Menu

La esencia de Andamán

Las islas Havelock y Neil son un paraíso, pero durante nuestra estancia en ellas yo echaba en falta un contacto más local. Ver un pueblo “de verdad”. No es que los pueblos de Havelock y Neil sean de mentira, pero el vivir por y para el turismo los ha ido despojando poco a poco de su esencia. Al menos, de la esencia que yo le imaginaba a las Andamán que quedan entre lo tribal y el destino de playa. Algo tenía que haber entre ambos extremos, y yo esperaba encontrarlo en Long Island.

Pero quiso la mala planificación que no hubiese barco hasta dentro de dos días para viajar a la isla con nombre de cóctel (mi favorito, por cierto) y, con el fin de no perder tiempo, tuviéramos que dar un rodeo enorme y regresar a Port Blair para tomar la infame Andaman Trunk Road. No me siento orgullosa, pero al menos la experiencia sirvió para que hoy pueda advertir de no ir por ese camino. No merece la pena. Los paisajes son bonitos, claro, pero no compensan el daño que causa. Y en cuanto a los jarawas, no se ve nada (como tiene que ser). Además, a efectos prácticos el viaje es largo e incómodo: hay que esperar a la salida del convoy, los destartalados autobuses circulan a mil por hora por carreteras llenas de curvas, el respaldo del asiento se clava en la espalda…; para moverse entre islas, el barco es siempre la mejor opción.

El desove de las tortugas marinas (que no vimos)

El plan era llegar a Long Island desde Rangat, en la isla de Middle Andaman, pero ya que estábamos pensamos que sería genial asistir al desove de las tortugas marinas, que tiene lugar de diciembre a febrero. Con esta idea, tras hacer noche en Rangat subimos a un autobús que nos dejó en un lugar cualquiera de la bahía de Cuthbert, literalmente en mitad de una carretera donde no había nada, y tras caminar un kilómetro por un paseo entre manglares, llegamos a la playa.

La primera en la frente: la temporada de desove había terminado ya. La última tortuga había venido tres días atrás, pero era una tortuga descarriada: hacía más de dos semanas que las anteriores a ésta se habían dejado ver. Dudamos. ¿Volver a Rangat y tomar el ferry a Long Island directamente? ¿Jugárnosla y dormir en la playa? Al final, sin ninguna esperanza por nuestra parte, se impuso la segunda opción. Y como no teníamos nada mejor que hacer hasta que oscureciera, dejamos nuestras mochilas con el guardaplayas de turno y fuimos a buscar algo de comida para la larga noche que nos esperaba. Lo que encontramos fue mucho mejor.

cepillos-dientes

¡Que no…! Encontramos esto:

India, viaje, Cuthbert, Andaman, Rangat, tortugas, village,

India, viaje, hermosas mujeres, islas, village

Un pueblo de pescadores, verdaderamente auténtico, en medio de la playa. Un pueblo humildísimo, de apenas dos filas de casas rodeadas de palmeras, mujeres sentadas en los porches y hombres reparando sus redes de pesca. Un pueblo, por llamarlo de alguna forma, donde nadie hablaba ni de lejos inglés, de modo que tuvimos que servirnos de gestos y sonrisas para comprar el único alimento a la vista: galletas. Un pueblo que compensó la noche perdida en Rangat, incluso sin desove.

India, Andaman, village, rangat

India, Cuthbert, Andaman, Rangat, woman, village

India, Andaman, Long Island, pescadores, redes, barcas

Porque sí, para qué vamos a mantener la expectación: no vimos ningún desove. Pero a cambio descubrimos ese pueblo encantador, y lo que no es menos: pasamos la noche en una cabaña en un árbol con vistas al mar y el murmullo de las olas como banda sonora. A lo tonto, aquel día que había amanecido rodeado de incógnita y parecía condenado al fracaso, se convirtió por méritos propios en uno de los más especiales de nuestra estancia en Andamán. Al amanecer, el broche lo puso poder asistir al momento en que dos crías de tortuga recién nacidas daban sus primeros pasos y se introducían en el mar. El comienzo de dos nuevas (y previsiblemente larguísimas) vidas.

india, donde dormir, andaman, dormir en la playa

[La cabaña en el árbol: un sueño de infancia.]

india, andaman, desove, tortugas, playa, rangat

[Acaban de nacer y ya corren que se las pelan.]

