disfrutado de tus vacaciones en las Azores!

  10. Erik (Tierras Insolitas) 25 marzo, 2013 at 21:09 #

    A disfrutar en grande de las vacaciones!!! Tienes razón que hay muchos que ya no nos acordamos que eso eso de ir una semana a un hotelazo y no preocuparse por escribir los relatos, buscar buses o preocuparte dónde comer o dormir.

    Un Saludo y nos vemos a la vuelta!!!!!

  11. Aniko 31 marzo, 2013 at 21:21 #

    ¡Carmen!
    Siempre me siento tan identificada con lo que escribís.
    En enero de este año también me fui de vacaciones. Nada de blog, nada de Twitter, nada de Facebook, nada de Couchsurfing, casi ni saqué fotos, sino me dediqué a descansar sobre el mismo cuadrado de arena durante 15 días en una playa de Brasil.
    Si bien expliqué lo mismo que vos en mi blog, mucha gente no entiende que “viajar” e “irse de vacaciones” sean cosas tan distintas, así que me siento menos sola al saber que los viajeros nos entendemos en eso.
    Espero que la hayan pasado muy bien en familia, ya leeré tus posts ;)
    Un abrazo desde Buenos Aires

    • Carmen 9 abril, 2013 at 20:07 #

      Recuerdo ese post sobre tus vacaciones a Brasil, de aquellas yo también me sentí muy identificada contigo, pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de de decir “Ea, ya está: desconecto”. Si incluso en los momentos más íntimos de la vida diaria tenemos el móvil pegado a la mano para decir lo que estamos comiendo o el libro que hemos comprado…

      Ha sido una gran experiencia, más al disfrutarla junto a mi familia. No creo que escriba muchos post de este viaje (de entrada solo tengo uno en mente), pero hay cosas que son tanto mejores cuando quedan en la intimidad :D

      Un abrazo!!

  12. El Guisante Verde Project 5 abril, 2013 at 7:33 #

    Espero que estés disfrutando, y “desconectada”. Cuesta mucho esfuerzo, casi como estar conectados. Nosotros hace tiempo que decidimos tomarnos vacaciones los fines de semana; evidentemente se paga un precio en cuanto al rendimiento, visitas…. :-) que le vamos a hacer.
    Un abrazo!

    • Carmen 9 abril, 2013 at 20:10 #

      “Cuesta mucho esfuerzo, casi como estar conectados.” ¡Qué frase más cierta! A mí, en ese sentido, las visitas me importan un poco menos. Realmente (y desgraciadamente, también), el 75% de mi tiempo no lo absorve este blog, sino mis otras colaboraciones. El día que solo tenga que dedicarme a Trajinando podré sentirme un poco más realizada.

      Un abrazo!!

  13. María Fernanda 5 abril, 2013 at 18:36 #

    Te felicito por haberte ido a descansar, siempre es importante. Yo he empezado ahora con un nuevo blog http://www.secretosdelaflorida.com y ya he tenido de esos viajes que comentas, que en realidad desgastan mucho.

    Espero que hayas disfrutado de las vacaciones de verdad.

    • Carmen 9 abril, 2013 at 20:10 #

      Muchas gracias, y suerte con tu blog!

  14. Alvaro 6 abril, 2013 at 17:51 #

    A mi me pasa un poco lo que te pasa a ti, muchos de los viajes a los que voy parecen vacaciones pero no lo son, puesto que son viajes promocionales pagados por operadores, oficinas de turismo etc y no dejan lugar a descansar… Hace 3 años que no me voy de vacaciones 100%, pero de este verano no pasa! Disfruta !

    • Carmen 9 abril, 2013 at 20:11 #

      Dí que sí, hay que sacar algo de tiempo para nuestra vida personal. ¡Un abrazo!

  15. palmiguel 10 abril, 2013 at 23:39 #

    ¿Alguna novedad que anunciar?

  16. Ivy 11 junio, 2014 at 12:12 #

    Vacaciones… me ha gustado el post porque me recuerda a mis “vacaciones”, que más bien las calificaría de “turismo extremo”. Mis padres alucinan y me dicen que si no me apetece tumbarme a la bartola y tocarme la barriga.

    Como cuando viajo procuro ir lejos, muy lejos, exprimo los sitios al máximo, y eso agota. Pero oye, que los madrugones por ver buitres en el cañón del Colca (por ejemplo) me saben mejores que los del día a día para ir al curro!!

    Ahora en serio, en nuestros viajes largos, siempre hay algún pequeño momento de relax relativo… por ejemplo, estar en McLeod en nuestro viaje a la India.

    • Carmen 14 junio, 2014 at 13:50 #

      De ahí viene la famosa frase “necesito unas vacaciones para recuperarme de las vacaciones” :P

      En mi caso, cuando viajar es una rutina que se prolonga durante meses, el ritmo inevitablemente tiene que ser mucho más lento. Si no, no se aguantaría.

Deja un comentario