Menu

El mazo y el hórreo: historias en la comarca Oscos-Eo

Cuando te dicen que vas a conocer a un austríaco que de entre todos los lugares del mundo ha elegido Mazonovo para vivir, lo encuentras divertido. Mazonovo es una pequeña aldea perteneciente al municipio de Santa Eulalia de Oscos, en el Occidente de Asturias. Un lugar escondido en las montañas en el que no se cae por casualidad.

Santa Eulalia de Oscos, Asturias

Yo he venido para visitar su conjunto etnográfico. Al llegar, tras sobreponerme a la sorpresa de una humedad que me cala hasta la médula del hueso, no sé en qué fijar mi atención: si en lo pintoresco del paraje, en el perro guardián al que he despertado de su siesta y menea el rabo sin demasiado entusiasmo, o en el hombre que aparece tras la puerta de la antigua fragua.

Friedrich Bramsteidl (Fritz para los amigos) es uno de esos individuos que no se ven todos los días. Todo en él es singular: desde los pegotes de barro que salpican su ropa al cabello despeinado o la barba que cubre sus facciones serenas.

Santa Eulalia de Oscos, Asturias

Su forma de hablar también es tranquila, pausada, con la capacidad de transportarte al pasado aunque te esté contando cómo llegó ahí, tras hacer un curso de navajas en Taramundi en 2005. Antes había vivido quince años en Galicia, siempre dedicado al oficio de herrero, que aprendió de su padre en las montañas del Tirol.

Después empieza a explicar el funcionamiento de la fragua al tiempo que me hace una demostración. Como la de Os Teixois, la fragua de Mazonovo funciona con agua, proporcionada por el pequeño arroyo que pasa por ahí. La energía hidráulica mueve el gigantesco mazo de madera en el que se estira el hierro y también genera el Efecto Venturi que sirve para avivar el fuego donde se calienta el metal. Como hace 300 años.

Santa Eulalia de Oscos, Asturias

Conjunto etnografico Asturias

Conjunto etnografico Santa Eulalia, Asturias

La fragua de Mazonovo data de principios del siglo XVIII y se dejó de usar en el año 1970. Luego llegó Fritz, quien además de encargarse de las visitas sigue trabajando en un taller contiguo a la sala principal, algo más moderno en cuanto a sus herramientas pero en esencia muy parecido. Un trabajo artesanal que cualquiera que lo desee puede probar por tan solo dos euros, como un simpático cartel en la entrada se encarga de anunciar.

Me quedo con las ganas, pero hay algo que sí puedo decir: el rostro de Fritz, el hombre del pasado, un tirolés de cuento al que solo le falta cantar, no lo voy a olvidar.

Mazonovo, viaje a Asturias

El Museo-Casa Natal de Sargadelos

“Puedo pasar cuatro o cinco horas delante de un hórreo. Un hórreo es un almacén de ideas, más que de cosechas”. Con estas palabras comienza José Luis la visita al Museo-Casa Natal de Sargadelos, robando desde ese momento todo el protagonismo a lo que estoy a punto de ver.

Ferreirela de Baxo, viaje a Asturias

He ido a Ferreirela de Baxos a profundizar en el modus vivendi de la comarca a principios del siglo XIX en la casa natal de uno de sus hijos más ilustres: el Marqués de Sargadelos. El de la cerámica, para que nos entendamos, aunque cuando estoy ahí lo que menos me interesan son las lozas o la vida del comerciante. Me interesa lo que me cuenta José Luis; él sí que es un almacén de conocimientos.

Santa Eulalia de Oscos, Asturias

Sentado a los pies del hórreo no me cuesta imaginarlo como a uno de los antiguos habitantes de la aldea, cuyos cabeza de familia se reunían en unos bancos de piedra incrustados en su estructura para discutir sus asuntos. Llama la atención uno con nombre de mujer, Brígida, que era soltera, y también uno para los nenos, a quienes se intentaba introducir en la vida de la comunidad.

Ya no hay nenos en Ferreirela. De las cuatro casas de la aldea, solo dos están hoy habitadas. Una por él y otra por un hombre de 91 años, a quien todos los días su hija, que vive en Santa Eulalia, va a visitar. Las dos casas restantes son museos que José Luis se encarga de gestionar.