Long Island, donde encontré la esencia de Andamán

Si tuviera que explicar a qué me refiero con esto de la esencia de Andamán no sabría expresarlo con palabras, pero el pueblito de pescadores de Cuthbert y la isla de Long Island serían su viva representación.

Viajar a Long Island es hacerlo en el tiempo. De pronto te retrotraes un par de siglos, a una isla sin turismo, en la que las casas recuerdan a una película de la América profunda (?) y no hay ningún elemento que contamine el escenario: ni bares, ni restaurantes, ni hoteles, ni gente en bañador. Para dormir, solo una opción: el resort Blue Planet, un oasis de tranquilidad muy bien montado donde es todo un gustazo echar la tarde leyendo en una hamaca.

India, viaje, islas andaman, long island, que ver

[Esto es para mí la esencia de Andaman.]

Y la gente. Ahí reside en gran parte todo. Los habitantes de Long Island tienen algo especial; algo que les durará poco (lo que tarden en aumentar la frecuencia de barcos y montar un par de resorts más), así que conviene disfrutarlo ahora. Los niños mantienen su inocencia y a la salida de la escuela te acompañan por toda la isla para que les hagas fotos, algo que se toman como el mejor de los juegos. Las mujeres trabajan en los huertos y los animales corren libres entre las casas. Y las casas… bueno, ya he dicho que Long Island parece el escenario de una película.

Para el que quiera playa, hay una solitaria y estupenda en la otra punta de la isla. Se puede ir en barco o en un trekking de dos horas a través de la selva, y la recompensa es un pedacito de paraíso solo para ti. El último baño de mi viaje a las maravillosas Andamán, que no pudo terminar de mejor forma: en toda su esencia.

long island, beach, blue planet

India, villages, long island, que hacer

India, Andaman, islas, cabras, que ver,

India, viaje, andaman, long island

India, viaje, islas andaman, que ver, long island

India, viaje, Andaman, islas, Long island, colegio, niños

¿Quieres viajar a India?

Desde PANIPURI VIAJES organizo viajes tanto a medida como en grupo a India, Nepal, Sri Lanka, Vietnam… Si buscas un viaje diseñado desde la experiencia y preparado con el corazón, ¡ponte en contacto con nosotros!

¡Compártelo!
Share on Facebook41Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, ,

9 comentarios en La esencia de Andamán

  1. Mari 15 abril, 2014 at 0:54 #

    Efectivamente… dormir en esa cabaña te tiene que dejar molido…

  2. Mari 15 abril, 2014 at 0:55 #

    ;) pero yo lo haría! Que sitio tan bonito!

  3. Sebastián 15 abril, 2014 at 14:33 #

    Siempre me prometí que algún día vería el desove o nacimiento de las tortugas. Lo apunto para cuando vuelva a la India.

    • Carmen 27 abril, 2014 at 23:42 #

      Yo tuve la suerte de ver el desove en Costa Rica. Es muy bonito :)

  4. Alícia Bea 15 abril, 2014 at 16:49 #

    Me encanta la forma en que transmites tus sentimientos y tu visión de los sitios por los que pasas. Realmente leyéndote me siento como si te acompañara. Me quedo con esta frase … “pasamos la noche en una cabaña en un árbol con vistas al mar y el murmullo de las olas como banda sonora”. Un saludo

    • Carmen 27 abril, 2014 at 23:44 #

      ¡Muchas gracias, Alicia! Ese fue uno de los momentazos del viaje, realmente bonito (sobre todo a la mañana siguiente, jeje. Seguro que en mitad de la noche, con el frío y el banco duro de madera no pensé lo mismo :P ).

      Un saludo!

  5. Ramonchu 17 abril, 2014 at 17:31 #

    muy chula la foto de las tortugas dirigiendose al mar

Deja un comentario