Menu

El transporte en China: viajar en tren

Estación de tren en China

Introducción

Viajar en los trenes de China es indispensable para profundizar en la cultura del país y la idiosincrasia de sus habitantes.

Y es que, si en cualquier país del mundo el tren es un buen reflejo de las características de la sociedad que lo habita, en China, al igual que en India, las largas distancias y la densidad de población propician que esas peculiaridades se intensifiquen hasta extremos casi dramáticos.

Mi primer contacto con los trenes de este país fue en la West Station de Beijing, una estación inmensa que hasta 2006 estaba considerada la más grande del mundo. Ahora ha quedado relegada a un segundo plano, mientras que el primero se lo disputan no menos de cinco estaciones, todas chinas.

Aquel día iba corriendo. Quedaba menos de una hora para que saliese mi tren a Xi’an, y yo no tenía ni idea de hacia donde me tenía que dirigir. Dada la prisa y las circunstancias que ahora describiré me fue imposible hacer ninguna fotografía, pero puedo asegurar que aluciné.

Nunca había visto una cosa igual. Desde mucho antes de entrar en el mastodóntico edificio, la marea de personas taponaba tanto las aceras como los puentes peatonales que cruzan sobre la carretera para facilitar el acceso a la estación. Cientos de personas, cientos, apretujadas unas contra otras. Los controles de seguridad no favorecían demasiado la situación. Dentro, el panorama empeoraba.

El viaje fue terrible. Catorce horas sentada en un durísimo asiento de la clase más popular de todas (“hard seat”), sin dormir, ahogándome con el humo de los cigarrillos, aguantando las nauseas por los intensísimos olores, girando la cabeza para no ver al hombre que frente a mi chupaba una pata de pollo, y pisando las cabezas de diez chinos cada vez que quería ir al servicio.

Cuando llegué a Xi’an dormí quince horas seguidas. Y prometí no volver a comprar nunca más un billete en hard seat para viajes de más de nueve horas. Pocos días después volvía a hacerlo.

Cómo comprar los billetes

Beijing West Train Station

Beijing West Station. Foto de Marie

 

Fundamentalmente existen cinco formas de comprar los billetes de tren: en internet, por teléfono, en las agencias CITS (pagando una pequeña comisión), en las taquillas de venta anticipada que hay en algunas ciudades y en la misma estación. Dados mis nulos conocimientos de mandarín y que no estaba dispuesta a pagar más por lo mismo, yo sólo hice uso de las dos últimas.

Las taquillas de venta anticipada son bastante útiles, pues ahorran el ir hasta la estación y, sobre todo, las grandes colas que allí se forman. Además, en las ciudades más turísticas estas taquillas suelen estar atendidas por un empleado con unos mínimos conocimientos de inglés, lo que facilita mucho el trámite.

En la estación las cosas pueden ser muy sencillas o complicarse bastante. Para empezar, en cualquier estación por pequeña que sea no hay nunca menos de quince taquillas, cada una de ellas con una cola considerable, sobre todo en horas punta y días señalados.

Puede que todo nos salga muy bien, pero también puede darse el caso de que hagamos cola por no menos de cuarenta minutos, y que cuando lleguemos a la taquilla la mujer de turno nos eche con malas caras y sin darnos ninguna explicación (aparentemente, porque esa no es la taquilla que nos corresponde… ¿¿y cuál sí??). Eso, por no mencionar que a los chinos les encanta colarse y lo hacen sin ningún pudor, sobre todo ante una extranjera con cara de pánfila que no habla su idioma (cualquier parecido conmigo es pura coincidencia).

Al final es cuestión de práctica y mucha paciencia. Y comprender que si las taquilleras a veces no son tan simpáticas como cabría esperarse… es porque la barrera lingüística realmente les atemoriza. En teoría, las estaciones de las grandes ciudades cuentan también con una taquilla donde atienden en inglés, pero yo sólo la encontré un par de veces (dicho sea de paso, tampoco la busqué).