Ferreirera de Baxo, Asturias

Entramos en la casa natal del Marqués y José Luis prosigue su discurso en cada habitación hasta llegar a la cocina. Ahí el tiempo se detiene y mi anfitrión hila una curiosidad con otra, cada una más interesante que la anterior. “Era preferible que muriera una vaca en la cuadra a que muriera un ratón en la casa”, dice. Al parecer los roedores eran buen síntoma; significaba que había mucho que proteger.

La cocina era el núcleo familiar y cultural del hogar. El banco que usaban para comer servía también de paritorio, y era deseo de los moribundos ser llevados allí en el momento de su exhalar su último suspiro, rodeados de toda su familia. José Luis comenta que ha llegado a estar más de seis horas sentado en esa cocina con un grupo de personas que no se conocían anteriormente. Y no me extraña: es imposible condensar en seis horas, o en seiscientas, todo lo que encierran esas paredes.

Ferreirela, Santa Eulalia de Oscos, Asturias

No me canso de escucharlo. José Luis es un contador de historias nato, historias que comparte con todos aquellos que se acercan a esta pequeña aldea de la comarca Oscos-Eo en la que pronto solo quedará él.

Ferreirela de Baxo está muy cerca de Mazonovo, a cinco minutos. Si algún día pasáis por la zona, no dudéis en ir a ambos lugares; podéis visitar a Fritz y a José Luis en el mismo día. Pero reservad tiempo para la charla en la cocina, lo vais a necesitar.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0

, , ,

17 comentarios en El mazo y el hórreo: historias en la comarca Oscos-Eo

  1. Pau 21 marzo, 2013 at 11:58 #

    Qué personajes más peculiares y entrañables, disfrutarías como una enana con sus historias :D

  2. silvinagreta 21 marzo, 2013 at 12:54 #

    Bienvenida a mi tierrina asturiana. Todas las partes son bonitas pero la de los oscos especialmente.

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:47 #

      Es preciosa, de verdad. Me ha sorprendido muy gratamente :)

  3. Pigafe 22 marzo, 2013 at 3:23 #

    Sólo faltaba que apareciera Frodo Bolsom por la fragua para ir en busca del anillo. Muy peculiares estos dos tipos y unas fotos de gran calidad.

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:47 #

      Gracias! Me alegro de que te gusten las fotos :D

  4. Helena 22 marzo, 2013 at 12:12 #

    ¡Sí! Un lugar muy curioso y chulo…

  5. samuel 22 marzo, 2013 at 15:15 #

    wooww!!… que paisaje el que se refleja en esas fotos!!…. pero como siempre, la humanidad hace que cualquier paisaje, por hermoso que sea, pueda parecer despreciable…. me encataría poder conocer este par de personajes tan particulares!!…

    gracias por compartir tan inolvidable experiencia. :D

    • Carmen 9 abril, 2013 at 19:49 #

      Pues lo tienes bien fácil :) No dudes en pasarte por ahí, ¡te recibirán encantados!

  6. palmiguel 18 abril, 2013 at 19:40 #

    Conoces/conozco/conocemos a alguien de San Martín de Oscos. Miguel fue a pasar un par de veranos allí con la familia.
    Alguien relacionado con el cole….ja,ja

    • Carmen 19 abril, 2013 at 9:07 #

      Hum… Pues no caigo… ¿Quién es? (Aquí no me atrevo a dar nombres)

  7. Miguel 6 septiembre, 2014 at 22:42 #

    Siento disentir pero hoy intenté visitar el museo con mis hijas y otros matrimonios con niños.
    Y este señor es sencillamente insufrible. Después de dos horas de charla aún no habíamos entrado en la casa. Y encima el guía se quejaba porque no le hacíamos preguntas.
    Aguantar varias horas de pie una charla monótona, siempre con el mismo tono de voz y hablando para su ombligo es impensable.
    Llevo dieciocho años como profesor y si se me ocurre dar así las clases, los padres me denuncian al inspector de educación.

  8. Mazonovo 24 julio, 2015 at 10:03 #

    Cabe mencionar también el museo de molinos de mazonovo que es el mayor museo de molinos de España

    http://www.mazonovo.es

    Un saludo

  9. Walloo Travel 7 octubre, 2015 at 14:33 #

    Muy buen reportaje. Jose Luis es un crack. Saludos

  10. viginia 19 enero, 2016 at 18:34 #

    Te esperamos en Los Arándanos durante tu próxima visita a Taramundi para que sigas disfrutanfo de una buena mesa y tradiciones agraras

Deja un comentario