Una vez que hayamos dado con la taquilla correcta, bastará con tener preparado (apuntado en un papel) el nombre del destino, el tipo de asiento que preferimos y la fecha en la que queremos viajar (en orden mes/día/año), el pasaporte a mano y dinero en efectivo. Si aún así el trámite nos impone respeto, hacerse amigo de alguien que hable inglés en la fila puede facilitarnos mucho las cosas. Consejo personal: los chicos con gafitas y pinta de universitarios ofrecen más posibilidades de éxito.

El billete de tren

Los billetes de tren tienen un formato estándar, por lo que una vez que sepamos leer uno, sabremos leerlos todos:

Billete de tren chino

Estado del billete de tren tras el viaje… ¡Imaginad el mío!

La estación

El shock cultural que se experimenta al viajar en los trenes de China empieza en la estación. He contado antes cuál fue mi experiencia al llegar a la West Station de Beijing, y aunque de aquella ocasión no tengo fotografías, las de la estación de Xi’an pueden servir de ejemplo.

Estación de tren de Xi'an

Estación de tren de Xi’an

Estación de tren de Xi'an

Cientos de personas de pie, sentados en sillas, en el suelo, en todas partes. Sin espacio entre unos y otros. Da igual donde imagines el límite: siempre hay lugar para un chino más. Comiendo, bebiendo, gritando (porque los chinos gritan mucho), escupiendo y fumando.

Respecto a esto último, una curiosidad que me llamó mucho la atención en la estación de Shanghai: había una sala de fumadores, muy espaciosa, con sillas, mesas y paredes de cristal (la clásica “pecera”). Inexplicablemente, todo el mundo fumaba junto a la puerta, en el exterior. Eso de entrada me chocó, pero cuando realmente aluciné fue al comprobar que cuando terminaban el pitillo abrían la puerta para tirar la colilla dentro, donde cayese. La sala estaba cubierta de ceniza del suelo al techo. La sala era el cenicero.

Estación de tren de Xi'an

Los trenes

A la hora de comprar un billete de tren en China se puede optar por viajar en cualquiera de estas cuatro clases: asiento duro, asiento blando, litera dura y litera blanda. Yo sólo probé el asiento duro y la litera dura.

El asiento duro

 

Hard seat, tren China

Vagón de asiento duro antes de empezar el viaje Beijing-Xi’an. No tuve valor de hacer fotos después, lo siento.

Mi primera experiencia en asiento duro ya la he contado: fue de Beijing a Xi’an, una “tortura china” de 14 horas que juré no repetir jamás. Pero repetí, claro que repetí.

Tenía que ir de Xi’an a Shanghai el fin de semana anterior al Festival del Medio Otoño. Hacer el viaje en autobús era una locura que ni me planteé indagar, y dadas las fechas, en tren no quedaban plazas más que en asiento duro y litera blanda.

La litera blanda costaba casi 600 yuanes (70 euros) y el asiento duro 182 (22 euros). Dudé muchísimo: no había pasado ni una semana desde el espantoso viaje de Beijing a Xi’an y sabía a lo que me exponía. Eran casi 22 horas de viaje: podía morir. Como acababa de empezar a viajar por China y el tema del presupuesto me preocupaba un poco, finalmente compré asiento duro.

Es muy difícil transmitir un viaje de esas características a alguien que no lo haya vivido. Al principio es llevadero: el culo no te duele, que el pasillo esté íntegramente ocupado por chinos sentados en el suelo o sillitas de lona te parece curioso (en efecto: se venden plazas para ir de pie), y el hecho de que una persona fume entre vagones con las puertas abiertas es soportable.

Pero las horas pasan, y el asiento es MUY incómodo. Ni a propósito podrían haberlo hecho peor. No solo te duele el trasero, sino toda la espalda, el chino que tienes delante chupa sin cesar alimentos que prefieres no identificar, los olores empiezan a ser asquerosos, no puedes recostarte sobre la mesa que tienes delante porque literalmente chorrea mierda, el vagón en cada parada ha ido llenándose más y más, el humo de los cigarrillos se extiende indiscriminadamente, y cada vez que tienes que ir al baño debes pasar por encima de hombres, mujeres y niños que duermen tirados en un suelo para el que la palabra “sucio” queda en mero eufemismo.

Realmente hay que vivirlo para saber que hacer un viaje tan largo en esas condiciones es insoportable. Además, el tiempo y dinero que crees estar ganado en realidad cae en saco roto porque al día siguiente te encuentras tan mal, estás tan cansado y te duele tanto la espalda que lo desperdicias durmiendo en el hostal.

Para viajes más cortos (de hasta 9 horas diría yo) y diurnos, el hard seat es aceptable.

La litera dura

Litera blanda, tren China

Lección aprendida a lo largo de estos dos meses: Incluso dentro de una misma “clase” se distinguen diferentes categorías. Las condiciones de higiene y comodidad en el vagón de un tren moderno no son las mismas que en uno viejo, y dentro de un mismo tren pueden notarse diferencias entre dos vagones de litera dura con diferente precio (¡primera pista a la hora de comprar los billetes!).

Por lo general, casi siempre que he viajado en litera dura me ha ido bien. Se trata de un vagón con compartimentos abiertos al pasillo con tres camas a cada lado: las camas inferiores son las más caras y las que más espacio (altura) tienen entre literas; las superiores son más baratas y en ellas resulta prácticamente imposible sentarse sin torcer el cuello en un ángulo imposible. A cambio, gozan de más intimidad.

Litera dura, tren China

Litera dura, tren China

El nombre de “litera dura” en mi opinión es bastante desafortunado. No es una cama incómoda ni mucho menos: se parece bastante a la tercera clase de India o de Rusia, e incluye mantas, sábanas, funda de almohada y en algunos casos incluso una pequeña toalla.

El problema se da cuando por mala suerte, por ahorrar, o por mero desconocimiento, te toca un vagón “barato” o “viejo”. Sólo me pasó una vez, pero fue un viaje largo, largo. Para más inri, cuando me subí al vagón el tren ya llevaba horas de recorrido, y al comprobar el estado de mi cama descubrí que estaba  completamente sucia, con las sábanas usadas y manoseadas. Encima tuve la mala suerte de que mis compañeros de las literas de abajo fumasen dentro del compartimento y escupiesen en el suelo. De todas formas, insisto en que se trata de una auténtica excepción: jamás he viajado en un tren en China que presentase un aspecto tan lamentable como aquel, ni de lejos.

PA218051

PA218062

Si se dispone de un presupuesto más amplio, habrá quien prefiera comprar plaza en los vagones de litera blanda: compartimentos cerrados con dos literas a cada lado, e higiene y tranquilidad aseguradas.

En realidad, en litera dura se viaja bastante bien. En trayectos “no demasiado largos” yo sigo prefiriendo el autobús por rapidez e higiene, pero hay que reconocer que el contacto humano que se tiene en el tren, la posibilidad de hablar con otros pasajeros (o huir cuando se desea justamente lo contrario), de cocinarse la propia comida y estirar las piernas, es algo en lo que el autobús no puede competir.

¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

, , ,

38 comentarios en El transporte en China: viajar en tren

  1. Dos de viaje 13 enero, 2012 at 16:24 #

    Muy buena entrada Carmen. La última foto habla por sí sola, eh? Y mira que no soy escrupulosa, pero vaya, que si a la pinta que tiene el vagón le sumas lo de que es “normal” que a veces escupan en el suelo…vaya joya! jejeje :)

    Un saludo

    Cristina

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:10 #

      ¡Hola Cristina!

      La última foto es tremenda; de hecho, me arrepiento un poco de haberla dejado en último lugar porque deja mal sabor de boca tras leer el artículo… El caso de ese tren, como digo, fue una excepción; normalmente los vagones de litera dura tienen un nivel de limpieza que, si bien no es como para comer en el suelo, se puede aceptar.

      ¡Un saludo!

  2. Quique 13 enero, 2012 at 16:42 #

    Completisimo! Felicidades! Solo echo de menos ese olor a sopa de noodle que desprenden los vagones! :)

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:11 #

      ¡Sí! ¡Se me ha olvidado hablas de los noodles! Pero es que entonces me hubiese quedado un post larguíiiisimo :S

  3. Purkinje (mapaygps) 13 enero, 2012 at 17:00 #

    Uhm, interesante… desde luego yo soy más de tren que de bus, pero dan ganas de pensárselo….

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:12 #

      Si se adquiere un billete no demasiado cutre, el tren es una excelente forma de moverse por China, de verdad!

  4. Blai 13 enero, 2012 at 18:02 #

    Qué pedazo de post! Súper completo y súper útil!

    Pues yo qué quieres que te diga, Ku.. Comparo las estaciones y los trenes chinos con India…. ¡Y hasta me parecen limpios! xD

    Aunque también es verdad que por lo que pagas en China, merecerías más de lo verdaderamente supone un viaje largo en tren.

    En fin, espero volver a experimentar todas estas sensaciones bien pronto!!!

    Un fuerte abrazo!

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:15 #

      Ese sería un buen debate, Blai! Trenes de China vs. trenes de India… y daría para rato!

      Yo, aunque te sorprenda, creo que los chinos son más sucios! Peores olores, peores comidas… en fin, un tema a debatir :)

      Debes estar a punto de salir ya, eh? A ver si puedo meterme ahora en tu blog a ver cómo te va!!

      Un abrazo!!

  5. Oscar 13 enero, 2012 at 19:41 #

    Genial post Carmen. Tenía ganas de saber cómo eran las literas. Nosotros nunca llegamos a saber qué pinta tenían. Los billetes en litera se agotaron semanas antes de que pudiésemos comprar alguno, parece ser que es normal.

    Estoy de acuerdo con lo de la incomodidad de los asientos. Nosotros sólo hicimos nueve horas de viaje en asiento duro y también acabamos con la espalda de cartón. Aunque si tienes la suerte de que no te toque un chino “guarro” que se pase todo el viaje comiendo, tirando cáscaras de pipas al suelo y otras cosas peores, incluso se hace llevadero. Nosotros coincidimos con un grupo de ancianos todos igual vestidos que iban de excursión. Ni nosotros hablamos chinos ni ellos inglés, pero nos lo pasamos bien intentando adivinar lo que nos decían y las caras que ponían cuando nos escuchaban a nosotros. Suelen ser personas muy curiosas hacia los extranjeros.

    Aunque para mí lo peor fueron los lavabos de las estaciones chinas. Todavía no me acostumbro a ver wateres sin puertas donde tienes que hacer tus necesidades directamente en un riachuelo de agua que corre entre los diferentes wateres.

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:18 #

      El viaje que describes tuvo que ser divertidísimo, Oscar! Un punto lo de los ancianos vestidos igual :D A mi es que casi siempre me tocó alguno con sus carraspeos, sus patitas de pollo y sus pipas… No cabe duda de que si te toca buena compañía el viaje tiene que cambiar completamente!

      Lo de los lavavos… ¡un tema aparte! jajaja

      Un abrazo!!

  6. avistu 13 enero, 2012 at 21:46 #

    Si me dices que nunca habías oido que el tren es mi medio de transporte terrestre favorito, es que no has leido ninguno de mis anteriores posts :P

    He viajado por China, otra vez, recientemente y esta vez creo que he tenido mala suerte con mi tren. Si unos Hong Kong-Shangai, Shangai-Beijing, Beijing-Xi´an y 48 horas hasta Lhasa dejaron el standard muy alto, el último tren nocturno en el que viajé lo dejó por los suelos. Esos mismos suelos estaban sucios, realmente asquerosos, y uno se pregunta si es que ese día me tocó un vagón en el que habitualmente no viajan extranjeros. Al olor de los noodles al amanecer estaba acostumbrado, como al humo del tabaco que se extiende por el pasillo, pero la cantidad de mugre que me encontré en ese vagón fue una sorpresa.

    Si toda regla tiene una excepción, esa debe haber sido la mia. Con problemas de comunicación para comprar los billetes, con multitudes agolpadas esperando que se abran las puertas para acceder al andén, con todo ello, el tren en China (o, mejor, en India) es algo que hay que probar al menos una vez durante un viaje.

    Besos y felicitaciones, estupendo y completo artículo.

    J

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:20 #

      Gracias Avistu!!

      La terrorífica experiencia que describes es muy parecida a la mía… ¿qué trayecto fue? ¡Mira si era el mismo! jajaja

      ¡Un abrazo!

  7. Zeix 14 enero, 2012 at 3:07 #

    Parece increible que algo pueda llegar a tener ese aspecto la verdad! Con lo que me gustan a mi los trenes la verdad vaya pinta que tienen esos. ¿Las camas que tal andan de tamaño? Porque tienen pinta de peques.

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:23 #

      Las camas de largo están bien, de ancho… justas, pero se entra (si entran hasta los gorditos…!).

      Lo único verdaderamente significativo es el tema de la “altura”: muy bien en la litera de abajo, normal tirando a justa en la del medio, y casi nada en la de arriba… Lo que te obliga a sentarte abajo hasta que sea la hora de dormir, o quedarte tumbado todo el tiempo….

  8. Criss 14 enero, 2012 at 22:02 #

    hombre!! pero si es trenitalia!!! jajajaa q no…pero madre mia, habia oido hablar d la suciedad de los chinos, pero no crei que los trenes llegases a ese punto, aunque hay q pensar la cantidad de gente q pasa x ellos a lo largo del dia, creo q la labor d limpiar se haga casi imposible…de todas formas….te admiro, y mucho!!! ;)

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:24 #

      Ya quisieran los trenes chinos ser como Trenitalia, Criss! Jajaja. De todas formas, insisto: el último tren es una auténtica excepción!! Los demás son… normalitos, jeje.

      Un abrazo!!

  9. Ana María 17 enero, 2012 at 16:18 #

    Creo que sólo puedo decir OH MY GOD!

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:24 #

      jajajaja, muy descriptivo ;)

  10. José Carlos DS 18 enero, 2012 at 4:49 #

    El tren es sin duda mi medio de transporte favorito, genial guía, tomo buena nota, después de India, creo que en China vamos a disfrutar bastante de los trenes :D

    A ver cuando me dejo caer por allí, aunque ahora hay otros asuntos pendientes… jeje

    • Ku 19 enero, 2012 at 3:25 #

      Me tienes mosca con tus asuntos pendientes, jaja! :D

  11. manolo 10 febrero, 2012 at 23:17 #

    Tomamos nota.
    Significativo el cambio de clases a la hora de comprar los pases.
    Gracias.

  12. Eva 11 junio, 2012 at 20:40 #

    Muchas gracias por todos tus comentarios. Me recuerda mucho a lo que es viajar en Sleeper en India. Me ha gustado mucho tu reseña del billete de tren. Lo he dibujado en mi libretita de viaje de China para este verano. Gracias!!!

    • Ku 13 junio, 2012 at 22:26 #

      ¡Hola Eva!

      Me alegro mucho de que te haya sido útil :D Y sí, los trenes chinos se parecen bastante a los indios… salvando las diferencias :P

      Un abrazo!

  13. Jaime 17 junio, 2012 at 22:15 #

    Hola, estoy preparando nuestro viaje a China para este año, vamos por nuestra cuenta también.
    Sabéis más o menos lo que sale el Tren de Beijing a Shanghai en butaca dura en el tren que dura unas 5 horas?
    Sabéis alguna taquilla de venta anticipada en Beijing?

    Gracias por vuestra ayuda.

    Saludos

    • Ku 19 junio, 2012 at 17:12 #

      Hola Jaime!

      Yo ese tren no lo tomé, así que me temo que no puedo ayudarte. Así que en lugar de hablar en vano, te voy a dar el dato de un chico que lleva en Beijing varios días y seguro que tiene información mucho mejor que la mía: se llama Blai y su blog es http://www.unavidaenmilviajes.com. ¡No dudes en escribirle, seguro que te ayuda!

  14. Zeix 14 agosto, 2012 at 2:04 #

    Acabo de hacer beijing-xian en hard seat y la verdad es que he debido tener suerte porque el vagon era nuevo, de dos pisos eso si… Al diseñador de los asientos es para matarlo, plastificarlo como a mao he ir a mostrarle nuestro odio dia tras dia. Por lo demas no se me ha hecho largo…. Sera que con el paso de los voajes nos insensibilizamos.

    • Ku 26 agosto, 2012 at 22:06 #

      ¡Hola Zeix!

      Uy, de dos pisos… ¡eso es otro nivel! jejeje Eso sí, la dureza no cambia, ¿no? ¡Qué les costaba hacerlos un poquito más inclinados… más blandos… más algo!

      • Zeix 27 agosto, 2012 at 4:39 #

        La dureza es la misma…. Yo no se quien los diseño pero manda cojones. Espero que no le diesen un premio. Eso si luego hice uno de 13h con billete de pie… Eso si es sufrir…

  15. Marcopolo Fcb 28 agosto, 2013 at 13:51 #

    ESTE POST ES MAGNIFICO,, MUCHAS GRACIAS,,, EMPIEZO LA SEGUNDA PARTE DE MI RUTA DE LA SEDA (ESTA VEZ DESDE IRAN A CHINA, PASANDO POR CENTRAL ASIA) Y ME SERA MUY UTIL..
    TUS POSTS SON MAGNIFICOS Y DE UNA GRAN AYUDA,,
    MUCHAS GRACIAS

    • Carmen 30 agosto, 2013 at 10:18 #

      Gracias a ti por tus palabras, me alegro mucho de que te sea útil. ¡Feliz viaje! :D

  16. Carlos 17 septiembre, 2013 at 3:01 #

    Me encanto tu post… espero me sirva de ayuda en mi viaje el próximo mes =)

  17. Maria 17 marzo, 2014 at 18:49 #

    Hola Cuántas aventuras!
    Quería preguntarles si saben si se puede comprar los billetes de tren por Internet y hacerlos llegar al hostel donde nos quedaremos? Tenemos poco margen entre las etapas y nos pilla además el 1 de mayo. Será un jaleo conseguir billete? Que consejos nos dan? Gracias!

    • Carmen 3 abril, 2014 at 11:24 #

      Lo siento, María. No sé si se pueden comprar los billetes por Internet, pero seguramente en tu hostel pueden hacerte la gestión por una pequeña comisión.

      ¡Un saludo!

  18. Fernando Andrés Rutia 6 septiembre, 2014 at 13:16 #

    Hola Carmen, aunque veo que tu artículo es de hace dos años, me ha servido para ir preparando mi viaje a China que estoy a punto de emprender. Cruzo antes las repúblicas centro-asiáticas y luego entro en China por Kirguizistan, o al menos eso pretendo a día de hoy. Aún no se como llegaré a Kashar que es mi primera ciudad china en el recorrido, pero gracias por la información dada, seguro que la aprovecho durante el viaje.
    Contaré mi periplo y aventura en China en el blog, por si quieres conocerlo.
    Gracias de nuevo.
    Salud
    Fernando

  19. KAREN 4 agosto, 2015 at 21:49 #

    Interesante articulo de china. yo ya he andado por aya y tengo unas experiencias en andar en tren en
    China de esas que solo las tomas para que no te lo cuenten.

  20. IRIA 29 marzo, 2016 at 15:44 #

    ¡ Genial post !
    la verdad que las estaciones de tren en China son una jauria y encontrar billete para el tren que quieres algo difícil. A mí me llamó la atención las bolsitas que tienen para poder escupir en ellas mientras comen muy chino! jaja

    un saludo :)

  21. Naiun 27 julio, 2017 at 18:32 #

    Hola Carmen. Te queria preguntar donde se encuentran las taquillas de venta anticipada de las que hablas. Muchas gracias!

Deja un comentario